_
_
_
_

El PP es el partido con más candidatas a alcaldesa y presidenta regional

Tres de cada cuatro ‘números uno’ socialistas son hombres

Soledad Alcaide

El PP es el partido político con más candidatas a alcaldesa y presidenta regional. Son mujeres el 48,4% de las cabeza de lista populares en capitales de provincia y municipios de más de 100.000 habitantes y también en cuatro de las 13 comunidades autónomas donde se celebran elecciones: Aragón, Asturias, Castilla-La Mancha y Madrid.

 En cambio, en el PSOE, el partido que puso en marcha la ley de Igualdad hace cuatro años y es firme defensor de las cuotas para dar visibilidad en las instituciones a la mujer, tres de cada cuatro candidatos municipales son hombres. Las aspirantes socialistas a presidir una comunidad son tres: en Aragón, Cantabria y Murcia.

 La presencia femenina en cabezas de lista de los otros dos partidos de representación nacional no acaba tampoco de despegar. En IU son mujeres un tercio de los número uno municipales (30,3%) y cuenta con dos mujeres que tratan de ganar una presidencia autonómica, en La Rioja y Valencia. En UPyD, las potenciales alcaldesas de capitales de provincia y municipios de más de 100.000 habitantes suponen el 22,7% de sus candidatos. Y también presenta a dos aspirantes a presidentas, en Aragón y Extremadura.

 Estas cifras muestran que los partidos se resisten a situar a las mujeres en los primeros puestos de las candidaturas, cuatro años después de la entrada en vigor de la Ley de Igualdad, que impone la paridad en las listas. Los cuatro partidos de representación nacional PP, PSOE, IU y UPyD se limitan a cumplir la norma a rajatabla. Pero nada más.

 En la Junta Electoral Central (JEC) explican que la revisión de las listas (incluido si son o no paritarias) es competencia de las juntas de zona que existen en cada capital de provincia y en cada partido judicial. Cada partido debe nombrar a un interlocutor al que comunicar las eventuales irregularidades, que deben resolverse en un máximo de 48 horas. A continuación, se publican las listas. En la JEC carecen de datos sobre eventuales incumplimientos de la paridad en estas elecciones, pero se inclinan a pensar que no se han producido.

 Pero la falta de mujeres en los número uno de la lista no incumple la ley. Estas son las segundas elecciones en las que está en vigor la paridad electoral: ningún sexo puede tener menos del 40% de las candidaturas (ni el otro, más del 60%) en cada tramo de cinco nombres de la lista y el conjunto de esta debe guardar esa proporción, según la disposición adicional segunda de la Ley Orgánica para la Igualdad Efectiva de Mujeres y hombres, de marzo de 2007, que crea el artículo 44 bis en la Ley Orgánica de Régimen Electoral General. Esto supone que los partidos solo están obligados a que al menos dos de los cinco primeros números de una lista sean mujeres. Y no suelen colocar a mujeres en el más lugar más alto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

 “De manera natural, los partidos heredan la inercia de mantener como candidatos a los alcaldes que ya lo son, sobre todo en las grandes ciudades. Y la mayoría de ellos son hombres, lo que frena el avance femenino”, afirma Ramón Luque, secretario electoral de IU y responsable de la campaña. Añade que un alcalde “tarda en renovarse entre 15 y 20 años”. 

 Es la misma tesis que defiende Soledad Cabezón, secretaria de Políticas de Igualdad del PSOE y alcaldesa aspirante a la reelección de Albaida del Aljarafe (Sevilla). “La ley todavía no ha hecho efecto por la escasa renovación de las alcaldías”, mantiene para justificar el bajo porcentaje de mujeres socialistas en puestos de salida: solo 15 mujeres en 66 ciudades  capitales de provincia o con más de 100.000 habitantes. Ella misma se presenta a sus terceras elecciones consecutivas. Y afirma que su partido, que se enfrenta a una difícil situación, con las encuestas de frente, ha apostado por que los candidatos que funcionan se mantengan. Eso premia en la práctica a los hombres.

 “Los análisis que estamos haciendo para valorar cómo se han establecido los puestos de salida y los cabeza de lista, nos dan la impresión de que cuando el candidato varón es más joven, en los puestos de salida hay más mujeres”, explica. “Los mayores tienen a rodearse de otros hombres”.

Por eso es optimista. La ley es aún joven, recuerda, pero cree que en las próximas elecciones municipales se empezará ya a notar. “Habrá mucha renovación, sobre todo si salimos de esta crisis”, asegura.

“En el PP siempre hemos defendido que las cuotas no facilitan la participación de la mujer en la política”, asegura Sandra Moneo, secretaria de Políticas de Igualdad y Educación del PP. “Dimos un voto de confianza a la ley de Igualdad pero nos oponemos a la política de cuotas”. La razón es, según Moneo, que la norma permite la presencia en las listas de las mujeres, pero no garantiza que accedan “a un puesto de responsabilidad ni a un lugar de salida”, justifica.

