Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba promete 8.000 millones a las comunidades para sanidad en 2012

González Pons (PP) dice que el ministro "no puede ser candidato rojo y amigo de los banqueros"

El vicepresidente opina que el PP está obsesionado con él y pide que se dediquen a gobernar

Rubalcaba asegura que sabe "lo que hay que hacer para crear empleo"

Cospedal considera casi "delictivo" que el vicepresidente tenga la solución al paro y no la aplique

El vicepresidente primero, ministro de Interior y candidato oficioso del partido socialista para las próximas elecciones generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, prometió ayer que los presupuestos generales del Estado para 2012 destinarán 8.000 millones de euros adicionales para las comunidades autónomas, y abogó por dedicar esta cantidad a la sanidad pública. Esteban González Pons, vicesecretario de comunicación del PP, criticó a Rubalcaba por su arremetida contra la banca, y le dijo que no puede ser "dos personas a la vez: o es el candidato rojo o es el vicepresidente amigo de los banqueros". El dirigente socialista, según aseguró, sabe "lo que hay que hacer para crear empleo", y lo explicará en su programa.

Rubalcaba, en unas declaraciones recogidas por Efe antes de una nueva parada -esta en Santiago de Compostela- en su gira para acercarse a la militancia, aseguró que su objetivo es que los 8.000 millones "se dediquen todos a sanidad". "Vamos a ver si todas lo hacen, y si no lo hacen, vamos a preocuparnos de que lo hagan".

El anuncio del vicepresidente primero iba dirigido a Alberto Núñez Feijóo (PP), presidente de la Xunta de Galicia, que había criticado duramente el "deterioro" del sistema de salud público. Y coincide además con el inicio de un tímido debate desde el Partido Popular sobre el sistema de sanidad público y la necesidad de garantizar la sostenibilidad de su financiación a través de fórmulas como el copago (que el usuario abone parte del coste del servicio que recibe), al que se opone el 60% de los españoles. Rubalcaba le recomendó a Feijóo "pensar más" en la manera de "ahorrar" y de "utilizar esos recursos nuevos", ocuparse menos de él y "trabajar un poco" en ese asunto.

Ana Pastor, coordinadora de Participación Social del PP, ha dicho esta mañana sin embargo, que quienes reclaman el copago como solución a los problemas de financiación de la sanidad, "no saben de sanidad". Pastor ha asegurado que "se echa a temblar" cada vez que se habla de copago y que, a su juicio, ésta sería "la medida más injusta que puede haber". Sobre los 8.000 millones, ha dicho que "no van a tener ni para empezar", porque el Sistema Nacional de Salud acumula una deuda de 15.000 millones, asegura.

Obsesión en el PP

El ministro considera que los dirigentes del PP "empiezan a estar obsesionados" con él. En esa línea, le pidió a Feijóo que "se dedique a gobernar" y deje de prestarle "tanta atención", porque, considera, "son muchos más importantes los gallegos que Rubalcaba". Esteban González Pons, el máximo responsable de comunicación del Partido Popular, dedicó buena parte de una comparecencia ante la prensa en Valencia ayer para criticar al ministro y le acusó de caer en "gravísimas contradicciones". "Ayer vimos a un Rubalcaba de extrema izquierda muy agresivo con los bancos, pero a ese Rubalcaba no se le ha visto nunca en la Moncloa", dijo en referencia a unas declaraciones del ministro que cuestionaba a la banca por conceder hipotecas de alto riesgo.

"Dónde estaba el Rubalcaba antibancos cuando Zapatero hizo sus recortes sociales, cuando los banqueros almorzaban en la Moncloa, cuando Zapatero presumía de ser apoyado por Botín, cuando se dieron las numerosas cuantías al sistema financiero", enumeró Pons. Puntualizó, además, que "si Rubalcaba quiere cambiar el sistema, ha tenido 30 años -en que ha estado presente en las instituciones- para hacerlo, y es verdaderamente cómico que ahora, a la vejez viruelas, se convierta en un candidato antisistema".

El presidente de Foro Asturias, Francisco Álvarez-Cascos, también criticó ayer el "doble lenguaje" del candidato socialista sobre los bancos, que considera "típico". "No se puede olvidar que Rubalcaba es el vicepresidente del Gobierno que obliga a malvender, a precios de rebajas de verano, el negocio bancario de las Cajas de Ahorros, un patrimonio forjado por cinco generaciones de españoles, a los mismos que él ahora llama enemigos de la gente, o sea, a la banca", suscribe Álvarez-Cascos en una nota hecha pública el domingo.

Rubalcaba defendió en Santiago de Compostela, sin embargo, las medidas del Gobierno de Zapatero "para que no pasara lo que le ha pasado a Grecia". España "ha evitado esa situación", comentó el líder socialista, que subrayó los "esfuerzos" del Ejecutivo para que el país se coloque "en una senda distinta".

La solución al paro

El vicepresidente asegura que centrará su campaña en "explicar" a la opinión pública "lo que hay que hacer para crear empleo" y que tiene "las propuestas para hacerlo". No detalló, sin embargo, en qué consiste la fórmula para recortar las cifras récord de paro en España.

María Dolores de Cospedal, número dos del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, ha valorado hoy que sería "casi delictivo tener la solución para luchar contra el paro como dice el candidato socialista y no haberla aplicado ahora que es vicepresidente, y haber dado lugar a que tengamos en España cinco millones de hombres y mujeres en paro". Cospedal ha criticado también que Rubalcaba "sólo está dispuesto a aplicar sus recetas contra el paro si le votan", en una rueda de prensa en Génova tras reunirse con el secretario general del partido del Gobierno francés, la UMP, Jean-François Copé.

"Ahora tenemos que hacer cosas distintas de las que hicimos hace dos años y de las que hicimos el año pasado, y esas son las cosas que voy a explicar en mi campaña electoral", explicó el candidato. Sobre su programa, avanzó que será "creíble, ejecutable, que contenga medidas que todo el mundo pueda ver que se pueden llevar a la práctica, centradas fundamentalmente en resolver el gran problema de los españoles, que es el empleo".

Pons, como muchas voces dentro de su partido, insistió en pedir a Rubalcaba que "le dé la voz al pueblo que le está pidiendo un cambio inmediato, una alternativa, una esperanza". Y como la mayoría de dirigentes populares, sostuvo que la situación de Rubalcaba "es insostenible porque compatibilizando sus puesto de ministro del Interior, de vicepresidente del Gobierno y de candidato del PSOE nos está perjudicando a todos los españoles.

De nuevo en respuesta al presidente de la Xunta -por encontrarse de visita en Santiago-, Rubalcaba respondió a quienes le preguntaron cuando tiene previsto dejar sus cargos en el Gobierno para dedicarse a la campaña: "No se lo voy a decir al señor Feijóo".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >