Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Récord del voto del inconformismo

Aumentan, como la participación, las papeletas en blanco, que superaron todos los registros en democracia

Papeletas en el Instituto Maragall de Barcelona.
Papeletas en el Instituto Maragall de Barcelona. EFE

El voto de protesta, de inconformismo, el de las personas que se toman la molestia de acudir a una urna un domingo de sol solo para expresar que no les gusta nada de lo que los políticos le ofrecen, ha batido todas las marcas hasta ahora en democracia, incluido el récord de las elecciones de 2007 y superando en más del doble el de las generales de 2008.

Los españoles depositaron el pasado domingo 584.012 (2,54%) papeletas en blanco y otras 389.506 nulas (1,7%). En 2007 ya había habido un récord del voto en blanco con un 1,92%. En total, un 4,24% de sufragios de protesta, mientras que en las generales de 2008 esta suma no llegó al 2%.

Si fueran un partido político, los inconformistas serían la cuarta fuerza, por detrás de Izquierda Unida, PSOE y PP y por delante de CiU.
Las papeletas en blanco y nulas aumentaron en los comicios municipales en todas las comunidades autónomas —un 1,15 más de media nacional— salvo en el País Vasco, donde en 2007 se registraron 89.686 votos nulos, que se atribuyó ANV, algunas de cuyas listas habían sido ilegalizadas.

Récord del voto del inconformismo

También en las autonómicas, en las que se suele votar más en clave nacional, el voto en blanco y nulo subió en todas las regiones.
El voto de protesta aumentó junto a la participación, que tradicionalmente solía favorecer al PSOE, aunque en esta ocasión no ha sido así. Castilla-La Mancha y Extremadura, dos de los grandes feudos de los socialistas, fueron las comunidades donde menos votantes se quedaron en casa, con una tasa de participación del 76,70% y el 76,30%, respectivamente, lo que no impidió que los populares Dolores de Cospedal en el primer caso, y Antonio Monago en el segundo, ganasen las elecciones.

Las comunidades donde más han aumentado los votos de este tipo en las elecciones municipales han sido Canarias (2,51 puntos porcentuales más), Cataluña (un 2,04), Baleares (1,62) y Andalucía (1,62), todas por encima de la media nacional. Las que menos: Navarra y Castilla-La Mancha (0,79 más).
El voto en blanco y nulo ha aumentado mucho en los grandes Ayuntamientos que han cambiado de signo este pasado domingo. En Sevilla se duplicaron (4,64%); en Barcelona pasaron del 4,62% en 2007 al 6,51% (4,47% de ellos en blanco); en Córdoba es casi el doble que en los pasados comicios; también en Zaragoza (5,06%).

Y todo en unas elecciones marcadas por el Movimiento 15-M, que no desmovilizó votantes, aunque parece que fuera de las plazas de las grandes ciudades mucha más gente piensa como ellos que los políticos actuales no les representan.