ofensiva de rusia en ucrania
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Cómo los ucranios construyen un país europeo

Ucrania puede convertirse en un escudo para la UE y desmontar al Kremlin de cualquier pensamiento de agresión contra los miembros de la Unión y de la OTAN

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, en junio, en una imagen de la presidencia del país.
El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, en junio, en una imagen de la presidencia del país.Europa Press

Durante más de cinco meses, los ucranios han defendido heroica y valientemente su país del ataque ruso. A pesar del escepticismo inicial del mundo, movilizaron con éxito sus esfuerzos, se unieron y persistieron contra el desafío más difícil de la historia moderna de Ucrania. Todo el mundo civilizado está ayudando a Ucrania en su defensa contra Rusia, pero la ayuda habría resultado impotente si no fuera por la resistencia de los ucranios y su deseo de liberar su tierra de los invasores rusos. La nueva élite europea, joven y —como ha resultado— profesional, dirigida por el presidente Zelenski, se ha convertido en una base esencial para la lucha de Ucrania. ¿Quién es esta nueva élite ucrania y cómo ha afectado su ascenso al poder a Ucrania en la guerra contra Rusia?

2019 fue el año de la llamada revolución electoral, que activó cambios radicales en las élites políticas ucranias. Con un abrumador 73% de apoyo, Volodímir Zelenski —un novato en política y administración pública— se convirtió en presidente. Zelenski reinició el Parlamento, con su fuerza política, Servidor del Pueblo, obteniendo una mayoría de partido único. Como resultado, los viejos políticos quedaron fuera de los procesos políticos clave. Durante dos años, los expolíticos esperaban que Zelenski y su equipo fracasaran. Ninguno de los sombríos pronósticos se ha hecho realidad.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Ha sido la nueva generación de políticos la que se ha enfrentado a los mayores retos de la historia de la independencia de Ucrania: desde el coronavirus hasta la guerra ruso-ucrania a gran escala. Los ucranios han estado luchando con fuerza contra el “segundo ejército del mundo” durante cinco meses.

¿Por qué Ucrania de 2022 tiene un modelo de protección de su territorio tan diferente al de 2014? La característica clave de la antigua élite ucrania era la capacidad de adaptarse a las necesidades y deseos de actores geopolíticos más grandes e importantes. Para la mayoría de ellos, daba igual que dicho actor fuera Moscú o Washington, y todo venía determinado por la coyuntura. La situación empezó a cambiar lentamente en 2014, con el inicio de la guerra ruso-ucrania.

¿Qué guiaba a los políticos ucranios antes de 2019? Piensen en esto: en 2014, Rusia comenzó su operación especial para ocupar Crimea. Tuvo éxito sin disparar un solo tiro. Mientras las tropas rusas ocupaban la península de Crimea, las Fuerzas Armadas de Ucrania no hicieron ningún movimiento para detener a los invasores. ¿Por qué? El entonces presidente en funciones Oleksandr Turchynov no dio la orden de defender nuestra tierra de los rusos. Está claro que Putin percibió esta acción —o la falta de ella— como una debilidad y, por tanto, decidió desencadenar una guerra en Donbás.

En 2015, Ucrania tuvo la oportunidad de liberar Donbás o al menos la ciudad de Lugansk. Las Fuerzas Armadas recibieron la orden del nuevo presidente Petro Poroshenko de retirarse, una orden que condujo a las conocidas tragedias de Ilovaisk y Debaltsevo. ¿Por qué? Aunque todavía no hay una respuesta clara, Petro Poroshenko, junto con el padrino del hijo de Putin, Viktor Medvedchuk, es ahora sospechoso de traición y de organizar planes de suministro de carbón de la autoproclamada República Popular de Donetsk y la República Popular de Lugansk en interés de Rusia. Además, durante el mandato de Poroshenko como presidente, Medvedchuk se hizo con el control de tres canales de televisión en Ucrania, creó sin esfuerzo un partido prorruso y adquirió muchos negocios de petróleo y gas.

