Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PCE emplaza a su dirección extremeña a apoyar a Vara

Aprueba un informe en el que se respalda expresamente la posición federal de IU sobre la crisis en Extremadura

El comité federal del PCE, máximo órgano de dirección de este partido, aprobó ayer con 68 votos a favor, ninguno en contra y dos abstenciones un informe del secretario general, José Luis Centella, en el que se respalda expresamente la posición federal de IU sobre la crisis en Extremadura.

Desautoriza así, aunque sin hacer ninguna mención expresa en el informe, a la dirección del PCE en esa comunidad, que hace diez días se manifestó a favor de obedecer a la militancia de Izquierda Unida, partidaria de abstenerse en la votación de investidura y dar la presidencia a José Antonio Monago, del PP.

El informe aprobado ayer por el PCE es un nuevo intento de la dirección federal de IU de convencer in extremis a sus tres diputados electos en Extremadura de que rectifiquen y permitan que el PSOE siga gobernando la Junta. El pasado martes, la presidencia de la formación encabezada por Cayo Lara aprobó otra resolución en la que también exigía a sus parlamentarios que voten “en contra” de Monago porque lo contrario podría hundir electoralmente a IU en el resto de España.

Pero los tres diputados han asegurado que no van a cambiar de opinión: se abstendrán porque su militancia y sus órganos regionales de dirección han dictaminado que prefieren abstenerse y dar el Gobierno al PP antes que prorrogar otros cuatro años la mayoría absoluta que el PSOE ejerce desde hace casi tres décadas.

Último recurso

Si la presión del PCE no da resultado, a IU federal aún le quedará un último recurso: una comisión formada por dirigentes próximos a Lara se reunirá el jueves con el coordinador extremeño, Pedro Escobar, y le exigirá que dé marcha atrás. Si no lo logran e IU-Extremadura consuma su rebelión, es probable que se inicie un proceso de sanciones que podría implicar la ruptura con la federación extremeña.

El ex presidente extremeño, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, muy criticado estos días por Izquierda Unida y al que responsabilizan en parte de las malas relaciones entre ambas formaciones, declaró ayer al diario Hoy que “socialistas y comunistas son enemigos acérrimos” en Extremadura, que son “rivales” porque ofrecen el “mismo producto”. “Esto al final es un mercado electoral, IU y nosotros vendemos tomates y el PP vende pepinos, somos rivales porque vendemos el mismo producto y no tiene ninguna solución, nadie beneficia a la competencia; tendrán que pasar un par de generaciones para que se olvide todo”, declaró.