Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una empresa sin empleados y con deudas quiere abrir un basurero en Ourense

El BNG vincula a la sociedad con la trama corrupta Brugal de Alicante

Baltar saluda al alcalde de Xinzo, Antonio Pérez, en la convención del PP de las municipales. Ampliar foto
Baltar saluda al alcalde de Xinzo, Antonio Pérez, en la convención del PP de las municipales.

La comarca de A Limia vuelve a estar en la diana de la instalación de una planta basurera en la provincia de Ourense. Si hace unos meses la polémica surgía porque las quinielas situaban allí la Sogama del sur de Galicia, ahora le toca a la iniciativa privada. Soreva, una empresa murciana sin empleados y con deudas, quiere convertir 62.000 metros cuadrados en una "planta procesadora de residuos". El candidato del BNG al Congreso, Xosé Manuel Pérez Bouza, aseguraba ayer que el responsable de Soreva, Bruno José García Soto, está vinculado al caso Brugal, la trama corrupta relacionada con contratas de la basura en la Comunidad Valenciana. García Soto fue administrador de Tabarka Media, una corporación de comunicación comprada por el empresario vinculado al PP, Ángel Fenoll, principal imputado en el caso Brugal. García Soto accedió a esa dirección tras una cesión directa por parte de Genoveva Reig, exdirectora de comunicación de la Generalitat Valenciana y de la televisión autonómica, Canal Nou.

El BNG duda de que tenga capacidad para ejecutar el proyecto. La firma lleva más de una década legalmente constituida, pero solo cuenta con un trabajador en plantilla: su gerente. Las cuentas no revelan buenos datos. En 2009 tuvo ganancias de 37.000 euros, pero arrastra una deuda que supera los 4 millones y su capital social es de solo 6.000 euros. A pesar de presentarse como especialista en el tratamiento y eliminación de residuos, la empresa es multisectorial. Comparte domicilio social y teléfono con una funeraria de localidad murciana de Fortuna, cuyo propietario es el otro administrador de Soreva, Francisco Martínez Alarcón.

La sociedad asegura que invertirá 50 millones y generará 200 puestos de trabajo directos

El encargado de explicar la idea a los vecinos de Xinzo fue José Manuel Mazón, que se presentó como técnico de la empresa. Sin embargo, su actividad como tal no consta en los últimos datos incorporados al Registro Mercantil, ya que la empresa carece de empleados. Pérez Bouza asegura que es "un auténtico timo y una tomadura de pelo" y lo califica como un proyecto "claramente especulativo" con el que el PP pretende lanzar otro bulo relacionado con la creación de puestos de trabajo antes de unas elecciones.

La promoción del basurero se realiza con el apoyo del alcalde de Xinzo, el popular Antonio Pérez, que estuvo en la presentación del proyecto junto a otros miembros de la corporación. No solo eso. Pérez se desplazó hasta Orihuela (Alicante), para visitar una planta de similares características a la proyectada en A Limia, propiedad del imputado, Ángel Fenoll. El BNG afirma que el regidor limiano es el "principal valedor". La sociedad que impulsa el basurero asegura que el Ayuntamiento los recibió con los brazos abiertos. De hecho, cedió la Casa de la Cultura para la presentación a los vecinos, que la rechazan. Los habitantes de la parroquia de Gudín rehusaron la construcción en sus montes comunales, lo que habría facilitado la instalación, ya que se simplificarían los trámites administrativos y el desembolso económico. Soreva debe buscar ahora otras parcelas, poner de acuerdo a sus propietarios y pagar más por el suelo. Las buenas comunicaciones y unos "terrenos interesantes" son los principales factores que le hicieron decantarse por esta zona.

La sociedad asegura que invertirá 50 millones de euros en un recinto de 62.000 metros cuadrados en el que generará 200 puestos de trabajo directos y otros 100 indirectos.