Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los rumanos creen que exigirles un permiso de trabajo no solventará la crisis

Gómez asegura que la nueva decisión se adoptará "de común acuerdo"

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez.
El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez. EFE

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, ha confirmado que el Gobierno está estudiando la posibilidad de restituir el permiso de trabajo a los inmigrantes procedentes de Rumanía. "Estamos preparando una decisión, tenemos que concretarla en coordinación con las autoridades rumanas y se adoptará de común acuerdo con ellas", ha explicado Gómez en los pasillos del Congreso.

Desde las asociaciones rumanas de momento prefieren mantener la calma hasta conocer si, finalmente, se adopta la decisión, aunque aseguran que su aplicación no solucionará el problema de desempleo que sufre España. Miguel Fonda, presidente de la Federación de las Asociaciones de Inmigrantes Rumanos de España (FEDROM), prefiere hacer pedagogía antes de lanzarse a criticar. Fonda aclara que la aplicación de la nueva disposición, de llevarse a cabo, "no supondría nunca una reactivación de la moratoria" y recalca que un permiso de trabajo "no significa una autorización previa para trabajar" sino que solo puedan llegar rumanos con un contrato previo formalizado en España, visado por las autoridades de Rumanía. "En ningún momento se cuestionan las posibilidades de los rumanos de poder obtener un empleo en España", ha concretado.

Un permiso de trabajo no significa una autorización previa para trabajar"

Miguel Fonda, FEDROM

Al presidente de FEDROM, que aglutina a 22 asociaciones de rumanos y tiene presencia en 10 comunidades autónomas, la disposición le parece "aceptable" y la enmarca dentro de las "medidas de racionalidad del mercado de trabajo" que está aplicando el Gobierno español. Más beligerantes se han mostrado ante el anuncio Diana Dinu, presidenta de la Asociación Nacional de los Empresarios y los Emprendedores Extranjeros, y Christian Avram, representante de la Asociación de Rumanos de España. Dinu asegura, tajante, que la medida "no surtiría efecto. A los que están trabajando no les afecta y los que quieran venir, no lo harán".

Ambos se han mostrado muy críticos con la, a su juicio, verdadera intención de la medida. "Se trata de una ley sin ningún sentido, la situación económica de España no se va a arreglar porque ahora se les exija un permiso de trabajo a los rumanos", ha afirmado Avram. Dinu ha ido más allá: "Se trata de una medida discriminatoria contra los rumanos". La presidenta de la asociación ha recordado que, desde el punto de vista de la inserción laboral, el colectivo rumano es el que mejor se ha integrado. "El ministro debería adoptar medidas reales y concretas que verdaderamente afecten al mercado de trabajo", ha sentenciado.

Se trata de una medida discriminatoria contra los rumanos"

Diana Dinu,  ANEEE

Rumanía se incorporó a la Unión Europea el 1 de enero de 2007 pero en su Tratado de Adhesión se incluyó una moratoria de nueve años para que sus ciudadanos pudieran gozar del derecho de libre circulación y trabajo en el resto de países miembros. España levantó esta medida en enero de 2009. Si la decisión del Ministerio de Trabajo confirma su medida los inmigrantes rumanos dejaran de poder trabajar por cuenta propia o ajena sin necesidad de autorización previa.

La adopción de la medida coincide con uno de los peores momentos de la economía española, con la tasa de paro más alta de la Unión Europea, el 21,29%. En la actualidad residen en España 864.278 rumanos, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Más de 300.000 están dados de alta en la Seguridad Social, muchos de ellos en el régimen de Autónomos, y unos 50.000 perciben la prestación por desempleo. Su principal ocupación está en el sector de hostelería y restauración.

Más información