Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero inicia en Kazajistán una gira para apoyar las exportaciones españolas

España quiere vender aviones de transporte y radares militares a la república centroasiática

José Luis Rodríguez Zapatero ha llegado esta noche (tarde en España) a Astaná, la capital de Kazajistán, para iniciar un periplo que concluirá el sábado en San Petersburgo (Rusia) con el objetivo de apoyar las exportaciones españolas, a cuyo aumento fía el Gobierno la mejora del débil crecimiento económico de nuestro país. En la república centroasiática está prevista la firma de tres acuerdos entre Repsol, Técnicas Reunidas, Indra y sus homólogas kazajas en campos como hidrocarburos, ingeniería y defensa electrónica. Además, se suscribirán otros tres acuerdos intergubernamentales sobre cooperación judicial, lucha contra la delincuencia y colaboración entre escuelas diplomáticas y se espera que entren en vigor sendos convenios sobre doble imposición y tránsito de personal y equipos militares españoles hacia Afganistán.

Zapatero inicia en la capital de Kazajistán un periplo que concluirá el sábado en San Petersburgo

Kazajistán, que tiene cinco veces el tamaño de España y solo 16 millones de habitantes, es el décimo exportador mundial de petróleo y se espera que escale hasta el tercer puesto en los próximos años. La balanza comercial es deficitaria para España en casi 300 millones, aunque en el primer trimestre de este año las exportaciones hayan crecido un 40%. Algunas empresas españolas se han hecho con importantes contratos en este país, como Talgo, que firmó en junio del año pasado la edificación de un planta de construcción de vagones para la línea férrea Astaná-Almaty, o Indra, que ultima la producción de radares para renovar el sistema de defensa aérea; mientras que Airbus Military pugna por vender cuatro aviones de transporte militar C-295, con opción a dos unidades del futuro modelo A400M, por 160 millones.

Zapatero mantendrá mañana un encuentro con el presidente Nursultán Nazarbáyeb, que rige el país entre denuncias de fraude desde su independencia en 1991, y con el primer ministro, Karim Massinov. El Gobierno quiere rentabilizar las estrechas relaciones de Nazarbáyeb con el Rey, que ha estado varias veces en visita privada en Kazajistán, y el apoyo político que España le brindó para presidir la Organización para la Seguridad y la Cooperación Europea (OSCE) el año pasado, aunque el régimen kazajo nunca cumplió su promesa de reformas. Pese a ello, su papel internacional es creciente y Astaná acaba de albergar la cumbre del Grupo de Cooperación de Shangai, que reúne a Rusia y China, entre otros países asiáticos.

Kazajistán es el décimo exportador mundial de petróleo

Zapatero viaja acompañado por una delegación empresarial en la que figuran el presidente de la Cepyme, Jesús Teciado, y el del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Manuel Teruel, junto a directivos de 11 empresas; entre ellas Repsol, Indra, Talgo, CAF, Abengoa, Airbus o Técnicas Reunidas. La lista inicial era más larga, pero algunas empresas se descolgaron, según Moncloa, porque no han concluido los acuerdos que pensaban firmar, aunque otras fuentes lo atribuyen a la pérdida de interés por viajar con un presidente que está al final de su mandato.

En San Petersburgo se sumarán a la comitiva la vicepresidenta económica, Elena Salgado, y el ministro de Industria, Miguel Sebastián, para participar en el foro económico en el que España es este año la nación invitada. El encuentro, en el que participarán 13 empresas españolas (también menos de las inicialmente previstas), será clausurado por Zapatero y por el presidente ruso, Dmitri Medvédev, quienes mantendrán un encuentro bilateral. Durante la visita de Zapatero, que se enmarca en el año dual España-Rusia, que ya llevó a los Reyes a San Petersburgo el pasado febrero, se firmarán tres acuerdos entre las empresas españolas Repsol, Gestamp y Talgo para explotación de campos petrolíferos, venta de componentes de automóvil y de material rodante por valor de 800 millones de euros. La empresa ferroviaria española quiere suministrar a Rusia sistemas de cambio de ancho de vía para las líneas Moscú-Berlín y Moscú-Kiev.

La visita de Zapatero se produce después de que Moscú levantara el veto a los productos hortofrutícolas europeos por la crisis de la bacteria e-coli; y permitiera en marzo pasado a su fondo soberano comprar deuda española, lo que aún no se ha materializado, según fuentes de Moncloa. Pese al incremento de las exportaciones españolas a Rusia, a un ritmo del 30%, estas apenas representan un tercio de las importaciones, debido al peso de los productos petrolíferos, igual que sucede con Kazajistán.