_
_
_
_
_
COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El horror

Hay algo profundamente obsceno en utilizar a las víctimas inocentes de un bando para arrojárselas a las del otro. Como si hubiera violadas de primera y de segunda, bebés buenos y malos, vidas más valiosas que otras

Asistentes al festival, en Israel, antes y después del ataque de Hamás
Asistentes al festival, en Israel, antes y después del ataque de Hamás

Admitámoslo, por mucho que nos avergüence: hay algo en el horror que nos fascina tanto o más que nos repele. Vale, no a todo el mundo, no todo el tiempo, no del mismo modo. Abandono el presuntuoso plural mayestático para hablar de mí, la única persona que reconozco en el espejo, y no siempre. Cuando el pasado sábado, después de un día desconectada del móvil, volví a casa y me asaltaron las imágenes de los jóvenes israelíes bailando en un festival de música electrónica minutos antes de ser asesinados o secuestrados por milicianos de Hamás, ya no pude apartar la vista de la pantalla ni el recuerdo de mi mente. La estampa era, es, tan terrible como hipnótica. Sanísimos chicos y chicas altos, guapos, vestidos a la última, con las lustrosas melenas al viento y las ganas de comerse el mundo intactas, bebiéndose la vida a morro sin sospechar que tenían las horas contadas. Mi espanto, genuino, no era del todo inocente. Tenía algo de egoísta. Esas chavalas de las rastas de colores, los shorts minúsculos y las botas camperas podrían haber sido mis hijas desmadrándose en el Sonorama este verano, poniendo morritos a cámara para subir luego las fotos a Instagram.

Seamos realistas: el mal, cuanto más cercano y fotogénico, más nos golpea. Por eso, y no solo por la injusticia de su muerte, a tantos les impresionan más las imágenes de los bellos danzantes que las de los niños palestinos despanzurrados por las bombas israelíes llevados agonizantes en brazos al hospital por sus padres. No hablo de quién tiene la razón, quién oprime a quién, quién empezó primero. Hay algo profundamente obsceno en utilizar a las víctimas inocentes de un bando para arrojárselas a las del otro. Como si hubiera violadas de primera y segunda, bebés buenos y malos, vidas más valiosas que otras. Pero convengamos en que los dramas pobres, feos y lejanos son menos drama. Al día siguiente, salí al esplendoroso domingo de octubre y en la calle nadie hablaba ni de Israel ni de Gaza. Estamos anestesiados.


Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Luz Sánchez-Mellado
Luz Sánchez-Mellado, reportera, entrevistadora y columnista, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y publica en EL PAÍS desde estudiante. Autora de ‘Ciudadano Cortés’ y ‘Estereotipas’ (Plaza y Janés), centra su interés en la trastienda de las tendencias sociales, culturales y políticas y el acercamiento a sus protagonistas.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_