Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero: “Es usted el perro del hortelano” Rajoy: “¿Hasta cuándo esta agonía?”

El cara a cara entre el presidente y el líder de la oposición deriva en un cruce de modelos sobre el origen, la gestión y las consecuencias de la crisis económica

Cara a Cara Zapatero y Rajoy
Cara a Cara Zapatero y Rajoy Europa Press

Uno se despedía y el otro aspira a ocupar pronto su puesto. El primero quiso reivindicar, pese a la crisis que lo atrapó, su mandato de dos legislaturas; el segundo se limitó a exigir que acabe ya. José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno, y Mariano Rajoy, presidente del PP, se enfrentaron ayer durante tres horas desde la tribuna de oradores del Congreso. Su último cara a cara sobre el estado de la nación, uno más sobre la crisis que no cesa. Este es un resumen, dispuesto en forma de diálogo aunque ellos hablaron sucesivamente.

LA CRISIS

“Esto es más que un cambio de ciclo”

Zapatero. El Estado de la nación sigue siendo el estado de la lucha contra la crisis. El estado de las reformas. Se ha pasado de la recesión a la recuperación económica, aún leve...

Rajoy. La recuperación que anuncia no se percibe ni por indicios.

Zapatero. Las cifras del paro son inasumibles. Hay indicadores alentadores pero claramente insuficientes [...] Grecia, Irlanda, Portugal... La última fase de la crisis económica está revelando con crudeza los inconvenientes de no haber contado con un verdadero gobierno económico del euro.

Rajoy. El señor Zapatero trata de eludir su responsabilidad con excusas o con presuntos avances sociales. Hemos pasado de codearnos con los mejores al furgón de cola de los más tristes. El paro ha alcanzado un máximo histórico, y su otro legado es la deuda.

Zapatero. Usted sabe que el problema fundamental es el endeudamiento del sector privado acumulado desde 1996 por la inversión en vivienda. Usted solo habla del endeudamiento público, que es moderado. El problema es de sistema productivo. El sector de la construcción llegó a alcanzar el 7,5% del PIB, tres puntos más que la zona euro. Sin la aportación negativa del sector inmobiliario, hoy la economía española estaría creciendo el 2%. Lo que estamos viviendo no es solo un cambio de ciclo. Esta crisis es algo más. No podremos volver a crecer y a crear empleo del modo en que lo hicimos en el pasado.

LAS REFORMAS

“Hay que hacerlas pero de verdad, hacerlas todas”

Zapatero. El Gobierno se reafirma hoy en el triple eje su política: reformas, austeridad o consolidación fiscal y cohesión social.

Rajoy. Cuando un herido sangra, no es momento para graduarle la visión. O se corta la hemorragia o todo será inútil.

Zapatero. El Gobierno viene abordando y abordará todas las reformas necesarias. Todas, sí, pero no a costa de romper equilibrios sociales básicos de nuestro mercado de trabajo o de quebrar nuestro modelo social y constitucional. A costa de eso, no.

Rajoy. Después de rechazar durante años las reformas, de criticarnos por reclamarlas, ahora son inaplazables. El señor Zapatero, el que no las quería, el que no acababa de entenderlas, es quien nos las garantiza hoy. ¿Son necesarias las reformas? Sin duda. ¿Las va a realizar Zapatero? No.

Zapatero. En los Presupuestos de 2012 habrá que tomar acciones decididas, preservando el gasto social [...] Comprendo la impaciencia por ver el final del túnel. Pero eso no me ha llevado nunca a dudar del rumbo elegido. Está en juego nuestro bienestar para las próximas décadas y está en juego desmentir la afirmación de que vamos a tener una generación perdida.

Rajoy. Son necesarias las reformas, pero hay que hacerlas de verdad. Al señor Zapatero le ha costado una eternidad comenzarlas y no ha culminado con éxito ninguna. Presenta unos simples retales como si fueran grandes conquistas. Hay más reformas en el cajón: límite de gasto, apoyo a las pymes, coordinación de las administraciones, energía, unidad de mercado... O se aceptan las reformas o se rechazan, pero todas. Sin componendas ni apaños para salir del paso. Hay que hacerlas de verdad, hacerlas todas.

