Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal descarta más impuestos para ricos: “No es momento de demagogias”

Alaba el pacto por el déficit cero, pero no garantiza que ella cumpla el objetivo

El Partido Popular ha convertido su rechazo a cualquier tipo de subida de impuestos en un asunto central de su discurso político. Tanto, que ayer Dolores de Cospedal, la secretaria general del partido y presidenta de Castilla-La Mancha, rechazó incluso un nuevo impuesto para las grandes fortunas, que sí están promoviendo en Europa otros miembros de su familia política, como el francés Nicolás Sarkozy. Cospedal fue tajante: “Más impuestos equivale a más paro”.

Cuando se le pidió que matizara si eso valía para todos los impuestos, también los de las grandes fortunas que están en plena discusión tanto en Europa como en EE UU, la secretaria general dejó claro que esa es la idea del PP sin matices.

“El PP está en contra de crear o de volver a poner el impuesto de patrimonio. Las grandes fortunas no pagan el impuesto de patrimonio, decir que van a pagar los más ricos es una mentira, es hacer demagogia. Los españoles están hartos de tanto intento de engaño. Son momentos para hacer políticas serias y no demagogias, no se puede empezar otra vez con el tema de que paguen los ricos o que paguen los pobres. Con cinco millones de parados, ya no estamos para estas cosas”.

El debate ha surgido por la iniciativa de algunos mega ricos de EE UU, como el financiero Warren Buffet, o de Francia, como Liliane Bettencourt, la dueña de L’Oreal, que han pedido públicamente una reforma para que ellos paguen más impuestos. También se ha sumado un grupo de 50 millonarios alemanes. En España no ha habido ninguna iniciativa de este tipo. Fue Esteban González Pons, portavoz del PP, quien animó a los ricos españoles a que siguieran ese ejemplo, por lo que José Blanco le pidió que si tienen esa idea, la lleven a su programa como va a hacer Alfredo Pérez Rubalcaba, que ha prometido un nuevo impuesto para grandes patrimonios. Cospedal dejó claro que el PP no contempla esa idea.

Los populares huyen del debate de los impuestos y tratan de evitar el objetivo de Rubalcaba, que consiste en concentrar la campaña en las diferentes propuestas de ambos partidos en materia fiscal y otras para tratar de organizar un debate izquierda-derecha.

Los populares ya estaban tranquilos con las encuestas, pero ahora están realmente eufóricos porque creen que el pacto para la reforma de la Constitución ha anulado cualquier posibilidad para Rubalcaba de hacer una campaña centrada en las diferencias izquierda-derecha. “Las fotos de José Antonio Alonso [portavoz del PSOE] entre Soraya Sáenz de Santamaría y Cristóbal Montoro parecían las de un detenido por la policía”, ironizaba ayer un dirigente.

El PP está muy satisfecho con el pacto, que cree que demuestra que el PSOE se ha venido a su terreno político. Cospedal lo reivindicó ayer, y recordó una vez más —los populares no dejarán de hacerlo en ningún momento— que fue Rajoy quien lo propuso hace un año. También ahondó en las divisiones que está generando el PSOE.

Cospedal insistió en la idea fuerza del PP sobre el déficit, ahora sancionado por el pacto con los socialistas: “No se puede gastar lo que no se tiene”. Sin embargo, cuando se le preguntó sobre su propio déficit —esto es, el de Castilla-La Mancha—, Cospedal no se comprometió a cumplir a finales de año el objetivo que se pactó con Economía: un déficit del 1,3%, muy por encima del 0,40% que sanciona el pacto PSOE-PP para el futuro. La presidenta castellanomanchega aseguró que su Gobierno “intentará” cumplirlo, pero dejó muy claro que es poco probable porque “en junio el déficit estaba en el 4,9%”. “Voy a intentar cumplir ese objetivo, pero con el acuerdo de la reforma constitucional se trata de que no vuelva a pasar lo que ha pasado en Castilla-La Mancha y otros sitios”, dijo sin citar a comunidades del PP como la valenciana y la murciana, con déficits tan altos como los castellanomanchegos y deudas incluso mayores.