_
_
_
_
_
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Por qué abandono Twitter

La alcaldesa de París explica por qué deja la red social a la que acusa de haberse convertido en una herramienta de destrucción de la democracia

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo.
La alcaldesa de París, Anne Hidalgo.SARAH MEYSSONNIER (REUTERS)

He tomado la decisión de abandonar Twitter.

Twitter, lejos de ser el revolucionario medio que inicialmente hizo que la información estuviera al alcance del mayor número posible de personas, se ha convertido en los últimos años en una poderosa herramienta de destrucción de nuestras democracias.

Ya se trate de la manipulación, la desinformación, el fomento del odio, el acoso, el antisemitismo y el racismo declarado, o los ataques despiadados contra científicos, climatólogos, mujeres, ecologistas, progresistas y todos aquellos de buena voluntad que desean mantener un debate político pacífico en un mundo cada vez más complejo, el catálogo de abusos no tiene fin. Por no hablar de las injerencias exteriores diarias en los procesos electorales, destinadas a desestabilizar nuestras democracias y a socavar su imagen y su soberanía.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Hoy, la polémica, el rumor y la grosera manipulación gobiernan el debate público, alimentados por el algoritmo de Twitter, donde lo único que cuenta es el número de likes. La verdad poco importa.

Esta plataforma y su propietario agudizan de forma intencionada las tensiones y los conflictos.

Es más, impide a propósito transmitir la información imprescindible para llevar a cabo la transformación ecológica y energética que tanto necesitamos, en favor de argumentos de los escépticos del cambio climático que solo se guían por su interés en los combustibles fósiles y una codicia sin límites por el planeta. Podemos seguir negando, aclarando y explicando, pero el ruido que produce una noticia errónea tendrá mayor eco que una verdad demostrada.

No nos engañemos. Estamos ante un clarísimo proyecto político que pretende relegar la democracia y sus valores en beneficio de poderosos intereses privados.

El último informe de transparencia sobre el control de contenidos, publicado por el propio Twitter, sitúa a Francia en el primer puesto de Europa en contenidos violentos e ilegales.

Este medio se ha convertido en una gigantesca cloaca mundial, ¿y debemos seguir sumergiéndonos en ella?

Lo vemos todos los días: Twitter impide el debate, el afán de verdad y el diálogo sereno y constructivo que necesitan los seres humanos. Con sus miles de cuentas anónimas y sus granjas de trolls, la vida en Twitter va contra la vida democrática.

Me niego a respaldar este perverso plan.

Creo profundamente en la democracia que todavía se construye.

Creo en el diálogo, en estos tiempos tan difíciles.

Nunca deberíamos aceptar el acoso fruto de ataques malintencionados.

No debemos permitir que los “ingenieros del caos” se hagan con el control de nuestros destinos.

No deberíamos aceptar la desintegración diaria de nuestras democracias a través de nuestras pantallas.

En marzo de 2009, fui una de las primeras políticas francesas en unirme a esta red, y cuento hoy con una comunidad de millón y medio de seguidores en el mundo entero.

Para ser fiel a mis convicciones y a mi compromiso, hoy abandono Twitter.

Permaneceré en otras redes sociales en las que todavía es posible mantener un diálogo respetuoso. Necesitamos más que nunca preservar viva la democracia auténtica, ya sea a través de los ayuntamientos, las asambleas municipales, los referendos, las conferencias o las reuniones. Son lugares donde la gente se ve, discute, construye junta y simplemente convive.

Cuando todo está oscuro, hay que buscar la luz y a esos grandes líderes que, en determinados momentos de nuestra historia, nos han mostrado el camino. “Debemos aprender a vivir juntos como hermanos, o moriremos juntos como idiotas”, nos dijo Martin Luther King a principios de los años sesenta.

Podemos confiar los unos en los otros y encontrar el camino de vuelta a la democracia, la paz y la fraternidad. Solo depende de nosotros.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_