COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Camila o revienta

La flamante reina consorte de Inglaterra ha tragado quina a espuertas y ha ensanchado lo suyo, pero ha mantenido impecablemente el tipo. Ya no es la otra. Diana es historia y a Catalina le toca esperar turno sentada

La reina consorte, Camila, junto a Carlos III y los duques de Sussex, el lunes en el funeral de Estado por Isabel II en Londres.
La reina consorte, Camila, junto a Carlos III y los duques de Sussex, el lunes en el funeral de Estado por Isabel II en Londres.Martin Meissner (AP)

La mala. La fea. La vieja. La otra. Camila Parker-Bowles lleva toda la vida soportando, y perdiendo, las comparaciones más odiosas. Las que enfrentan a una mujer con otras mujeres de su familia, aunque sea la política. Primero, con Diana Spencer, la agraviada esposa de su amante, el entonces heredero Carlos de Inglaterra, icono global del imbatible cóctel de juventud, desgracia y belleza. Después, con su nuerastra, Catalina Middleton, impoluta imagen de la esposa y madre moderna. Desde entonces Camila ha tragado quina a hectolitros y ha ensanchado lo suyo. Pero la mujer a quien la periodista Lola Galán, entonces corresponsal de EL PAÍS en el Reino Unido, nos presentó a los españoles en 1995 como “una dama rubia que aparenta todos y cada uno de sus 47 años” ha sabido mantener impecablemente el tipo.

Sigue aparentando todos y cada uno de los 75 años que tiene hoy, flamante reina consorte por obra y gracia de su difunta majestad su suegra Isabel II, que quiso darle por fin su sitio dejando escrito “si me queréis, respetadla”. Pero, con sus patas de gallo de pelea, su código de barras pos-Brexit y sus mejillas laxas libres del ácido que, seguro, supura su inteligencia, apuesto a que es Camila quien lleva la corona en esa casa. Solo había que verla poner los ojos en blanco al fondo del histórico plano viendo venir la rabieta de Su Majestad su esposo en el célebre episodio del quítame allá el tintero. Sí, ese gesto inconfundible de las parejas de décadas de “perdonadle, que así es Charles: tiene un pronto malísimo, pero luego no es nadie”. Así la imagino estos días. Resuelta y al grano a cara lavada, vestida de andar por Windsor y peinada con su inmutable cardado antiniebla de Londres, haciendo suyos sus nuevos aposentos y metiéndose en el bolsillo a todo el mundo, empezando por el servicio, por si acaso. Ni es modelo ni lo pretende. Ni es santa ni quiere parecerlo. Habrá quien siga considerándola la vieja, la fea o la mala de esa película. Pero ya no es la otra. Diana es historia y a Catalina le toca esperar turno sentada. Aquella señora infiel de quien su infiel príncipe quería ser su támpax, se ha ganado el respeto de los británicos a base de ser ella misma sin ínfulas ni zarandajas. Apuesto a que, sin los vigores de antaño, volverá a haber sexo en Buckingham Palace. Y yo que me alegro.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Luz Sánchez-Mellado

Luz Sánchez-Mellado, reportera, entrevistadora y columnista, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y publica en EL PAÍS desde estudiante. Autora de ‘Ciudadano Cortés’ y ‘Estereotipas’ (Plaza y Janés), centra su interés en la trastienda de las tendencias sociales, culturales y políticas y el acercamiento a sus protagonistas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS