España espera mantener su peso en la nueva estructura de la OTAN

Zapatero recibe al secretario general de la Alianza Atlántica El presidente y Rasmussen defienden la necesidad de mantener la presión en Libia

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, en La Moncloa
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, en La MoncloaCRISTOBAL MANUEL

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha pedido hoy al secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, de visita en Madrid, que España mantenga su peso relativo en la nueva estructura militar de la OTAN, más reducida que la actual. España cuenta ahora con 13 estrellas —un teniente general son tres estrellas y un general de brigada una—, por lo que es el séptimo país en número de mandos, el mismo puesto que ocupa como contribuyente a los presupuestos. La nueva estructura de la OTAN será más ligera, ya que los cuarteles generales se reducen de 11 a siete, lo que supone que habrá menos estrellas para repartir.

Uno de los cuarteles generales que desaparecerá es el Mando Componente Terrestre de Retamares (Pozuelo de Alarcón), inaugurado en 1999, bajo el Gobierno del PP. A cambio, la ministra de Defensa, Carme Chacón, ha conseguido que la base de Torrejón de Ardoz (Madrid) albergue uno de los dos Centros de Operaciones Aéreas Combinadas (CAOC), desde donde se dirigirán operaciones como la que desarrolla la OTAN en Libia. El secretario general de la Alianza ha señalado tras su reunión con Zapatero que la reducción de cuarteles generales se traducirá en una estructura de mando militar "más militar, eficiente y compacta".

El cambio de Retamares por Torrejón ha provocado una viva polémica, sobre todo en medios militares. Chacón ha defendido que el nuevo CAOC supondrá “un salto cualitativo”, por su capacidad operativa y tecnológica, mientras sus críticos sostienen que no compensa la pérdida de Retamares y subrayan que Torrejón ya cuenta con una instalación de este tipo desde 2001.

Lo cierto es que el nuevo CAOC será muy diferente del actual. Mientras el primero contará con una plantilla de 185 militares —de los que en torno al 50% serán españoles—, el último solo tiene 40, de los que media decena son portugueses. El área de responsabilidad del nuevo centro abarcará todo el sur de Europa, desde las Canarias hasta la frontera de Turquía con Irán, mientras que el que ahora existe se limita a la zona de soberanía española. Además, el nuevo CAOC, que formará parte de la estructura de mandos, se financiará con fondos de la OTAN, mientras que el actual, integrado en la estructura de fuerza, lo sufraga solo España.

Aunque no se sabe cuánto costará el nuevo centro, la OTAN barajó en su día un presupuesto de 30 millones para el traslado. La Alianza aprovechará las actuales instalaciones del Ejército del Aire en Torrejón, aunque lo más costoso son los equipos, que se integrarán en el nuevo sistema de defensa aérea ACCS, con capacidad antimisil. Se espera que el nuevo centro esté operativo en 2013.

Desde la cumbre de Lisboa, en noviembre pasado, España daba por descontada la pérdida de Retamares, donde están destinados unos 400 militares. La sorpresa vino cuando la OTAN cambió su plan inicial y decidió trasladarlo a Izmir (Turquía), en vez de suprimirlo. Fuentes aliadas explican que fue la única solución ante la imposibilidad de que Grecia admitiera que su espacio aéreo se controlase desde su rival y vecino.

A partir de ahí, se inició una dura negociación que acabó zanjándose con el traslado a Torrejón del CAOC actualmente ubicado en Poggio Renatico (Italia) donde, no obstante, se mantendrá un centro desplegable de control aéreo (DACC).

"Gadafi se irá antes o después"

Zapatero y Rasmussen han defendido la necesidad de mantener la presión militar, política y económica sobre el régimen libio de Muamar el Gadafi y apoyar al Consejo Nacional de Transición, el Gobierno de los rebeldes. El presidente del Gobierno ha reiterado que España seguirá participando en las operaciones militares de la OTAN en apoyo de la ONU en Libia hasta el fin de las mismas y en formato actual, informa Efe.

Rasmussen, que ha intervenido en el Senado, ha recordado que la comunidad internacional está comprometido a continuar en Libia y proteger a su población "el tiempo que sea necesario". Los aliados que contribuyen a la operación Unified Protector en el país norteafricano están ya "planificando" la misión que sucederá a esta y que deberá estar liderada por Naciones Unidas, aunque la OTAN siga participando.

En Afganistán, donde España redobló su esfuerzo hasta llegar a una contribución de 1.500 militares, el presidente se ha comprometido a mantenerlo en la misma medida. 

Sobre la firma

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción