Fabra esquivó la trama Gürtel pero su sucesor aparece en la lista de obsequiados

El futuro presidente valenciano hubo de dar explicaciones sobre su relación con la trama

El futuro presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, hubo de dar explicaciones sobre su relación con la trama Gürtel, desde su puesto de alcalde de Castellón y líder del PP local, después de que en la documentación de las sociedades que lidera Francisco Correa aparecieran varios apuntes sobre la realización de servicios al “Grupo Popular Castellón” y al PP castellonense. La conclusión fue que el Ayuntamiento nunca contrató con la trama.

También hubo de responder por una foto en la que aparece, durante la celebración del ascenso del CD Castellón a Segunda división (ahora está en Tercera) junto a Álvaro Pérez, El Bigotes. El evento tampoco fue contratado por el Ayuntamiento.

Fabra, su 'número dos' en el Ayuntamiento, Marta Gallén, y detrás, El bigotes.
Fabra, su 'número dos' en el Ayuntamiento, Marta Gallén, y detrás, El bigotes.

Pero los dos primeros quiebros no bastaron cuando aparecieron los indicios de la presunta financiación irregular del PP valenciano, que también está en los juzgados. La supuesta financiación, según la instrucción, se realizó a través del endoso a cinco empresas de varias facturas que tenían que haber pagado los populares por los servicios prestados por una de las empresas de la trama, Orange Market. Tres de las cinco empresas, cuyos responsables están imputados, son importantes adjudicatarias del Ayuntamiento de Castellón. Los socialistas pidieron la creación de una comisión de investigación que analizara los contratos, Fabra no se amilanó y aceptó la comisión, la única admitida por el PP. La comisión se cerró con discrepancias pero con un dictamen claro: “No existe base argumental ni jurídica que permita sostener indicio alguno de implicación de una supuesta financiación irregular del PP a cambio de adjudicaciones de contratos en el Ayuntamiento de Castellón”.

Lo que sí desveló el examen de la documentación fue que una de las empresas a las que se le atribuye la financiación ilegal, Piaf, facturó al Ayuntamiento más de 19 millones de euros al margen del contrato de mantenimiento, de 820.000 euros, que tiene con el Consistorio. Es decir, que facturó 19 millones, en siete años, por servicios y obras realizados al margen de los contratos, sin que hubiera una consignación presupuestaria, ni una contratación reglada.

Alberto Fabra ha logrado esquivar cualquier implicación con la trama. De hecho, aunque aparece en el listado intervenido por la policía en Orange Market, en el que se detallan los cargos a los que la trama hacía regalos en Navidad, su nombre aparece con un “no” evidente. No ocurre lo mismo con el que será su sucesor en la alcaldía de Castellón, Alfonso Bataller, que aparece en el mismo listado, hasta en tres ocasiones y en las fechas en las que era subsecretario de la Consejería de Sanidad. Bataller aparece mencionado tres veces. En dos de ellas, junto a su nombre y la dirección de su puesto de trabajo, aparece un “OK”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS