Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trias acaba con 32 años de dominio del PSC en Barcelona

El alcalde de CiU lanza guiños a la oposición para dirigir la Corporación

Trias levanta la vara de mando tras ser proclamado alcalde de Barcelona. Ampliar foto
Trias levanta la vara de mando tras ser proclamado alcalde de Barcelona. EFE

El Ayuntamiento de Barcelona cerró ayer una página de 32 años de historia de gobiernos de izquierda y proclamó por primera vez alcalde a un candidato de Convergència i Unió (CiU). Xavier Trias, portavoz de CiU en el Congreso durante el Ejecutivo de Aznar, sustituyó al socialista Jordi Hereu y tendrá que dirigir el gabinete municipal más débil desde que se recuperaron los Ayuntamientos democráticos. De una corporación de 41 concejales, Trias cuenta con 15 ediles (podrían ser 14 si el Tribunal Constitucional da la razón al Partido Popular en la pugna que mantiene por una plaza); el Partit dels Socialistes (PSC), 12; el PP, 8; Iniciativa (ICV-EUiA), 5 y Esquerra (ERC), 2.

Sin haber sellado alianzas, Trias fue investido como candidato de la lista más votada con los 15 votos de CiU y, sorprendentemente, los dos de ERC, emitidos por su presidente, Jordi Portabella, y Joan Laporta, expresidente del Barça. Portabella dijo preferir una oposición constructiva. Una especie de antídoto para que CiU no tenga la excusa de que debe pactar con el PP.

En una solemne sesión en el Saló de Cent, Trias alegó que aspira a mejorar la calidad de vida de las personas. Abrió su discurso lanzando un guiño al Movimiento 15-M y avisando a la Generalitat de que será exigente en sus reivindicaciones por mucho que gobierne Artur Mas. Consciente de su debilidad, Trias defendió que puede dirigir Barcelona en minoría, que “no quiere decir gobernar en soledad”, precisó. Y tendió la mano a los demás grupos.

Los pactos, a la espera

Antes de su intervención, toda la oposición le recordó su fragilidad. Hereu y Portabella le lanzaron cantos de sirena. Y el popular Alberto Fernández subrayó que unos partidos implican el cambio y otros la continuidad, y que con unos puede formar mayorías y con otros solo apoyos testimoniales. Mientras, CiU también acabó en Girona con 32 años de hegemonía socialista. Con 10 ediles sobre 25, Carles Puigdemont fue investido alcalde. El PP le reprochó que se haya inscrito en el club de alcaldes independentistas de Cataluña.

Junto a Barcelona y Girona, ayer se constituyó una treintena de Ayuntamientos que tenían pendientes igualmente contenciosos electorales. Entre ellos, Santiago de Compostela, que después de haber sido gobernada por los socialistas desde 1986, ahora tiene alcalde del PP: Gerardo Conde Roa. El PPdeG logró el 22-M la mayoría absoluta con 13 ediles y arrebató el bastón de mando al PSdeG (9). El BNG se quedó con tres.

Más información