“La mejor forma de evitar que se repitan las guerras del pasado es trabajar con los jóvenes”

El liberiano Mohamed Foboi tiene una misión: lograr una sociedad estable, inclusiva y productiva en su castigado país a través de Lift-Liberia, una organización de paz liderada por menores de 35 años

Mohamed Foboi, en Madrid.
Mohamed Foboi, en Madrid.Chema Caballero

Los primeros 14 años de su vida estuvieron marcados por la violencia que muchas veces sufrió en sus propias carnes. Con el fin de la guerra pensó que todo eso se había acabado, pero se dio cuenta de que no era así. De que esa era omnipresente en su país, Liberia. No podía aceptar aquella situación, por eso decidió hacer algo para cambiarla y fomentar la paz. Esta es la misión que guía su joven vida.

Más información

Mohamed Foboi nació en septiembre de 1989 y en diciembre de ese mismo año comenzó la Guerra Civil liberiana que se prolongaría hasta 2003. Siendo muy joven, tuvo que huir de su pueblo en el condado de Grand Cape Mount al ser atacado por uno de los grupos armados que participaban en el conflicto. La familia Foboi caminó hasta Monrovia donde encontró alojamiento en un campo de personas desplazadas a las afueras de la ciudad.

Más tarde, otro de los grupos quiso tomar control de la capital y fue repelido, en su huida arrasó el campo y los combatientes obligaron a muchos de sus ocupantes a acompañarles, para que les sirvieran, entre otras cosas, de escudos humanos. Mohamed, junto a su padre, su madre y cuatro de sus hermanos, caminó durante días hasta llegar al mismo condado del que años antes había huido. Fruto de los abusos que sufrieron y del cansancio, el padre falleció poco después.

La situación de la familia era desesperada. Un miembro de la Misión de Paz de Naciones Unidas en Liberia (UNMIL) le dio 20 dólares y con ellos, el joven Mohamed pudo comenzar un pequeño negocio de venta de pan que le permitió mantenerse y ahorrar para regresar al colegio. Cosa que hizo en Monrovia en 2005. Allí se dio cuenta de que la mayoría de sus compañeros habían participado en una guerra que había utilizado a miles de menores como soldados o había sido afectados por ella directamente. Eso hacía que la violencia fuera el lenguaje habitual de todos ellos.

Además, el sistema escolar estaba muy corrompido, se compraban y se vendían los exámenes y ello repercutía en la baja calidad de la educación. Por eso, cuando llegó a la escuela secundaria, Foboi decidió organizar un Club de Paz. Fue el primero de los muchos que luego crearía en distintas escuelas por todo el país. Y para coordinarlos fundó Lift-Liberia, una organización de paz liderada por jóvenes.

“Fue fundada en 2008 por gente joven y todo nuestro personal está compuesto de jóvenes menores de 35 años. La establecimos como estudiantes de secundaria. Debido a la mucha violencia a la que nos enfrentábamos como resultado de la guerra civil, pero también a la negligencia académica, decidimos establecer Lift-Liberia para educar a los jóvenes sobre la paz, mediar en conflictos entre comunidades e individuos, pero también entre diferentes grupos religiosos, partidos políticos y tratar así de establecer la paz”, explica Foboi.

Quería asegurarme de que las dificultades que tuve cuando era niño, ningún otro niño que venga después de mí las experimente

Lift-Liberia busca capacitar a los jóvenes en la resolución de conflictos, pero también en su transformación. “Porque el conflicto es un proceso largo, mientras seamos humanos siempre los habrá. ¿Cómo transformarlos en actividades sociales y políticas para que no se vuelvan violentos? Esa es la clave y por eso trabajamos con las comunidades y, sobre todo, con los jóvenes porque más del 60% de la población de Liberia tiene menos de 24. Muchos de los de la generación actual fueron afectados por la Guerra Civil o participaron activamente en ella. Entonces, para transformar la mente de los jóvenes, para enseñarles la paz pensamos que se debe incluir la educación para la paz en el sistema educativo. Eso es lo que buscamos en las escuelas secundarias cuando vamos allí y establecemos los clubes de paz. Cada uno tiene al menos siete personas que sirven como líderes, a los que capacitamos para lidiar con conflicto y mediación para que sirvan de catalizadores o embajadores en las diferentes comunidades y colegios”, afirma Foboi.

Como en tantos otros países de África, cuando llega el periodo de elecciones, los políticos utilizan a los jóvenes desempleados para provocar violencia e intimidar a sus oponentes. Lift-Liberia también trabaja para terminar con estas situaciones: “Organizamos diálogos en las comunidades, porque pensamos que la mejor forma de evitar que se repita el pasado es trabajar con los jóvenes. Pero también organizamos diálogos entre ellos y los adultos, para que estos no sientan que no son escuchados. Eso es también una forma de juntar a todos los sectores de una zona para promover la paz”.

Organizamos diálogos entre jóvenes y adultos, para que los adultos no sientan que no son escuchados. Eso es también una forma de juntar a todos los sectores de una zona para promover la paz

En febrero de 2020, la organización inauguró su Centro de Investigación y Construcción de la Paz en Claire Town, una de los barrios más desfavorecidos de Monrovia. En él se brindan servicios de biblioteca para los estudiantes, pero también para el resto de la comunidad. “La gente viene donde tenemos libros y puede estudiar. Pero también incentivamos el liderazgo entre jóvenes, la usamos para unir a los miembros de la comunidad”, comenta su fundador. En estos años de existencia, la organización ha impactado directamente en más de 10.000 personas a través de diferentes programas.

Cuando se le pregunta a Foboi que por qué dedica su vida a la construcción de la paz contesta: “Con esas experiencias que viví de niño, al crecer quería acabar con la violencia. Quería asegurarme de que las dificultades que yo tuve, ningún otro niño que venga después de mí las experimente. La mejor manera de lograr la paz es trabajar con los jóvenes para brindarles apoyo y educación, cambiar sus mentes y asegurarse de que tengan algo productivo que hacer con su vida. También es necesario terminar con la desigualdad económica y enseñar que la forma de resolver la violencia no es a través de la violencia, sino a través de la paz, a través del diálogo. Esa es la única forma en que podremos tener una Liberia pacífica y productiva. Y esa es mi visión y cualquier cosa que pueda hacer, cualquier oportunidad que tenga la utilizo para ayudar a que mi país se convierta en una sociedad pacífica, estable, inclusiva y productiva”.

Mohamed Foboi acaba de finalizar un Máster en Relaciones Internacionales en la IE University en Madrid gracias a una beca. Ahora, poco antes de regresar a su país a finales de julio, comenta mientras bebe un zumo de naranja en un bar del centro de la ciudad que su sueño es “construir tantas bibliotecas como sea posible para que al menos los jóvenes de la escuela tengan un lugar seguro para quedarse, leer, empoderarse, aprender otras cosas además de la violencia, estudiar, dialogar entre ellos... Porque si se involucran en actividades significativas y productivas, los políticos no podrán utilizarlos”.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50