Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE exige que Rajoy diga quién le financió en 2008

Los socialistas afirman que “el entramado de su campaña electoral huele que apesta”

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy. Ampliar foto
El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy. EFE

Los socialistas exigen al líder del PP, Mariano Rajoy, que explique “quién o quiénes” financiaron los actos en Valencia de la campaña del PP para las elecciones del 9 de marzo de 2008, en la que él participó y dio mítines. La Fiscalía Anticorrupción acaba de presentar una denuncia por delito electoral ante el Tribunal Superior de Madrid contra 16 personas —entre ellas, cuatro diputados del PP valenciano y cinco grandes empresarios contratista de esa comunidad— en relación con los actos de las elecciones generales de 2008. Los preparativos y escenarios desde los que Rajoy dio sus mítines en Valencia fueron montados por la trama corrupta Gürtel y, según Anticorrupción, los gastos fueron pagados en parte por empresas adjudicatarias de contratas del Gobierno valenciano.

Antonio Hernando, vicecoordinador de la campaña de Alfredo Pérez Rubalcaba para el próximo 20-N, señaló ayer: “Antes de que empiece una nueva campaña electoral, Mariano Rajoy debe dar explicaciones (...) Debe decir cómo se financió esa campaña, quién o quiénes pusieron dinero para pagar actos de campaña y quién era el administrador electoral a quien él nombró siendo candidato. Ya no se trata”, añadió Hernando, “de tres trajes, sino de algo mucho más grave y sucio, como es la financiación ilegal de una campaña electoral”.

En este momento, el Tribunal Superior de Justicia de Valencia investiga un supuesto delito electoral cometido en la campaña de 2007, en la que el PP se hizo con mayoría absoluta en el Parlamento valenciano. Es previsible que el Superior de Madrid remita esta nueva denuncia de la Fiscalía, para su acumulación, a su homónimo valenciano.

Según informes de Hacienda y de la Unidad de Blanqueo de Capitales de la Policía, el PP de Valencia pudo financiarse ilegalmente en ambas campañas. ¿Cómo? Al menos cinco grandes empresas de esa comunidad —Facsa, Sedesa, Piaf, Lubasa y Enrique Ortiz e Hijos; el patrón de esta última también está implicado en el caso Brugal— abonaron presuntamente a la empresa corrupta Orange Market gran parte de los actos electorales que esta firma preparó para el PP de Valencia. Orange Market habría camuflado esos pagos con facturas falsas por servicios no prestados a esas empresas, y con el dinero se habría cobrado los actos que hacía para el PP. Orange Market era la empresa que dirigía Álvaro Pérez, El Bigotes, “el amiguito del alma” del expresidente valenciano Francisco Camps, quien dimitió el pasado julio acusado de recibir regalos de trajes y joyas de la red Gürtel.

Hernando, que califica todos estos hechos de “muy graves”, señala: “En 2008, Rajoy fue el candidato del PP a la presidencia del Gobierno, participó en una campaña electoral que se pudo financiar ilegalmente, con dinero oscuro (...)”. “Todo ese entramado de financiación irregular, corrupción, favores, contratos públicos, huele que apesta”, destaca Hernando, y añade: “El señor Rajoy debe una explicación a los electores y a los militantes que le votaron y que participaron en sus actos, sin saber cómo se pagaban y de dónde procedía el dinero”. Según Hernando, Rajoy “debería saber que un candidato debe dar explicaciones” si se descubre que el acto electoral en el que interviene —“un gran mitin, bien organizado, con mucha publicidad, con un escenario impresionante, y que está lleno de gente que ha viajado en autobuses”— ha sido “pagado con dinero sucio”.

Además, el portavoz adjunto del grupo parlamentario socialista en las Cortes valencianas, Francisco Toledo, pidió al actual presidente de Valencia, Alberto Fabra, que “tome una decisión” sobre “los cuatro diputados valencianos acusados de nuevos delitos por la Fiscalía Anticorrupción”. Toledo señaló: “De los 55 diputados del PP, un total de 14, el 25%, están imputados o implicados en graves casos de corrupción, y el candidato nacional del PP mira hacia otro lado”.

Toledo cifra “en más de un millón de euros la cantidad que el PP pudo obtener” ilícitamente “por actos en los que participó Rajoy en su última campaña”.

“Ventajismo electoral”

La diputada y coordinadora de Esquerra Unida del País Valencià (EUPV), Marga Sanz, lamentó ayer que el PP tuviese “ventaja” en las elecciones de 2008 gracias a una supuesta financiación ilegal, por lo que ha pedido que se investiguen las denuncias presentadas por la Fiscalía Anticorrupción ante el Tribunal Superior de Madrid.

Sanz explicó que la denuncia indica que al menos un millón de euros provenientes del PP valenciano y de empresas contratistas de la Generalitat fueron a parar a los actos electorales de la campaña de Mariano Rajoy en 2008. “Es absolutamente antidemocrático e ilegal que la derecha se presente a las elecciones con una ventaja económica de al menos un millón de euros”, dijo.

Sanz añadió: “A pesar del maquillaje que está aplicando ahora Alberto Fabra [actual presidente de la Comunidad Valenciana], el PP valenciano es un partido berlusconiano”. Y se preguntó: “¿Cómo se explica si no que abonara en su momento 405.450 euros con fondos opacos? ¿De dónde sacaban los conservadores valencianos casi medio millón de euros opacos?”.

El PAÍS / EFE, Valencia