  “¿Por qué tenemos que representar un porcentaje? ¿Por qué limitar?”, plantea Moneo. “Si lo que se pretende es que la mujer participe más, resolvamos los problemas de su acceso al mercado, de los horarios e implantemos medidas para una libre vida familiar y personal. Pero que seamos libres de verdad y no que tengamos que elegir”, agrega.

 La dirigente popular tampoco encuentra especial mérito en que su partido tenga más mujeres que aspiren a ser alcaldesas o presidentas autonómicas. Son 34 en los grandes municipios, frente a 20 de IU, y 15 en PSOE y UPyD. “La única razón por la que hay más mujeres candidatas para las alcaldías y  comunidades autónomas es que son las mejores, también entre los hombres”, afirma.

 Y recuerda que en estas elecciones se presentan dos mujeres que ya fueron pioneras por ser las primeras en presidir el Congreso y el Senado y que, asegura, no tienen que justificar sus aspiraciones en que son mujeres. Ahora ambas, Luisa Fernanda Rudi y Esperanza Aguirre, se presentan a una presidencia regional. En el caso de la última para renovar su tercer mandato como jefa del Ejecutivo madrileño. “Son indudables los méritos de Aguirre o Rudi, con una trayectoria política larga, pero también los de Isabel Pérez Espinosa, en Asturias, menos conocida por ser de ámbito local, pero de la misma solvencia”, agrega. 

 La escasa presencia de mujeres en las listas del 22-M hace prever que sean también pocas a la hora de ejercer el mando, una vez finalicen las elecciones. Pero la fórmula para resolver esta disparidad solo está en la voluntad de los partidos.

Una mujer presidirá Aragón

Aragón tendrá una presidenta regional. Es la única comunidad donde cuatro partidos, PSOE, PP, CHA y UPyD, han colocado a mujeres al frente de la lista autonómica. Aunque la presidencia se decidirá entre el PSOE, donde Eva Almunia, actual consejera de Presidencia, aspira a suceder a Marcelino Iglesias, y el PP, que se ha empeñado en que gane este feudo socialista Luisa Fernanda Rudi, una política de larga trayectoria –ha sido alcaldesa de Zaragoza y fue la primera mujer presidenta del Congreso-. Junto a ellas, concurren a las elecciones del 22-M Nieves Ibeas, de la Chunta Aragonesista (CHA), que puede tener la llave si el PSOE no logra por sí solo la mayoría absoluta, y Cristina Andreu, de UPyD. Frente a ellas, dos hombres, el aspirante de IU, Adolfo Barrena y el del Partido Aragonés (PAR), José Ángel Biel.

"Es una coincidencia", considera Rudi, que lo justifica en que es un hecho que las mujeres han dado un paso significativo en la sociedad, informa Natalia Junquera. "Hay mucha mujer en la magistratura, en la medicina, hay mujeres conduciendo camiones y autobuses, pilotando F-18, y hay mujeres en política", zanja sin darle más importancia.

Tampoco la candidata de UPyD, Cristina Andreu, le da más importancia. “Me parece irrelevante”, zanja. “La política de cada uno de los partidos es lo que está en juego”. La aspirante de UPyD recuerda que ella es candidata porque se enfrentó a unas primarias el pasado noviembre frente a otros dos rivales: “No estoy aquí solo por ser mujer”. Y sostiene que en su partido no se contemplan las políticas de cuota, sino que ejercen “un concepto de la igualdad rigurosamente fijado al artículo 14 de la Constitución Española. “Estamos en contra de algunas medidas de discriminación positiva”, agrega. Por ejemplo, explica, UPyD es el único partido que ha propuesto una modificación del Código Penal en materia de violencia machista para que, “en la práctica, ante los mismos hechos, hombres y mujeres tengan las mismas penas”.

Nieves Ibeas es la candidata de la CHA y considera que es importante la “visibilidad” que da la presencia de mujeres en todos los ámbitos. “En mi partido no tenemos política de cuotas porque nunca las hemos necesitado”, explica. De hecho, ella es la segunda mujer que preside el partido. “Pero soy realista”, agrega. “Es mentira eso de que las mujeres que valen llegan a los puestos más altos, porque el techo está muy cerca”. Por eso, considera que, “en el fondo”, las normas como la Ley de Igualdad, aunque no sean perfectas, son buenas. Este periódico ha contactado también a Eva Almunia para obtener su opinión, pero sus labores de campaña le impidieron darla.

Sobre la firma

Soledad Alcaide
Defensora del Lector. Antes fue jefa de sección de Reportajes y Madrid (2021-2022), de Redes Sociales y Newsletters (2018-2021) y subdirectora de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS (2014-2018). Es licenciada en Derecho por la UAM y tiene un máster de Periodismo UAM-EL PAÍS y otro de Transformación Digital de ISDI Digital Talent. 

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_