OPINIÓN
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Académicos: busquen escritoras Grandes y grandes

Si se da prisa, la RAE está tiempo de no llegar tarde para acoger a autoras impresionantes aún vivas y reparar el enorme desequilibrio de género en sus filas

Una persona con un libro en la mano en homenaje a Almudena Grandes, en el entierro de la escritora, el lunes en el Cementerio Civil de Madrid.
Una persona con un libro en la mano en homenaje a Almudena Grandes, en el entierro de la escritora, el lunes en el Cementerio Civil de Madrid.Jesús Hellín (Europa Press)

Emilia Pardo Bazán entró en la Real Academia Española (RAE) un siglo después de morir y lo hizo de forma simbólica, claro, porque en vida le plantaron un rechazo adornado por eso que algunos llaman micromachismos y que no es sino un macroproblemón: “Literata fea con peligro de volverse libre pensadora”, escribió Marcelino Menéndez Pelayo (que ocupaba el sillón de letra l minúscula), mientras Juan Valera (letra I mayúscula) insinuaba que no le iba a caber el trasero en ninguno de los asientos académicos o Isidoro Fernández Flórez (letra U mayúscula) censuraba que “su pluma es viril y sus adjetivos tienen bigotes; como escritora gasta barba corrida”. Los miembros de la Real Academia venían eligiéndose entre amigotes de bigote de tanta erudición como testosterona, ya que desde la postulación de la cubana Gertrudis Gómez de Avellaneda había quedado claro que la RAE, como el brandy Soberano, era cosa de hombres.

¿Era, hemos dicho?

Vamos a ello.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Aunque en mayo, en el centenario de su muerte, la Real Academia pidió perdón a Pardo Bazán por aquel portazo, la situación no ha mejorado demasiado. En 1978 entró la primera mujer, Carmen Conde, y desde entonces solo han sido 12 en el océano de casi 500 hombres en tres siglos de historia. Entrados ya en el siglo XXI, poco más del 20% de las nuevas incorporaciones han sido mujeres, una proporción que debería avergonzar a sus ilustrísimas porque a este ritmo jamás habrá justicia, que no es lo mismo que igualdad, aunque suele ayudar.

Viene esto a cuento de la lluvia de críticas que cae sobre el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid por no rendir tributo a Almudena Grandes, una actitud soez que consolida el espectro de que la cultura es de derechas o de izquierdas. Más delito tiene —a mi entender— que la institución cultural por excelencia que es la Real Academia Española la haya ignorado, como sigue ignorando a otras autoras impresionantes mientras hay que aplaudir las incorporaciones a cuentagotas como regalillos para estas feministas que tanto dan la lata.

En Francia, Joséphine Baker acaba de convertirse en la sexta mujer (y primera negra) en entrar en el Panteón de Hombres Ilustres, un recurso de última hora del que no disponemos en España para recolocar a grandes figuras en buen sitio. Pero no se desanimen, porque hay más vías. Seguramente los académicos lamentan no haber acogido a una escritora como Grandes, que alguna vez se barajó sin éxito, espabilarán esta vez y se darán cuenta de que otras grandes —en minúscula solo ortográfica— aún están vivas. No es difícil. No lleguen tarde otra vez. Escarmentados por los fallos anteriores, segurísimo que lo harán. @bernagharbour

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Berna González Harbour

Escribe en Cultura, es columnista en Opinión y analista de ‘Hoy por Hoy’, además de responsable de la newsletter EL PAÍS de la mañana. Ha sido enviada en zonas en conflicto, corresponsal en Moscú y subdirectora al frente de varias secciones. Premio Dashiell Hammett por 'El sueño de la razón', su último libro es ‘Goya en el país de los garrotazos’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS