_
_
_
_
editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Demoras sanitarias inaceptables

El aumento récord de las listas de espera puede comprometer un elemento clave de cohesión social como el sistema público de salud

Sala de espera en un hospital de Barcelona.
Sala de espera en un hospital de Barcelona.CARLES RIBAS
El País

Reducir las listas de espera sanitarias es una promesa electoral recurrente. Sin embargo, no dejan de empeorar. El último balance del Ministerio de Sanidad —con datos aportados por las comunidades autónomas— certifica que el número de ciudadanos pendientes de alguna intervención o visita médica sigue aumentando. Llevamos ya cinco semestres seguidos de incremento, lo que ha situado las demoras en la peor cifra desde que hay registros. Por buena que sea la atención médica cuando se accede a ella, un tiempo de espera desmesurado es un factor de malestar social. Por eso no es extraño que, pese a su indudable calidad profesional, una de las principales preocupaciones de los españoles sea la situación del sistema sanitario.

A finales de diciembre había casi 850.000 pacientes en espera de una intervención quirúrgica, 30.000 más que en el semestre anterior. El tiempo medio de demora también se ha incrementado de forma notable: ha pasado de 112 días a 128. Con todo, lo más preocupante es que 206.000 de los enfermos en lista de espera llevaban más de seis meses en ella. El acuerdo de gobierno entre PSOE y Sumar incluía el compromiso de que ningún paciente tenga que esperar más de 120 días. Esa cifra se supera con creces y afecta además a un número muy elevado de pacientes.

También ha crecido la demora para ser visitado por un especialista: de 87 días en el primer semestre de 2023 a 101 en el segundo. Este dato es especialmente significativo, pues una demora excesiva en ese ámbito puede implicar, en caso de enfermedad grave, un retraso en el diagnóstico capaz de comprometer las posibilidades terapéuticas, sobre todo en procesos oncológicos silenciosos.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Este empeoramiento se produce, paradójicamente, mientras crece la actividad asistencial. En el último semestre de 2023, el número de intervenciones quirúrgicas en la red pública de hospitales creció un 8,05%. El sistema sanitario no deja de aumentar su productividad, muchas veces a costa del sobreesfuerzo de sus profesionales, pero no es suficiente para atender todas las necesidades, que son también crecientes: la población protegida se ha incrementado hasta alcanzar 46,91 millones de personas como consecuencia del aumento del censo. También ha aumentado la esperanza de vida y con ella, la proporción de personas con patologías crónicas que requieren un seguimiento médico continuado.

La gestión de la sanidad es una competencia de las comunidades autónomas, aunque el buen funcionamiento de los servicios no depende solo de la calidad de la gestión que haga cada uno de sus gobiernos, sino también de la solidez económica general del sistema. La crisis de 2008 provocó recortes presupuestarios que se prolongaron durante varios años. Aunque el nivel inversor se ha ido recuperando, aún es insuficiente para hacer frente a una demanda en constante ascenso. Tanto el indicador de personas en lista de espera como el de la demora media refleja grandes diferencias entre comunidades. Las demoras más largas para intervención quirúrgica se registran en Extremadura (181 días de media), Andalucía (174) y Cantabria (173); las más cortas, en Madrid (51 días), País Vasco (63) y Galicia (67). Si no se toman medidas urgentes, puede verse comprometida la legitimación del sistema público de salud, uno de los pilares principales de la cohesión social.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_