Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hombre de ciencias, hombre de leyes

Rajoy y Rubalcaba tienen carreras políticas paralelas

 Rubalcaba y Rajoy conversan con la esposa de este último, Elvira Fernández, durante el desfile de las Fuerzas Armadas de 2005. Ampliar foto
Rubalcaba y Rajoy conversan con la esposa de este último, Elvira Fernández, durante el desfile de las Fuerzas Armadas de 2005.

Un hombre de ciencia y otro de leyes. Alfredo Pérez Rubalcaba (Solares, 28 de julio de 1951) y Mariano Rajoy (Santiago de Compostela, 27 de marzo de 1955) tienen más puntos en común de los que ellos piensan en sus casi 40 años de carrera política. A Rubalcaba, José Luis Rodríguez Zapatero lo describió como el perfecto “esprínter”. José María Aznar eligió a Rajoy como sucesor por su “sensatez”. Los dos tuvieron un ascenso meteórico en sus cargos políticos y compartieron, aunque en distintas épocas, carteras ministeriales: la de Educación y de Interior. El primero vivió tres treguas de ETA como ministro de Interior. El segundo lidió con el desastre ecológico del Prestige y apoyó a Aznar acerca de la invasión de Irak. Un profesor de Química orgánica y un registrador de la propiedad que serán las piezas claves de PSOE y PP para las elecciones generales del 20-N.

Química o Derecho

El inicio político de Alfredo Pérez Rubalcaba es paralelo a su vida estudiantil. Con solo 23 años, ingresa en el PSOE en 1974. Aún le quedarían cuatro años para doctorarse en Ciencias Químicas en la Universidad Complutense, materia de la que también ejercería como profesor titular de Química Orgánica en la misma institución y de manera temporal en la ciudad alemana de Constanza y Montpellier (Francia).

Mariano Rajoy, con 24 años, se convierte en el registrador de la propiedad más joven de España

Desde que el sábado 28 de mayo José Luis Rodríguez Zapatero, en el comité federal del PSOE —donde Pérez Rubalcaba consiguió el pleno apoyo para presentarse como candidato a las primarias del partido socialista— recordara sus dotes de “esprínter”, la alusión a su victoria en el campeonato de atletismo en la Universidad Complutense ha sido una constante: su mayor logro deportivo lo conseguiría con una marca de 10,8 en los 100 metros lisos.

El abuelo de Mariano Rajoy intervino en la redacción del Estatuto de Galicia de 1936, pero el líder del Partido Popular no tuvo su primer contacto con la política hasta los 22 años cuando, animado por un amigo, participa en la pegada de carteles de Alianza Popular para las primeras elecciones democráticas. Estudiante meticuloso, tras licenciarse en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela se convierte, con 24 años, en el registrador de la propiedad más joven de España. Poco después renunció a la estabilidad laboral para sumergirse en la carrera política.

Un ascenso rápido

La etapa académica de Alfredo Pérez Rubalcaba le permitió, tras la victoria del PSOE en los comicios de 1982, escalar distintos puestos dentro de la estructura educativa: en 1985 fue nombrado director general de Educación; en 1986 fue secretario general de Educación hasta su nombramiento, a los 37 años, como secretario de Estado de Educación, en 1988, cargo que dejaría en 1992.

Rajoy también experimenta un ascenso veloz: se afilia a Alianza Popular en 1981, y ese mismo año se convierte en diputado en el Parlamento de Galicia por Pontevedra. Solo dos años después se convierte en concejal del Ayuntamiento de Pontevedra, y tres después, en 1986, con 31 años, preside la Diputación de Pontevedra y llega a vicepresidente de la Xunta.

En 1987 ya es presidente del PP en Pontevedra, y entre 1988 y 1990 será secretario general de Alianza Popular de Galicia, hasta que pasa a ser vicesecretario General de Organización del PP.

Centenario del Ministerio de Educación, en el año 2000.
Centenario del Ministerio de Educación, en el año 2000.

Carteras compartidas

La primera cartera que consigue Rubalcaba es la de ministro de Educación y Ciencia, a sus 41 años. La ocuparía entre 1992 y 1993, en la etapa final de la última legislatura de Felipe González como presidente del Gobierno. Fueron tan solo dos años en los que promovió leyes tan importantes para el Ejecutivo socialista como la Ley de Reforma Universitaria (LRU) o la Ley Orgánica de Ordenación del Sistema Educativo (LOSE).

Mariano Rajoy obtiene las primeras carteras ministeriales en la primera legislatura de José María Aznar (1996-2000): ministro de Administraciones Públicas en 1996, responsable de Educación y Cultura en 1999 -la misma que ocupó Rubalcaba cuatro años atrás-, vicepresidente primero y ministro de la Presidencia en el año 2000, y del Interior al año siguiente (sustituyendo a Jaime Mayor Oreja). Repetirá como ministro de Presidencia en 2002, cuando suma el cargo de portavoz del Gobierno. Desde diciembre de 2002 le tocó coordinar, por ejemplo, la polémica reacción al desastre del Prestige en su tierra natal.

Apuestas personales de sus líderes

En 2003, la Junta Directiva Nacional del PP nombra a Rajoy secretario general y se convierte en el candidato a la presidencia del Gobierno tras ser propuesto por José María Aznar, que destaca su “sensatez”. La Junta Directiva Nacional del PP ratifica por unanimidad —con solo un voto en blanco— la designación. Rajoy abandona sus cargos políticos para intentar cumplir el encargo de Aznar: revalidar el mandato del PP una tercera legislatura, con una mayoría, además, "lo más amplia posible". Tres días después de la tragedia del 11-M, el PSOE obtiene el 42,641% de los votos y 164 escaños (a 12 de la mayoría absoluta) mientras que los populares, que partían como favoritos, se quedan en el 37,64% de los sufragios y 148 diputados.

Para Rubalcaba, la década comienza con la elección de Zapatero como secretario general del partido socialista, pero también con su inclusión en el comité federal del PSOE. Pieza fundamental en la estrategia electoral de 2004, obtuvo escaño por Cantabria y portavoz del Congreso del PSOE, hasta que en 2006 se convirtiera en ministro del Interior sucediendo a Ángel Acebes, ministro durante los atentados del 11-M en Madrid, que a su vez había relevado a Mariano Rajoy en el cargo, cuando este decidió abandonarlo para centrarse en su papel de candidato asignado por Aznar.

La batalla del 20-N

Rajoy, a partir de la derrota de 2004, preside la oposición y volverá a intentarlo, otra vez sin éxito, en las elecciones de 2008. Desde entonces ha mantenido un perfil bajo, sin grandes polémicas. En los últimos tiempos se ha centrado en la crisis y ha evitado temas peliagudos como Gürtel. Los buenos resultados del Partido Popular en las autonómicas y municipales parecen anunciar que, por fin, el momento de Rajoy está a punto de llegar.

En la última gran remodelación del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en 2010, Alfredo Pérez Rubalcaba asume la vicepresidencia primera y mantiene la titularidad del Ministerio del Interior, además de portavoz del Ejecutivo, a sus 59 años. Se convierte en pieza clave y el pasado 9 de julio es designado oficialmente candidato del PSOE a la presidencia.