Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presión migratoria crece y desborda los centros de acogida de Ceuta y Melilla

41 inmigrantes han alcanzado la costa de las ciudades autónomas la mañana del miércoles

El número de los que llegaron en junio multiplica por cuatro el del mismo mes de 2010

Varios de ellos son trasladados a la península para aliviar la saturación de los CETI

Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta
Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta EUROPA PRESS

Como todos los veranos, la presión migratoria crece sobre Ceuta y Melilla. Sin embargo este verano, de momento, crece más, hasta el punto de recuperar un ritmo desconocido desde hace años. Solo en junio, 287 inmigrantes alcanzaron las costas de las dos ciudades autónomas, por 60 que lo hicieron en el mismo mes del año pasado. Aunque la saturación de los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) se ha aliviado con la salida de algunos inmigrantes hacia la península, tanto el de Ceuta como el de Melilla han superado ampliamente su capacidad. Sin embargo, la secretaría de Estado de Inmigración asegura que el número de inmigrantes llegados a bordo de pateras en las últimas semanas “está dentro de la normalidad”, y vincula el aumento a la llegada del verano.

Solo ayer por la mañana llegaron 41 inmigrantes a los CETI de Ceuta y Melilla, 21 de ellos a nado. Ceuta recibió 136 inmigrantes procedentes de Marruecos el mes pasado, mientras que Melilla acogió a 151. Es un incremento notable con respecto al mismo mes del año pasado, cuando llegaron 42 y 18, respectivamente.

El intento desesperado por escapar de Marruecos lleva a los inmigrantes a cruzar la frontera a nado. La mayoría son subsaharianos que emplean flotadores, cámaras neumáticas de coches o manguitos para recorrer el pequeño trecho que separa España de las costas marroquíes. Esta novedad dificulta las labores de salvamento, que se complican todavía más porque los intentos por alcanzar la costa española suelen producirse por la noche.

La mayoría de los que inician su periplo sin lancha hacia Ceuta lo hace por la bahía sur ya que la distancia es de unos 100 metros, menos que en la bahía norte, donde es necesario nadar unos 400 metros. La entrada septentrional a la ciudad conlleva más riesgos, porque la travesía implica acercarse al Estrecho de Gibraltar, donde las corrientes marinas dificultan el paso y la zona es más rocosa que en el sur. Las asociaciones de acogida a inmigrantes aseguran que la media de edad de los que alcanzan la costa es superior a la de otros años. “Pocos menores, y cerca de la mayoría de edad”, aseguran desde la ONG Melilla Acoge.

Situación “desbordada” en los CETI

La afluencia de inmigrantes durante los últimos días ha provocado que los CETI de Ceuta y Melilla se hayan visto sobrepasados. En Ceuta, 662 personas ocupan hoy un centro acondicionado para 512 personas, y las 480 plazas del CETI de Melilla tampoco son suficientes para los 665 inmigrantes que ahora acoge el centro. Sin embargo, la presión en Melilla se ha reducido en las últimas horas por el traslado de varios inmigrantes a la península. Antonio Claret, delegado del Gobierno, anunció la semana pasada que la previsión era trasladar a unas 40 personas.

La delegación del Gobierno de Melilla ha pedido ayuda al Ejército para instalar literas

Tanto Claret como José Fernández Chacón, delegado del Gobierno de Ceuta, han gestionado con la Secretaría de Estado de Inmigración el envío de inmigrantes en situación irregular a la península, con el fin de mantener la ocupación de los centros en niveles “asumibles”. Además, la delegación del Gobierno de Melilla ha solicitado ayuda al Ejército para la instalación de literas, y ha reforzado la vigilancia de la Guardia Civil en los centros, informa EFE.

Fuentes de la secretaría de Estado de Inmigración han asegurado hoy que el número de inmigrantes llegados en las últimas semanas “está dentro de la normalidad”, y han vinculado el traslado de algunos de ellos a la península al proceso de expulsión. En una visita a Ceuta la semana pasada, Anna Terrón, secretaria de Estado de Inmigración restó trascendencia al incremento en la llegada de pateras, y dijo “no tener una preocupación especial a corto plazo”, si bien previó “un verano de estar atentos”.

Sin embargo, la situación que se vive estos días parece contrastar con el descenso de los últimos años. El número de inmigrantes que alcanzaba las costas de Ceuta y Melilla disminuyó un 71,8% de 2005 a 2010 con respecto a los cuatro años anteriores (de 2001 a 2005). La razón principal es que, entonces, los inmigrantes subsaharianos intentaban alcanzar la costa de Canarias. Hoy, afirman desde Cruz Roja, esperan en las playas de Marruecos para llegar a nado suelo español.

El director del CETI de Ceuta pide calma

El constante flujo de inmigrantes ha llevado al director del CETI de Ceuta, Carlos Bengoechea, a pedir "calma" ya que el recinto está "preparado" para controlar la situación, que calificó de "tranquila y perfectamente normalizada". El máximo responsable del centro ceutí ha declarado que "los servicios de acogida funcionan con los recursos ordinarios". Bengoechea ha puntualizado que el CETI "se construyó en 2000, es moderno y está concebido desde su diseño para poder ser ampliado en situaciones puntuales y casos de necesidad", por lo que podrían afrontar nuevas entradas.