Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El convergente Carles Puigdemont, investido nuevo alcalde de Girona

El cabeza de lista de CIU ha tomado posesión de su cargo en la constitución del Ayuntamiento

El nuevo alcalde de Girona, el convergente Carles Puiddemont, recibe la vara de alcalde de manos de la hasta ahora alcaldesa, la socialista Anna Pagans.
El nuevo alcalde de Girona, el convergente Carles Puiddemont, recibe la vara de alcalde de manos de la hasta ahora alcaldesa, la socialista Anna Pagans. EFE

Tras 32 años de hegemonía socialista, y con un mes de retraso por el recurso electoral presentado por ERC, CIU ha ocupado por primera vez esta mañana la alcaldía de Girona en la constitución del nuevo Ayuntamiento. El ya elegido alcalde, Carles Puigdemont, ha prometido el cargo ante un pleno lleno y con la presencia de los dos ex alcaldes socialistas de la ciudad, Joaquim Nadal y Anna Pagans, además de altos cargos de sus partido como Irene Rigau, consejera de Educación, y Oriol Pujol, secretario general adjunto de CDC. A Nadal, Puigdemont le ha agradecido “la renovación de Girona” impulsada en sus años de gobierno.

Todos los grupos políticos han apoyado la investidura de sus candidatos, por lo que, como se preveía, Puigdemont ha sido elegido alcalde con los 10 votos de los regidores de su partido. Tanto los siete concejales del PSC, como los tres del PP, los dos de ICV y los tres de la CUP han votado a sus cabezas de lista.

Puigdemont se ha mostrado dispuesto a llegar a acuerdos con todos los grupos políticos presentes en el consistorio (PSC, PP, CUP e ICV) y ha pedido a los regidores de la oposición que “no pongan palos en las ruedas” de su gestión. El nuevo alcalde ha pedido a los funcionarios del ayuntamiento que no “tengan reservas” para participar en la gestión del nuevo gobierno y les ha hecho un guiño al reconocer la “incertidumbre” que pueden sentir en el comienzo de una nueva etapa tras más de tres décadas de gobierno socialista de Girona.

La principal líder de la oposición, la socialista Pia Bosch, ha felicitado al nuevo alcalde y le ha recordado que el ejercicio de una oposición “es un deber de servicio a la ciudad” y que su partido intentará defender a los ciudadanos de “los recortes que les amenazan”, en referencia a la política impulsada por el gobierno de la Generalitat, en manos del mismo partido ahora que el de Girona.

Todos los portavoces se han referido al momento de crisis económica por el que pasa la ciudad y han reiterado el objetivo de trabajar juntos para superarla. La líder del PP, Concepción Veray, ha reprochado al nuevo alcalde que, en un contexto de crisis, haya asumido prioridades que nada tienen que ver con la situación económica, en referencia a la decisión de Puigdemont de entrar en el Club de alcaldes independentistas de Cataluña. “Esa no es una prioridad para la gente de Girona, y usted nos representa a todos”, le ha espetado Veray.

Además del histórico vuelco en el gobierno, los resultados del 22 de mayo han provocado otro cambio importante en el panorama político de Girona: la salida de ERC del Consistorio.