Escuelas en RedEscuelas en Red
Coordinado por Rodrigo J. García

Rumorología y noticias falsas en la Educación Secundaria

Los estudiantes utilizan asiduamente los dispositivos móviles para acceder a la información, pero sin contar con las suficientes herramientas de análisis y verificación y sin disponer de la madurez suficiente

Ilustración sobre "fake news".
Ilustración sobre "fake news".Silvia Campos

En el Gartner Symposium/ITxpo 2017, los analistas que exploran el acelerado desarrollo de la innovación tecnológica revelaban que “para 2022, la mayoría de las personas, en economías avanzadas, consumirán más información falsa que información verdadera”. Conscientes de este contexto, en el curso 2020/21, los estudiantes y los docentes del Instituto Público de Educación Secundaria José Manuel Blecua, de Zaragoza, promovieron el desarrollo de un proyecto pedagógico sobre el acceso crítico a la información, tanto de medios periodísticos, como de redes sociales. La utilización de estrategias de análisis, verificación, contextualización y evaluación de mensajes pasó a ser considerada un propósito educativo común, de tratamiento transversal. Esta iniciativa que adoptó el nombre de Eraser Made in Blecua, (continúa en el curso 2021/22) fue liderada por la profesora Ana Beatriz Moliné y se desarrolló en tercero de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y en segundo del Programa de Mejora del Aprendizaje y del Rendimiento (PMAR). Las materias de Lengua Castellana y Literatura y de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, junto al currículo del Ámbito de carácter lingüístico y social, conformarían el soporte de su implantación.

Educación mediática e informacional

Los aprendizajes escolares necesitan una estrecha relación con los comportamientos habituales de los estudiantes, con los que dotarlos de sentido y funcionalidad ética. No tiene razón de ser una institución educativa instalada a espaldas de la vida. La educación formal se legitima por su contribución al bienestar general, personal y, en este caso, de los más jóvenes.

Uno de estos comportamientos está relacionado con los modos usuales de acceso a la información. Según el INE, el 68,7% del alumnado entre 10 y 15 años dispone de teléfono móvil. Por su parte, el reciente estudio de alfabetización mediática en la ESO (ALFAMADESO) del Departamento de Comunicación de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) revela que los estudiantes de 11 a 16 años utilizan asiduamente los dispositivos móviles para acceder a la información; si bien, lo hacen sin contar con las suficientes herramientas de análisis y verificación y sin la madurez suficiente.

Este estudio muestra que “casi el 60% de los estudiantes encuestados afirma saber diferenciar entre una noticia verdadera y una falsa (fake news)”; y, sin embargo, “al presentarles cuatro titulares (dos verdaderos y dos falsos), solo el 50,21% acierta”. Por otra parte, declara que la relación de los estudiantes con los contenidos de los mensajes es superficial e impulsiva. “Les hemos preguntado y descubrimos que muchos comparten sin hacer clic en la noticia; basta con que el titular o la foto ‘te lleguen’; que apelen a emociones básicas.”

La falta de formación en alfabetización mediática es evidente y el desconocimiento del estudiante de cómo proceder ante las noticias falsas es algo que debe hacernos reflexionar. No se trata únicamente de buscar fórmulas para incorporar la alfabetización mediática en un currículo escolar atiborrado de saberes académicos; es preciso, además, crear escenarios de reflexión y análisis fundamentado acerca de los porqués de esta viralización desinformativa. Saber a quiénes beneficia y a quiénes perjudica esta infodemia y cuál es el marco cultural y de valores que la fomenta y la justifica. “La única forma de combatir la propagación de las teorías de la conspiración es reducir las condiciones de desigualdad social que las producen”, afirman Nicolas Guilhot (de la red internacional de comprensión integral de las teorías de la conspiración) y Samuel Moyn en The Guardian.

Las instituciones educativas se valen de la instrucción, para trascenderla. Educar es mucho más que instruir, es generar autonomía de pensamiento y acción, compromiso y posicionamiento crítico. Y esto, es mucho más complejo y exigente que solo enseñar procedimientos y hacer uso de herramientas de detección de bulos, más allá de que este aprendizaje sea ineludible.

La profesora Ana Beatriz Moliné comenta: “Lo que perseguimos con la puesta en marcha del proyecto Eraser Made in Blecua es fomentar el pensamiento crítico de nuestro alumnado. El alumnado protagonista de esta iniciativa aprende, además, estrategias eficaces para analizar/verificar, contextualizar y evaluar los mensajes antes de compartirlos (o no) con otros receptores”.