Zapatero. Hemos tomado medidas fiscales de apoyo a pymes de 9.000 millones, un estatuto del trabajador autónomo, un tipo reducido del impuesto de sociedades... ¡Y usted dice aquí que no ha habido apoyo fiscal a las pymes! Usted sabe que la reforma laboral era necesaria y no la apoyó. La reforma de la negociación colectiva no la apoyó. Sabe que la reforma de las pensiones es imprescindible pero no la apoyó....

Rajoy. El sucedáneo de reforma laboral del que presume solo ha traído 300.000 parados más; la reforma del sistema financiero lleva seis reales decretos leyes y sigue sin consumarse. El crédito no ha vuelto a fluir. La reforma de la negociación colectiva fue un grotesco espectáculo, una manifiesta improvisación, un decreto que no gusta a nadie...

Zapatero. Señor Rajoy, es usted el perfecto perro del hortelano: ni apoya ni propone nada.

Rajoy. ¿Cuántas veces le dije que no aumentara el gasto público? ¿Cuántas veces propuse fijar techos de gasto? ¿Acaso no le presentamos 71 enmiendas a la reforma laboral, a la de las pensiones, un sinfín de propuestas fiscales?

Zapatero. ¿Enmiendas a la reforma laboral? ¡Pero si no decían nada! ¿Qué opina usted de la ultraactividad de los convenios? ¿Qué opina usted sobre la contratación temporal y la indemnización por despido? ¿Cree que es sostenible nuestro sistema de pensiones manteniendo la edad a los 65? Concreción. No divague como siempre. ¿No respalda la recapitalización de las entidades financieras? ¿Quiere que entren en pérdidas? A ver si alguna vez podemos oírle un criterio. No sé si es que no se atreve a decir lo que de verdad piensa hacer...

Rajoy. ¡Ya está bien de echarle la culpa a los demás! Aquí le dejo un proyecto de ley sobre ayudas a los emprendedores. Y aquí una propuesta de ley de estabilidad presupuestaria...

Zapatero. Es evidente que necesitamos agotar la legislatura para debatir todos esos proyectos de ley que ha traído usted aquí por primera vez...

Rajoy. Nunca en la historia de este Parlamento la oposición hizo tantas propuestas. Le hemos presentado un sinfín de propuestas, no nos han aceptado ninguna. En 80 ocasiones ni siquiera han dejado que se debatieran. Lo que no puede pedir usted a la oposición es que se sume a sus errores.

LA POLÍTICA SOCIAL

“Hicimos recortes, pero extendimos derechos”

Zapatero. A pesar de los ajustes extraordinarios que hemos realizado, los recursos para protección social son hoy un 60% mayores que en 2004: las pensiones mínimas han subido un 50%, se ha duplicado el gasto en becas, se ha puesto en marcha un sistema de dependencia del que se benefician 700.000 ciudadanos, la protección por desempleo tiene una cobertura del 70% frente al 59% de 2003. Hay muchas personas que lo están pasando mal, lo sé. Pero con esta red social, la más tupida y extensa de nuestra historia, aliviamos esas situaciones y preservamos la cohesión social.

Rajoy. Ahora que sabe que ya no cotizan sus excusas, se centra en las atenuantes, lo que llama política social. Su pregonada política social ni corrige ni consuela sus estragos económicos.

Zapatero. Hicimos recortes. Pero este Gobierno es el que más ha extendido derechos: no había derecho a la dependencia, ni a la paternidad, ni a las becas....

Rajoy. ¡Si quiere le felicito por haber inventado las becas! Es que suena a broma.

LA HERENCIA DE ZAPATERO

“El país se desangra”

Rajoy. Zapatero nos deja más pobres y más endeudados. En todos los terrenos se refleja nuestra decadencia. El país se desangra por el paro y la deuda.

Zapatero. Las cifras del paro no las discuto. Pero ¡se permite el lujo de decir que este país es más pobre! Ha mentido. La renta per cápita ha pasado de 20.900 euros a 24.700 euros. Hemos superado a Italia. ¡Yo le acuso! Yo le acuso de dar cifras sobre nuestra riqueza, PIB per cápita y deuda pública que no se corresponden con la realidad. ¡Ha dicho falsedades!

