El PNV endosa al Gobierno la errónea previsión de recaudación de impuestos

Acusa al Ejecutivo de Patxi López de una errónea previsión de ingresos y de que las instituciones se embarcaran en gastos extraordinarios

Funcionar tomando como base unas previsiones tiene muchos riesgos. Cuando la economía marchaba bien y la recaudación de impuestos iba por encima de las previsiones que hacía el Consejo Vasco de Finanzas (CVF), las instituciones podían afrontar planes extraordinarios de inversiones o incluso acumulaban remanentes que pasaban un tanto desapercibidos para la contabilidad española.

El problema es cuando sucede todo lo contrario. El PNV endosó ayer al Gobierno vasco la errónea previsión de crecimiento de la recaudación de impuestos, cifrada en el entorno del 7% en el CVF del pasado octubre, y que se ha convertido, junto a la devolución de los 435 millones del IVA de la exportación de Rover, en la principal causa de los agujeros presupuestarios que, de momento, han aparecido en Gipuzkoa (101 millones) y en Álava (40 millones).

Primero, el exdiputado de Guipúzcoa Markel Olano del PNV y después, fuentes oficiosas de la Diputación de Bizkaia y del anterior equipo de la Diputación de Álava, también del PNV, confirmaron que frente a las previsiones de un crecimiento más moderado del entorno del 4,4% que manejaban las instituciones forales, acabaron pactando una subida de los ingresos del 7% a instancias del Gobierno “para que pudiera cuadrar su cuentas”.

Cuando el dinero no entra a paladas, sino con cuentagotas, equivocarse en la previsión de ingresos —y por lo tanto gastar hasta que a mitad de año los ingresos confirman una senda a la baja— es crear un peligroso agujero porque el recurso a la deuda está limitado, reformar el sistema tributario para lograr más fondos no tiene efectos inmediatos, y la única opción es recortar gastos.

Ese es el problema que tienen que resolver, de momento la diputación de Guipúzcoa, con un agujero de 101 millones y la de Álava, que el jueves lo cifró en 40. Vizcaya ya inició sus recortes antes del verano en previsión de una situación similar —en julio la recaudación cayó un 2,3%— y el Gobierno lleva ya tres meses diseñando el plan de recortes para después del verano.

Pese a todo, Olano y las otras dos fuentes del PNV asumieron la responsabilidad de la decisión compartida. “No intento achacar al gobierno la responsabilidad, fue un consenso institucional, lo suscribo, pero a toro pasado las cifras ahora se ven poco realistas. No se preveía el conflicto con el Estado en torno al cupo y caso Rover”, dijo Olano en San Sebastián.

Fuentes del Ejecutivo respondieron ayer mismo que las previsiones se hacen de común acuerdo y que si se fijó en el 7% “es porque había datos que permitían establecerlo en esa cifra. El problema es que este año las economías alemana y francesa se han ralentizado y eso afecta a las exportaciones y a la economía vasca”, explicaron. De momento, el Gobierno prefiere sin embargo esperar a analizar todos los datos y sobre todo el efecto del descuento del dinero de Rover que ha hecho la administración central en la recaudación del IVA y los impuestos especiales.

Olano, sin embargo, no fue tan cortés con la diputada de Hacienda de Gipuzkoa, Helena Franco, quien el miércoles, aunque sí reconoció que parte de la caída de la recaudación es atribuíble a Rover y al cobro del Cupo por parte del Estado, acusó a Olano de “una gestión poco responsable” al frente de la institución. Olano criticó su actitud “arrogante”, le acusó de ocultar “deliberadamente información”, y le atribuyó “una terrible deslealtad institucional”. Olano anunció que el grupo juntero del PNV ha presentado una interpelación al diputado general, Martin Garitano, para que explique las palabras de Franco. El resto del los grupos, por contra, han solicitado la comparecencia de la diputada de Hacienda para que aclare su intervención pública.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50