Eraser ‘Made in Blecua’

El proyecto Eraser Made in Blecua se desarrolla en un centro educativo con trayectoria innovadora de trabajo en colaboración, reconocido por la administración autonómica que define la ‘marca’ Made in BleCua como un modelo de innovación educativa a seguir. Cuenta, además, con la motivación y profesionalidad de Moliné, profesora de Lengua Castellana y Literatura y coordinadora del Programa de Alfabetización Digital del IES Blecua (TIC TAC Go+).

En este contexto institucional, la Dirección General de Innovación y Formación del Gobierno de Aragón les propuso llevar al aula una experiencia piloto: Eraser. Se trata de una propuesta de formación gamificada para trabajar las noticias falsas, como parte del proyecto (In)fórmate de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD).

Después de participar en la formación, donde el profesado experimentó la propuesta gamificada (fueron los primeros en trabajar los cuatro módulos del juego), deciden crear una adaptación propia, utilizando la metodología de Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP), y la impronta Made in Blecua. De esta manera, la iniciativa se transforma en un trabajo de aprendizaje por indagación de 12 sesiones, con estudiantes de la ESO, estructurado en seis fases.

1.- Llamada: Reflexionan y plantean colectivamente preguntas poderosas, que despiertan la curiosidad sobre el riesgo de las noticias falsas ... “¿Por qué damos por ciertas las noticias falsas? ¿Hasta qué punto penetran en la memoria colectiva? ¿Quién genera los bulos? ¿Para qué? ¿Se gana dinero con ellos? ¿Y yo, sabré detectarlas? ¿Tiene riesgos caer en la red de los clickbaits?...” Posteriormente, trabajan individualmente y por grupos los conocimientos y actitudes previas sobre las creencias acerca de cómo detectarlas.

2.- Entrenamiento: Trabajan en grupo los cuatro módulos del juego Eraser, elaborados por la FAD (1. Manipulando imágenes, 2. Sacando conclusiones, 3. Evaluamos la información, 4. Creando información)

Infografías de la fase de análisis en el Proyecto Eraser Made in Blecua.
Infografías de la fase de análisis en el Proyecto Eraser Made in Blecua.A.B. Moliné

3.- Análisis-Investigación: Realizan ejercicios ampliados en cuadernillos ad-hoc (Made in Blecua) para cada módulo del juego, elaborados por las profesoras Ana Isabel Aguilera y Ana Beatriz Moliné. Hacen referencia a la búsqueda inversa de imágenes, la verificación de la autenticidad de perfiles en Instagram o Twitter. la búsqueda inversa de vídeos y de mensajes de humor sacados de contexto, el reconocimiento de mensajes falsos de youtubers, la detección de Fake Reviews (reseñas falsas de bienes o servicios) y de tipos de contenidos de desinformación (engañosos, falsos, satíricos o de parodia, manipulados, inventados, con referencias falsas...) etc.

4.- Reflexión y debate colectivo: Desempeñan actividades individuales y colectivas para desmontar bulos y, a su vez, explicar de manera razonada las estrategias utilizadas. A este respeto, emplean una rúbrica de auto y coevolución ad-hoc.

5.- Creación: Participan en el Concurso Info_influencers en las tres modalidades de periodismo escrito, sonoro y audiovisual.

6.- Evaluación: Recopilan los aprendizajes adquiridos en análisis, contextualización y evaluación crítica de la información recogida; además de valorar la idoneidad del contenido y la metodología desplegada en las distintas fases del proyecto. Supone llevar a cabo la valoración y reflexión individual y colectiva sobre lo aprendido e incorporarlo en el portafolio personal. Evalúan también el recorrido y la mejora de sus aprendizajes (el antes y el después), respondiendo, de nuevo, al cuestionario inicial de conocimientos previos y reflexionando sobre esa evolución.

La tarea adicional de escritura creativa. Ahora que son conscientes de los peligros que entraña la difusión de las noticias falsas y que conocen la existencia de periódicos humorísticos como El Mundo Today o Aula Today, están en condiciones de disfrutar sin riesgos de un taller de escritura creativa basado en el sentido del humor, que llaman Blecua Today. Es una manera de cerrar el círculo de este primer acercamiento crítico a la información; les queda por delante toda una vida de puesta práctica. Este breve apunte sobre el desarrollo del proyecto es solo un anticipo. Para facilitar claves de puesta en práctica se requieren más explicaciones y referencias a las producciones de los estudiantes. A esto dedicaremos el próximo post.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS