Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Supremo decide el 20 sobre la prescripción de cuatro fraudes de Fabra

El expresidente de la Diputación de Castellón está acusado también de tráfico de influencias

El expresidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, en una imagen de archivo.
El expresidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, en una imagen de archivo.

La sala segunda de lo Penal del Tribunal Supremo decidirá el próximo día 20 si han prescrito cuatro de los cinco delitos fiscales de los que está imputado el expresidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra. Cinco magistrados de esta sala serán los protagonistas de que esta deliberación, que se producirá a puerta cerrada. La decisión será tomada ese mismo día, aunque la resolución definitiva se dictará unos días después.

Carlos Fabra está imputado por tráfico de influencias, cohecho y fraude fiscal. La investigación destapó que el expresidente de la Diputación junto a su entonces esposa, María Amparo Fernández, defraudaron 1,5 millones de euros entre 1999 y 2004, plazo en el que se detectaron 3,3 millones de euros de origen no justificado. Por ello, peritos judiciales les atribuyeron la presunta comisión de un total de ocho delitos fiscales.

Sin embargo, los recursos de Fabra, apelando a la prescripción de estos delitos, llegaron hasta la Audiencia provincial de Castellón que archivó cuatro de los cinco delitos fiscales atribuidos a Fabra y los tres de los que se responsabilizaba a su ahora exesposa. La Audiencia consideró que el inicio de la investigación sobre su incremento patrimonial no implicaba el acto jurídico suficiente para paralizar los plazos de prescripción. De esa manera, el plazo solo se podía considerar paralizado para el fraude supuestamente cometido en 1999, que fue el único ejercicio por el que la Agencia tributaria presentó una denuncia.

La decisión fue recurrida tanto por la Fiscalía Anticorrupción como por la acusación popular, unos recursos sobre los que ahora decidirá el Tribunal Supremo y para que los de Fabra pidió que se desestimaran.