Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior y Ayuntamiento de Madrid, dispuestos a impedir más acampadas

Desalojados de la plaza Mayor de Madrid una veintena de indignados

La estación de Metro y Cercanías de Sol vuelve a cerrar sus puertas

Dos detenidos en la protesta de ayer

La plaza Mayor de Madrid después de que la Policía Municipal haya desalojado a la veintena de indignados. Ampliar foto
La plaza Mayor de Madrid después de que la Policía Municipal haya desalojado a la veintena de indignados.

El mensaje del Ministerio del Interior y del Ayuntamiento de Madrid al Movimiento 15-M es claro: no permitirán más acampadas en la capital, ni en Sol ni en ninguna otra plaza. La Policía Municipal ha desalojado a primera hora a los entre 20 y 30 indignados que pasaron la noche en la plaza Mayor de la capital después de la marcha de la tarde-noche de ayer de unos 5.000 indignados, que intentaron volver a tomar la Puerta del Sol. La manifestación, tras jugar al gato y al ratón con la policía, concluyó en una asamblea de unas mil personas en la plaza Mayor, de las que unas 30 decidieron acampar allí. La nueva acampada ha durado apenas una noche y la orden dada a las fuerzas de seguridad hoy es la misma: que no se acerquen a Sol.

Encuesta

¿Deben las autoridades permitir las acampadas en lugares públicos?

¿Qué le parece el cierre de la Puerta del Sol?

Votar Ver resultados »

Esta plaza ha recuperado esta mañana el aspecto de las postales, con sus turistas y paseantes. No queda rastro del 15-M. El cerco policial, con vallas en los accesos, más de 10 furgones policiales y una ambulancia del Samur, se mantiene en el kilómetro cero aunque ya se permite el paso. Con condiciones. Hay cerca de 30 agentes de Policía Nacional y antidisturbios municipales, que pasean y vigilan para que nadie pueda iniciar nada parecido a una acampada o sentada. A todo el que se sienta en el entorno de las fuentes le piden que se marche.

Varios policías municipales se dirigen a la plaza Mayor para desalojar a los acampados. ampliar foto
Varios policías municipales se dirigen a la plaza Mayor para desalojar a los acampados. EMILIO NARANJO (EFE)

"Aquí lo que no se puede hacer es acampar", comentaba un mando policial que no ha confirmado si hay instrucciones para que nadie pueda quedarse quieto o sentarse. Dos jóvenes se refugiaban del calor en la sombra que dibujaba un contenedor de vidrio de la plaza Mayor. "Nos hemos venido aquí porque la Policía nos ha echado de Sol. Dicen que por seguridad no puede haber nadie sentado ni quieto", explicaba Helena, estudiante de Periodismo, junto a su pareja, un "perroflauta", como ella misma lo ha denominado señalando la flauta que llevaba encima. No han dormido en la plaza Mayor junto a los otros indignados, pero el chico estaba instalado hasta ayer en el paseo del Prado.

Si fueron 300 los agentes, entre antidisturbios y municipales, los que echaron ayer a los acampados de Sol y de la zona del Prado, esta mañana han sido unos 30 municipales los que han obligado a los miembros del 15-M a retirarse de la plaza Mayor hacia la cercana la calle de Toledo, mientras los servicios de limpieza comenzaban a retirar los cartones, plásticos y mantas en los que han dormido sobre una rejilla del Metro. Cuando ha llegado la Policía para el desalojo, los indignados todavía estaban dormidos alrededor de una de las farolas cercanas a la calle de Toledo, según ha explicado un trabajador de la Heladería Farggi. Echedey Santana es el encargado de abrir el comercio y ha visto el desalojo.

Varios indignados, esta mañana en la Plaza Mayor de Madrid, después de pasar la noche en el lugar y poco antes de ser desalojados. ampliar foto
Varios indignados, esta mañana en la Plaza Mayor de Madrid, después de pasar la noche en el lugar y poco antes de ser desalojados. EMILIO NARANJO (EFE)

"Todo ha sido muy tranquilo, salvo un par de ellos que protestaban", ha comentado. Los jóvenes que han pasado la noche en Mayor habían montado un pequeño puesto de información, construido con unos cartones, que pensaban mantener todo el día hasta la asamblea de esta tarde, en la que se va a decidir si se organiza una nueva la marcha para intentará regresar al kilómetro cero. Los servicios de limpieza han recogido todos los cartones y palés de madera y han dejado la plaza Mayor como si nadie hubiera dormido ahí.

Nueva asamblea esta tarde

Fuentes del Ayuntamiento de Madrid han indicado que esta intervención, aunque llevaba a cabo solo por agentes de la Policía Municipal, se ha producido "en coordinación con la Delegación del Gobierno y en el marco del mismo dispositivo puesto en marcha ayer por la mañana" que permitió el desalojo del paseo del Prado y la Puerta del Sol. Uno de los indignados, David, ha asegurado que cada vez que les echen de un sitio se irán a otro. "El movimiento no va a acabar porque la situación está peor y no hay motivo para abandonar. Seguirá en Internet, en las comisiones, en los barrios y en donde nos dejen", ha afirmado.

El desalojo de esta mañana se ha producido entre las ocho y media y las nueve sin más incidentes que unos empujones y las protestas de los jóvenes, algunos de los cuales han sido identificados. Se han marchado por la calle Toledo y a las 10 de la mañana no quedaba ninguno. En la plaza Mayor solo queda un vehículo de la Policía Municipal con dos agentes. Por otro lado, el servicio de Metro y  Cercanías en Sol, que primera hora de esta mañana continuaba suspendido, se ha restablecido a las ocho y media de la mañana, dos horas y media después de su horario normal, tras el cierre decretado a media tarde de ayer por la Delegación del Gobierno para impedir las concentraciones de indignados, que habían llamado a reconquistar Sol. En total, han sido más de 14 horas de cierre. Y esta tarde, más de los mismo: a las seis ha vuelto a suspenderse el servicio.

La expulsión de los últimos restos de la acampada del Movimiento 15-M de Sol a primera hora de la mañana de ayer reavivó las movilizaciones de los indignados en la capital de España, que extendieron sus protestas por todo el centro de Madrid, donde unas 5.000 personas -según estimaciones de EL PAÍS- pusieron en jaque las medidas de control de las fuerzas de seguridad.

La manifestación se saldó con dos detenidosa las tres de la mañana que iban por la calle Mayor de camino a Sol. Han pasado a disposición judicial esta mañana. La Policía sostiene que los arrestó por desórdenes. Sin embargo, el 15-M asegura que los detenidos pertenecen a la comisión de audiovisuales y solo estaban haciendo fotos.