Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba exprimirá la baza del recargo a ricos y bancos

El candidato a la Presidencia del Gobierno confía en reanimar el voto clásico del PSOE

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba
El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba Europa Press

Impasible ante las descalificaciones del PP por la defensa del impuesto sobre el patrimonio para grandes fortunas. Esta es y será la actitud del candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba. El exvicepresidente está convencido de que la apuesta por un reparto más equitativo que el realizado hasta ahora de los costes de la crisis será bien acogido por parte del electorado más clásico del PSOE. Esos sectores siguen alejados del partido del Gobierno tanto como lo estuvieron en las elecciones municipales y autonómicas del pasado mes de mayo.

La encuesta de Metroscopia para EL PAÍS publicada ayer refleja, además, que el candidato ha perdido crédito en solo un mes. Así, la propuesta y apuesta por un impuesto para los grandes patrimonios y otro para los bancos son banderas que Rubalcaba no soltará, en la confianza de recuperar el terreno perdido en estas semanas. En el equipo del candidato se da por seguro que la reforma de la Constitución para poner límite al déficit público es la culpable de este enfriamiento con respecto al candidato de un sector del electorado socialista. Por eso dan suma importancia a que se sepa que ha sido Alfredo Pérez Rubalcaba quien ha provocado que el viernes el Consejo de Ministros reactive por decreto el impuesto de patrimonio.

Los datos y la concreción de este tributo los utilizarán el Gobierno y el propio Rubalcaba para tratar de rebatir el reproche del PP de que ahora se reimplanta una carga que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, eliminó en 2008. El nuevo impuesto no se parecerá mucho al anterior, según las informaciones que se manejan, ya que aquel afectaba a amplias capas sociales, en tanto que el nuevo recaerá en quienes tengan un nivel de bienes muy alto.

Precisamente Zapatero se basó para su eliminación en su certeza de que el impuesto del patrimonio solo lo pagaban las clases medias, porque las grandes fortunas se escabullían al tributar sus bienes como sociedades o con otros instrumentos. Ahora será “mucho más justo y, sobre todo, mucho más razonable”, señalan en el entorno del candidato.

Los populares tendrán que explicar “por qué no quieren que quienes tienen grandes patrimonios paguen más impuestos, y en cambio prefieren hacer recortes en Educación y Sanidad”. Esta demanda de explicación la hizo ayer Rubalcaba en el programa En días como hoy, de Radio Nacional de España.