Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'CASO BRUGAL'

El imputado Ripoll pacta con el PP dimitir para presidir el puerto de Alicante

El Gobierno valenciano ha anunciado el nombramiento esta misma mañana

El expresidente de la Diputación alicantina está imputado por cinco delitos en el ‘caso Brugal’

El expresidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll. Ampliar foto
El expresidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll. EFE

El expresidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll, ha presentado a primera hora de la mañana su renuncia como concejal del Ayuntamiento de Alicante para así permitir que el Gobierno valenciano lo propusiera como presidente de la Autoridad Portuaria de Alicante, cargo que hasta ahora ocupaba el exdiputado del PP Miguel Campoy. El Gobierno valenciano ha anunciado el nombramiento esta misma mañana.

Esta era la condición que le había impuesto el partido para ofrecerle un nuevo cargo público, a pesar de que Ripoll está imputado por los delitos de cohecho, fraude, tráfico de influencias, revelación de información privilegiada y actividad prohibida a funcionarios en el marco de las diligencias de la ramificación del caso Brugal que investiga la adjudicación de una planta de basura en la comarca de La Vega Baja alicantina.

Ripoll concurrió a las pasadas elecciones municipales como número dos en la lista del PP de la ciudad de Alicante con la intención de repetir un tercer mandato al frente de la Diputación, pero primero fue apartado de la institución provincial por los ediles campistas del partido judicial de L’Alacantí por el que debía ser elegido y luego la alcaldesa de la ciudad, Sonia Castedo, lo dejó sin competencias y sin sueldo en el Consistorio.

Ripoll está imputado por cohecho, fraude, tráfico de influencias, revelación de información privilegiada y actividad prohibida a funcionarios

Esta situación provocó que el mismo Ripoll acudiera a la oficina del INEM para apuntarse al paro el pasado 1 de agosto acompañado de un séquito de personas de su confianza que también habían quedado descabalgadas.

En virtud de la Ley de Puertos, en la que el Gobierno central cede al autonómico la potestad de decidir los presidentes portuarios, el Consell podría proponer esta mañana en el pleno a Ripoll para el nuevo cargo, culminando así un tenso proceso en el que el PP ha tratado de evitar una escisión en Alicante y que Ripoll se convirtiera en otro Álvarez Cascos.

El entonces presidente de la Diputación de Alicante fue detenido el 6 de julio de 2010 y puesto en libertad el mismo día sin fianza con la condición de presentarse periódicamente en el juzgado. Su nombramiento al frente de la Autoridad Portuaria de Alicante supondría un contraste con la limpieza que hizo en el Gobierno valenciano el expresidente de la Generalitat Francisco Camps, quien apartartó de las funciones ejecutivas a todos los implicados en los diferentes casos de corrupción que jalonaron la anterior legislatura.