_
_
_
_
Red de redes
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Socializar la tontuna

Solo los destellos de genialidad y el apoyo inesperado ante el dolor permiten continuar la ingrata singladura por X

Un momento del gag del programa de humor de Polònia, sobre los cinco días de reflexión del presidente, Pedro Sánchez.
Un momento del gag del programa de humor de Polònia, sobre los cinco días de reflexión del presidente, Pedro Sánchez.@polonia3Cat
Rebeca Carranco

Últimamente, el debate gira alrededor de una política claramente en decadencia. También en X, la red elegida por el presidente, Pedro Sánchez, para anunciar sus cinco días de reflexión, y donde todo ha ido a menos desde entonces. En casi dos semanas, nadie ha logrado destronar el tuit “Perro será, más perro enamorado”, que sigue en el podio, imbatible. De la euforia de aquellos días, solo quedan los rescoldos que Óscar Puente intenta encender. “En las redes se juega duro, y si no juegas duro, pasas desapercibido, eres irrelevante”, confiesa el ministro de Transportes en un fragmento de una entrevista en Europa Press difundida en X. “Un punto de agresividad” necesario, insiste Puente, para ser escuchado, como si el juguete de Elon Musk no fuese pura irrelevancia con alta dosis de agresividad la mayor parte del tiempo.

Las redes socializan la tontuna que durante mucho tiempo se había limitado al ámbito privado. Solo los amigos y la familia sabían que no es oro todo lo que reluce, si es que alguna vez algo brilló. Ahora X ―por no hablar de Instagram― ha subido la persiana y ha permitido que la luz ilumine la estulticia que se lleva dentro y la irradie a todos los rincones del mundo. “No rompas el silencio si no es para mejorarlo”, dice el aforismo atribuido a Beethoven. O aquel maravilloso verso de “me gusta cuando callas porque estás como ausente”, de Neruda, que ahora podría reescribirse: “Me gusta cuando no tuiteas porque sigo respetándote”.

En las redes se enseña impúdicamente la nadería innata. Esa necesidad imperiosa de compartir el pensamiento que asalta antes de ir a dormir. Un supuesto destello de genialidad que en la época de prerredes se compartía, como mucho, con quien se tenía al lado y que suponía un daño controlado. Ahora se lanza un tuit del que dos segundos después es imposible arrepentirse porque alguien ya ha hecho una captura de pantalla. “Toma, se te ha caído este tuit”, corren a señalar los guardianes de la moral, como si ellos no hubiesen lamentado nunca haber abierto la bocaza.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Pero algunos sí son realmente ingeniosos, y su talento es de las pocas cosas que permite continuar la ingrata singladura por la red social. “Es agotador cuidarle el nieto a mis padres”, escribe Eva Padawantazo, cargada de razón. Un alarde de sabiduría casi a la altura de La vida de Brian renacida en un gag del programa de humor Polònia, con Pedro Sánchez como protagonista. La escena cómica merece sus tres eternos minutos de reproducción en X. “¡Esto no va de personalismos, va de mí!”, resume a modo de conclusión un público resistente, que si sigue en X es seguramente gracias a esas cápsulas de genialidad.

Otra utilidad inesperada en X es también la del alivio emocional. Un repaso al hashtag #eldiadelamadre permite conocer, como narró la periodista Natalia Junquera en estas páginas, el duelo por “la primera mujer a la que quisimos impresionar”. Flota un respaldo poco común en la red social entre quienes recuerdan a sus madres ausentes, sin que nadie insulte, señale u hostigue. La muerte es uno de los pocos respiros, salvo execrable excepción (léase la inhumanidad de algunos tuits ―los menos― referentes al fallecimiento de la madre del expresidente catalán Carles Puigdemont) que concede la red social.

Hay quien incluso encuentra en X un sostén en los momentos más complicados. Lo decía el miércoles pasado el periodista Domingo Marchena, que ha sufrido la muerte de su pareja y de su suegra en los últimos tiempos: “Me deslizo por una pendiente muy pronunciada, camino del precipicio, mientras trato de aferrarme a cualquier saliente. No tengo fuerzas para daros las gracias personalmente, como os merecéis, pero vuestro aliento y cariño son un asidero inmejorable”.

Sobre la firma

Rebeca Carranco
Reportera especializada en temas de seguridad y sucesos. Ha trabajado en las redacciones de Madrid, Málaga y Girona, y actualmente desempeña su trabajo en Barcelona. Como colaboradora, ha contado con secciones en la SER, TV3 y en Catalunya Ràdio. Ha sido premiada por la Asociación de Dones Periodistes por su tratamiento de la violencia machista.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_