Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lorca vota PP entre grietas

La gestión del terremoto lanza al alcalde popular

El PP celebra su victoria. Ampliar foto
El PP celebra su victoria.

Con una ciudad llena de escombros y miles de ciudadanos buscando medios para reconstruir sus viviendas tras los terremotos, votar no parecía una prioridad en Lorca. Sin embargo, en contra de lo que pensaban los políticos, los ciudadanos se han lanzado a las urnas para apoyar en masa al PP que ha incrementado su representación en tres concejales para arrasar con 16. Lo ha hecho a costa del PSOE, que ha perdido tres ediles. IU conserva los dos que tenía. Francisco Jódar, proyectado por los medios como uno de los líderes en la ayuda a los perjudicados por el temblor, repetirá como alcalde. 

Cuando el resultado se ha sabido con suficiente seguridad, Francisco Jódar ha salido de su despacho en la sede del PP y se ha dirigido a los militantes. "Aunque la alegría es grande, me gustaría que fuese plena", ha dicho a un público entregado. "Eso no puede ser así porque solo pensar en que hay miles de lorquinos que siguen fuera de sus casas, hace que esté empañada". Después, el alcalde se ha comprometido "a trabajar con ahínco para sacar a Lorca de las circunstancias del terremoto y del paro" y ha asegurado que contactará con el resto de fuerzas políticas "para pedirles apoyo y ayuda". "Cuento con todos", ha asegurado. Después, los militantes lo han sacado a hombros de la sede entre gritos de "¡alcalde, alcalde!".

El reparto de concejales tras las pasadas municipales fue muy ajustado. El PP, con el alcalde Jódar a la cabeza, obtuvo 13, el PSOE 10, e Izquierda Unida 2. Hasta el terremoto, el candidato socialista, Manuel Soler, tenía la esperanza de que la pelea fuera reñida. “Un solo concejal podría desequilibrar la balanza a favor de la izquierda”, afirmaba el pasado viernes Soler, dando por sentado el pacto con IU. Fuentes del comité local del PP aseguraban que sus encuestas les auguraban un refuerzo de su mayoría absoluta. El partido, según ese sondeo, aspiraría a alcanzar los 15 ediles, dos por encima de la mayoría absoluta.

Una mujer deposita su voto en un colegio electoral de Lorca, dañado por el seismo.
Una mujer deposita su voto en un colegio electoral de Lorca, dañado por el seismo. EFE

Con el 92,7% escrutado, el PP gana ampliamente: 16 concejales frente a 7 de los socialistas y 2 de Izquierda Unida

Pero tras el temblor, Soler temía una fuerte abstención que podría perjudicarle. Aparte de los que han abandonado la ciudad, “muchas personas se encuentran desmotivadas debido a la gran ansiedad que han sufrido estos días”, afirmaba. Son aquellos que han perdido sus casas o tienen que acometer grandes reformas en ellas.

La mayoría del censo está inmerso en un mar de papeles de créditos, ayudas y citas con los peritos del Consorcio de Compensación de Seguros para valorar los daños... En algunos casos, incluso han asistido a la demolición de sus pisos. Después de una semana de angustia y burocracia, el voto no estaba entre sus preocupaciones.

Tras el terremoto, los principales partidos pactaron aparcar la campaña en el centro de la ciudad, la parte más dañada, y suspender actos y mítines salvo el reparto de propaganda en las pedanías, en las que no se produjeron apenas daños.

La tragedia, indirectamente y sin quererlo, ha beneficiado al alcalde, cuya imagen se ha proyectado en toda España. Desde que la tierra sacudió Lorca, Francisco Jódar ha sido reclamado por los medios de comunicación nacionales y locales para dar información del seísmo y del dispositivo organizado por el Estado, la Comunidad y el municipio. Para muchos, se ha convertido en un héroe.“ En situaciones como esta todo el mundo cierra filas con las instituciones”, explican resignados desde el PSOE murciano, que recuerdan como los candidatos alternativos, al no ocupar puestos directivos en el Ayuntamiento, no han gozado desde entonces de la misma visibilidad. Jódar, sin embargo, negó ayer tras votar que partiera con ventaja: “La gente es lo bastante madura para valorar el trabajo del Ayuntamiento en los últimos cuatro años y no solo la realizada durante estos duros acontecimientos”.

Salvo en el barrio de La Viña, el más afectado de la ciudad, la mayoría de los votantes consultados aseguraban que no habían cambiado su voto tras la tragedia. Sí lo ha hecho Manuel López, que en las pasadas elecciones apoyó al PP. “Los técnicos nos han dicho que nuestro edificio hay que tirarlo, pero el Ayuntamiento no firma la orden de demolición. Solo queremos que lo tiren para empezar de nuevo”, afirma este funcionario de la Comunidad, que ha dejado todo en su casa de este barrio, en el que ha vivido 30 años. “La Unidad Militar de Emergencias, Protección Civil y Cruz Roja se han portado con nosotros, pero ningún empleado municipal se ha ocupado. Solo la víspera de las elecciones vino uno a dar información, por eso votaré al PSOE”.

Salvador Soler, camarero en paro cuya casa también tiene daños estructurales, se inclina sin embargo por Jódar. “Ahora que el Gobierno nos ha prometido las ayudas, necesitamos un alcalde del PP que les meta caña para que no se olviden de nosotros”, afirma Soler, que va de casa en casa de cada uno de sus cinco hermanos desde el seísmo. “Soy de esos indecisos que unas veces vota a unos y otras a otros, pero creo que un Ayuntamiento gobernado por el PSOE podría convertirse en un pelele de Zapatero”.

El colegio electoral de La Viña, el Pérez de Hita, ha sido, paradójicamente, uno de los pocos sin desperfectos y pudo albergar mesas, urnas y cabinas. Junto a otros cuatro, sin embargo, ha habido que instalar carpas desmontables. La comisaría, como en todos los comicios, ha abierto para expedir el DNI a quien no lo tuviera, pero ha doblado el personal. Hasta la media tarde, 45 personas lo habían solicitado. La mayoría lo dejó en casa tras la sacudida y no pudo volver a recogerlo. Un punto rojo en la fachada se lo impedía.

Más información