Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué es una lista desbloqueada?

El modelo propuesto seguiría los pasos del sistema electoral que rige la política en Alemania

Una urna con votaciones en una mesa electoral.
Una urna con votaciones en una mesa electoral. EFE

El modelo preferencial o de listas desbloqueadas es el nombre con el que se designa la modificación que el PSOE quiere introducir en  la Ley Orgánica Electoral General (LOREG) y que se ha debatido en la Conferencia Política del PSOE. Este punto clave estaría dentro del programa electoral del PSOE que se debate este fin de semana y que solo podría llevarse a la práctica si los demás partidos aceptan la propuesta y la aprueban en el Congreso. Esta modificación de la norma ha sido uno de los puntos más reclamados por el Movimiento 15-M. Pero, ¿qué es una lista cerrada y bloqueada? ¿Qué es una lista cerrada y desbloqueada? ¿Y abierta? Estas son las principales diferencias:

Lista cerrada y bloqueada

Es aquella en las que el elector vota la enumeración de candidatos que presenta cada partido y en las que el orden viene fijado y no puede alterarse. Este es el sistema que actualmente se utiliza en las elecciones generales, autonómicas y municipales españolas, lo que afecta a la designación de escaños en el Congreso de los Diputados, que se rige bajo esta norma. España no es el único país que se regula así en materia electoral. Israel, Noruega, México, Argentina o Portugal también utilizan listas cerradas y bloqueadas.

Lista cerrada y desbloqueada

Son aquellas en las que un elector vota a la lista presentada por un partido pero en ellas el votante puede modificar —total o parcialmente— el orden de candidatos preestablecido, ya sea mediante el voto preferencial (para uno o varios candidatos), tachando nombres de candidatos o poniendo un orden numérico en los nombres de los candidatos. Este es el modelo que el PSOE quiere incluir en su programa electoral, con una característica esencial: existirá un "margen de preferencia" que se estima que esté entre un 10% y un 15%, que sería el mínimo para que los electores consiguieran cambiar el orden establecido inicialmente en la lista propuesta por el partido. Lo que aún no se ha concretado es sí se podrán marcar tres, cuatro o cinco candidatos por lista.

Este modelo seguiría los pasos del sistema electoral alemán, en el que la mitad de los diputados se elige en distritos uninominales y la otra mitad en listas regionales (provinciales en nuestro caso), con distribución de los escaños proporcional a los votos de cada partido, según explicaba José A. Gómez Yáñez, profesor asociado de Sociología de la Universidad Carlos III en el artículo Regenerar el sistema político, publicado el 18 de enero de 2004 en EL PAÍS.De esta forma, una vez que se reparten los escaños que corresponden a cada partido en cada provincia, todos los candidatos que han ganado en su distrito "pasan por delante" de los compañeros que van en la lista bloqueada, de modo que estos últimos simplemente completan el número que quede por completar, hasta llegar a los que proporcionalmente les corresponden a cada partido. Esta es una de las maneras de primar las listas desbloqueadas a las cerradas y bloqueadas.

Gómez Yáñez añadía que en Alemania la ley electoral regula también la elección de los candidatos en los partidos. Para los distritos de solo un candidato, este se elige mediante elecciones primarias en las que los afiliados escogen uno entre las candidaturas presentadas, aunque la ejecutiva regional puede convocar una segunda votación si el ganador no le satisface. Y este resultado es definitivo.

Lista abierta

Son aquellas en las que se permite al elector escoger candidatos de diferentes partidos y establecer su orden de preferencia entre ellos. Es el sistema que se utiliza y que rige el Senado español y que está establecido en países como Suiza y Luxemburgo. Las ventajas que se le atribuyen es que hay una mayor transparencia y una mayor participación ciudadana en el sistema político, aunque se le achaca, por el contrario, que acentúe el protagonismo de los líderes políticos, dejando a un lado a los partidos.

Más información