Rajoy. Lo veo de los nervios, y lo entiendo. Va a ser el presidente de la historia de España que deje la peor herencia económica de la democracia. Usted ha aplicado el mayor recorte de derechos sociales de la democracia. Ese es su balance: recibió la mejor herencia económica de la democracia y nos deja la peor.

Zapatero. Muy baja productividad y mucho ladrillo, esa es la herencia que recibimos en 2004. Una herencia que generó un empleo que era ficticio. Si me arrepiento de algo es de no haber intentado pinchar antes la burbuja inmobiliaria. No era fácil. Si usted tuviera un gesto de honestidad intelectual, reconocería que eso es una responsabilidad colectiva: la burbuja se creó y creció desde 1996 a 2004, y continuó de 2004 a 2007. Entonces irrumpió una crisis mundial que hizo que esa burbuja generase un crack.

LAS ELECCIONES

“Hay un programa de trabajo para meses”

Zapatero. El Gobierno se propone culminar las reformas: entre otras, una nueva regulación del silencio administrativo, medidas de protección para los sometidos a ejecución hipotecaria, normas para incrementar la seguridad jurídica en el tráfico inmobiliario o nuevas medidas en favor de los emprendedores y para aliviar la morosidad que padecen pymes y autónomos ante las entidades locales. Es un programa de trabajo para el Gobierno y las Cámaras, una tarea suficiente para los meses que nos quedan por delante.

Rajoy. Este Gobierno sólo empeora las cosas. ¿Por qué el señor Zapatero prolonga esta calamidad? Esa es la cuestión que hoy nos ocupa, lo que todo el mundo se pregunta: ¿Hasta cuándo impondrá Zapatero este calvario estéril y esta lenta agonía? ¿Acaso los españoles tienen algo bueno que esperar de este Gobierno? Mil nuevos parados cada día expresan qué podemos esperar de Zapatero en el futuro.

Zapatero. No es muy difícil pedir elecciones, pero sí lo es presentar alguna idea alternativa, algún programa, alguna reforma, alguna concreción.

Rajoy. Al señor Zapatero no le queda crédito. Han sido tantos los brotes verdes... Los españoles ya no se lo creen. Ya nadie, ni en el Gobierno ni en el PSOE, puede sembrar esperanzas. Zapatero y su Gobierno son un lastre para la recuperación económica de España.

Zapatero. Por favor, diga al país algo más que “pido elecciones”.

Rajoy. El Gobierno está a la deriva. Lo que necesita España es que se abran las urnas. No hay otro camino. Los españoles claman “ya está bien” y el señor Zapatero responde “todavía no”. El factor tiempo es importantísimo: cuantos más días pasen, tendremos más paro, más deuda y más desánimo

Zapatero. Ya veremos qué deciden los ciudadanos. Pero mientras tanto, si quiere hacer algo útil, concrete alguna de sus propuestas. Y transmita confianza en España.

LA LEALTAD

“Usted jugó siempre a no colaborar”

Zapatero. El esfuerzo colectivo y la colaboración institucional no han tenido nunca en España más sentido que ahora. Las urgencias políticas no deberían llevar a nadie a desdeñarlo: seguirá teniendo sentido después de las próximas elecciones, gobierne quien gobierne. Todos deberemos rendir cuentas de nuestra actitud.

Rajoy. Más excusas. ¿Le ha fallado alguna vez el apoyo de esta Cámara? Dígame una sola propuesta que no haya salido por falta de apoyo, unas veces de unos y otras de otros. Nosotros hemos votado en lo que nos parecía bueno. ¿O es que estamos obligados a votar una política que ha llevado España a la ruina? ¡Qué se ha creído, hombre!

Zapatero. Ha jugado todo el tiempo en una sola dirección: negar la colaboración, no asumir ninguna responsabilidad con el país y tratar de que las cosas fueran a peor. Usted sabe que en mayo de 2010 [cuando el Gobierno presentó su plan de recortes] nos jugábamos la credibilidad y el futuro para décadas de la economía española. Prefirió intentar tirar al Gobierno antes que ayudar a mantener la confianza en España.