Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco votaciones de reformas clave sin apoyo del PP

Los populares no han dado su voto al Gobierno en ninguno de los planes anticrisis

Primer plan de recorte. 27 de mayo de 2010. ‘No’ del PP. Después de un fin de semana dramático, en el que hasta el presidente Barack Obama llamó a Zapatero, el Gobierno hizo un giro radical y anunció la congelación de todas las pensiones salvo las mínimas en 2011, un recorte del 5% de los sueldos de los funcionarios y un recorte del gasto público de otros 5.000 millones, buena parte en inversión en infraestructuras. Pese a que venía impuesto por Bruselas, el PP votó en contra. La reforma se aprobó por un solo voto, gracias a la abstención de CiU, CC y UPN. Incluso el PNV votó en contra, lo que puso al Ejecutivo contra las cuerdas.

Reforma laboral. 9 de septiembre de 2010. Abstención del PP. La decisión de los populares de abstenerse facilitó algo las cosas al Gobierno, pero la reforma se aprobó solo con los 169 votos del PSOE. El Ejecutivo asumió así en soledad el coste de una reforma, también reclamada por Bruselas y los bancos, que abarataba el despido y provocó una huelga general. El PP reclamó una reforma durante años, pero se abstuvo con el argumento de que no había sido aceptada ninguna de sus 71 enmiendas y sobre todo de que lo importante era reformar la negociación colectiva.

Reforma del sistema financiero. 10 de marzo. Abstención del PP. Después de apoyar todas las reformas financieras del Gobierno en los primeros años de la crisis, incluida la creación del FROB, que está salvando con dinero público a varias cajas controladas por el PP, en especial Caja Madrid, Rajoy decidió, con gran enfado de algunos bancos, que el PP se descolgaba, con el consiguiente mensaje de desconfianza hacia la situación del sistema financiero español. Rajoy recibió presiones para que diera su apoyo, pero al final se abstuvo, lo que en una reforma de ese calado sobre un asunto delicado equivale casi a un rechazo frontal. Salió adelante con el apoyo de CiU y CC.

Negociación colectiva. 22 de junio. ‘No’ del PP. Después de reclamar durante meses que lo que realmente necesitaba España era una reforma de la negociación colectiva, el PP votó ‘no’ la semana pasada a la convalidación del decreto. Los populares, como la patronal, lo consideran insuficiente. El PSOE les pedía que se abstuvieran y luego trataran de forzar cambios en el periodo de enmiendas. El PP votó en contra y eso hizo que el Gobierno sufriera para sacarla adelante. Al final lo logró con la abstención de CiU, PNV, CC y UPN.

Reforma de las pensiones. 27 de junio. ‘No’ del PP. Durante toda la discusión en el Pacto de Toledo parecía que el PP al menos se abstendría en una reforma pactada finalmente con CiU y que Rajoy, con toda probabilidad, tendrá que desarrollar y aplicar cuando llegue al Gobierno en 2012 o antes. Sin embargo ayer el PP votó en contra. Es la primera vez en la historia de la democracia española que la oposición vota contra una reforma de pensiones. Ni siquiera sucedió con la de 1985, también realizada por el PSOE. De hecho, desde que existe el Pacto de Toledo, todas las reformas se habían hecho por consenso entre todos los partidos. El PP se descolgó ayer de nuevo.