Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ambiente de despedida … y de derrota

Los socialistas se van de la Cámara perdiendo una votación con el PP a favor del periodista de EL PAÍS Mauricio Vicent y con exigencias al "futuro presidente"

A cinco días de la disolución de las cortes por el adelanto electoral al próximo 20 de noviembre, el ambiente hoy en el Senado no solo era de despedida, sino de derrota entre los socialistas.

La portavoz del grupo, Carmela Silva, aseguraba en un desayuno con periodistas: “Vamos a exigir al próximo presidente del Gobierno que siga acudiendo a las sesiones de control en la Cámara alta”, práctica que instauró el actual, José Luis Rodríguez Zapatero. Podía referirse al candidato de su partido, Alfredo Pérez Rubalcaba, pero nada en el tono de los senadores del Grupo indica estos días que cuando hablan de “próximo Gobierno” estén aludiendo a uno socialista.“Estamos deprimidos”, admitían dos de ellos esta mañana, poco después de que compañeros de su partido cayeran en una trampa del PP en forma de moción en la Comisión de Asuntos Iberoamericanos en la Cámara alta.

Los populares llevaban a la cámara un texto para instar al Gobierno a “exigir a Cuba la “inmediata devolución” de la acreditación al corresponsal de EL PAÍS en la isla durante los últimos 20 años, Mauricio Vicent. El PSOE intentó, según fuentes de la comisión, que este asunto no llegara a debatirse, con el argumento de que la legislatura ya estaba cerrada.El socialista Francisco Vallejo asegura que lo que pretendía su grupo es que la legislatura no se cerrara hoy con esta comisión, sino ayer, en el pleno.El presidente de la comisión, el peneuvista Iñaki Anasagasti, a petición de los populares, decidió celebrar hoy el debate. Finalmente, los socialistas presentaron una enmienda a la moción del PP en la que cambiaba el término “exigir” por el de “reconsiderar” .

Como era de prever, el PP utilizó el debate de la moción para atacar la política exterior del Gobierno respecto a Cuba: “Están apoyando al dragón que oprime al pueblo cubano y dando de comer a aquel que le está oprimiendo”, aseguró el senador Dionisio García Carnero. Y el PSOE cayó: "Cuba es Cuba con todas sus circunstancias, entre otras, haber padecido, por parte de Estados Unidos, el peor cerco que ningún país en la historia moderna ha recibido en el mundo: estar acosada históricamente”, respondió el senador socialista Francisco Vallejo. El debate derivó en un intercambio de reproches y continuas menciones al expresidente José María Aznar –“el único en el mundo, con los hermanos Castro, que defiende a Gadafi”, criticó el senador socialista Francisco Vallejo-. La devolución de la acreditación del periodista quedó en un segundo plano, y tal y como lamentaba el senador de ICV Joan Saura, la moción salió adelante sin consenso: 14 votos a favor (PP, CiU e ICV) y 11 en contra (del PSOE y el presidente de la comisión, el peneuvista Iñaki Anasagasti).

Mientras, en un desayuno informal con periodistas, la portavoz socialista en el Senado, Carmela Silva, auguraba “un porcentaje muy alto de renovación” entre los senadores de su partido en la Cámara al tiempo que defendía que Casimiro Curbelo, exsenador por La Gomera detenido en Madrid el pasado 14 de julio por un altercado en una sauna, no fuera incluido en ninguna lista. Ferraz ha decidido no hacerlo. Preguntada por la negativa de varios miembros de la vieja guardia socialista a participar en las listas, como la del propio presidente del Senado, Javier Rojo, o el del Congreso, José Bono, Silva aseguró que en ningún caso se trataba de un “abandono” sino de un “acto de generosidad”.