Cuando Zelenski llegó al poder, declaró su intención de detener la guerra en Donbás política y diplomáticamente, pero no a costa de los intereses nacionales ucranios. No dejaría que Rusia utilizara Donbás como palanca de influencia en el vector geopolítico de Ucrania. Durante la Revolución de la Dignidad, los ucranios fueron muy claros a la hora de definir su visión del país: aspiraban a ser miembros de la UE y de la OTAN. Zelenski también inició una lucha activa contra las fuerzas prorrusas en Ucrania, principalmente contra Viktor Medvedchuk, que solía disfrutar de la protección de Poroshenko. Los canales de televisión de Medvedchuk fueron cerrados, y se convirtió en objeto de varias investigaciones por traición y otros delitos graves.

Al mismo tiempo, Zelenski estaba dispuesto a determinar las modalidades de la coexistencia de Ucrania con Rusia, que sigue siendo nuestro desafortunado vecino. Ucrania también estaba dispuesta a negociar ciertas concesiones y compromisos. Sin embargo, Rusia no se conformó con esta opción. La tarea del Kremlin siempre ha sido capturar todos los territorios ucranios y crear la Unión Soviética 2.0, que sigue siendo la fantasía enfermiza de Putin.

Al darse cuenta de que Zelenski no se rendiría, Moscú decidió lanzar una invasión a gran escala utilizando todo el arsenal de armas a su disposición. Pero a diferencia de Turchynov y de Poroshenko, Zelenski dio la orden de defender Ucrania y matar a los ocupantes. Cuando los socios occidentales le ofrecieron la evacuación, Zelenski respondió con lo que se ha convertido rápidamente en un eslogan: “Necesito armas, no que me evacuen.” El contraste con las élites anteriores inspiró a los ucranios a ser aún más fuertes en su lucha.

El liderazgo de Zelenski no sólo unió a los ucranios, sino que inspiró al mundo entero a ayudar a Ucrania, un país y un pueblo que defienden valores europeos fundamentales como la libertad, la igualdad, la identidad y el derecho a una vida segura. Hoy Ucrania tiene un planteamiento muy diferente: todos los negocios rusos están cerrados en el país, la quinta columna prorrusa ya no existe, las relaciones diplomáticas con la Federación Rusa están cortadas y cualquier colaboración con el agresor es castigada severamente. Además, existe el grupo internacional de expertos McFaul-Yermak, que desarrolla de forma activa y eficaz propuestas de política de sanciones contra Rusia para nuestros socios, que ven la capacidad de resistencia de los ucranios en la lucha contra Rusia. Como resultado, hay un nivel de presión de sanciones sin precedentes sobre la Federación Rusa. Es cierto que la presión actual aún no es suficiente, pero creemos que los esfuerzos conjuntos de Ucrania y el mundo harán insoportable la vida económica de Rusia, un Estado terrorista. Este es un requisito importante para que cese la agresión rusa contra Ucrania y otros objetivos potenciales, como los Estados bálticos y Polonia. Después de todo, Rusia declara abiertamente que habrá otros objetivos después de Ucrania.

Si no detenemos a Rusia ahora, su conflicto directo con la OTAN será inevitable, con todas las consecuencias correspondientes, ya que el Tratado del Atlántico Norte establece que un ataque a un país de la Alianza se considera un ataque a todos los aliados. Por desgracia, no todos en Europa Occidental lo entienden.

Ucrania puede detener a Rusia, sólo necesitamos más apoyo en forma de sanciones y el suministro de las últimas y precisas armas de largo alcance. Ucrania puede convertirse en un escudo para la UE, desmontando al Kremlin de cualquier pensamiento de agresión contra los miembros de la UE y de la OTAN. Al mismo tiempo, el mundo debería entender que Ucrania no es una zona gris. Somos una nación europea que encuentra la fuerza para llevar a cabo reformas y acelerar su camino hacia la adhesión a la UE en medio de la guerra.


50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS