cartas a la irectora
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Tengo miedo al fracaso

Los lectores escriben sobre las incertidumbres del futuro, los estereotipos de género, las redes sociales y el respeto a los demás al aparcar el coche

Una estudiante universitaria examina libros frente a las estanterías de una biblioteca
Una estudiante universitaria examina libros frente a las estanterías de una biblioteca

Le tengo miedo al fracaso. Estoy a punto de terminar una carrera universitaria y tengo miedo a muchas cosas, pero a la que más miedo tengo es a no ser lo suficientemente buena, a no estar lo suficientemente preparada, a no dar la talla, a no poder cumplir con aquello que se espera de mí. Desde que somos pequeños nos enseñan que fallar está mal, que para lograr ser alguien y tener un buen futuro en esta vida, tenemos que ser de personas de 10. Y a mí eso no me parece que sea justo. Deberíamos poder permitirnos fracasar, intentar hacer las cosas bien y fallar, para aprender de los errores que hemos cometido, para ser mejores. Pero mientras tanto, en una sociedad en la que las segundas oportunidades no acostumbran a tener cabida e incluso se llegan a considerar como un favor, seguiré intentando superar este miedo mío, esperando que quizás algún día todos entendamos que no hay nada de malo en no hacer algo bien, en ser humanos, y en tener miedo.

Mar Gironella. Barcelona

Estereotipos

Hace sorprendentemente poco que me enteré de que eso de que a las mujeres les encanta el color rosa, cocinar, estar guapas y la limpieza no venía implícito en el cromosoma XX. Que no se trataba de algo hereditario o intrínseco en nuestro ADN, sino que más bien se trata de algo ficticio, creado por la sociedad. Un modelo de conducta arcaico, aceptado por todos. Si dudáis de mis palabras, acercaos a una juguetería y observad detenidamente. En la sección azul encontraréis puzles, guerreros, mapas y libros. Mientras que en el pasillo rosa veréis muñecas perfectas, bebés, cocinitas e incluso kits ficticios de utensilios de limpieza. ¿Será que estamos transmitiendo a nuestras hijas que deben estar guapas, tener hijos y ser unas pulcras y perfectas amas de casa?

Lara Llobet. Granollers (Barcelona)

Un escaparate de mi vida

El otro día quedé con un amigo y comenzamos a hablar de redes sociales. Él ha decidido dejar de subir fotos a Instagram, cosa que cada vez más jóvenes hacen. Yo, por el contrario, subo bastante contenido. Sin embargo, en esta conversación algo me hizo clic. ¿Qué te aportan?, me preguntaba. Yo intentaba convencerle de que es entretenido, pero dentro de mí sabía que lo hacía para crear un escaparate de mi vida. Aún a día de hoy sigo con el mismo dilema. ¿Y tú por qué usas las redes sociales?

Lucía Cabrera Martín. Barcelona

Aparcas tal como eres

Un señor ha aparcado muy cerca del coche de al lado y se dispone a recolocarlo porque tiene el espacio suficiente para que su dueño pueda acceder a su vehículo. En su maniobra no se da cuenta de que una protección de hierro va a hacer que salte toda la pintura de la defensa de su coche. Es un hecho intrascendente pero que explica los dos tipos de personas que te encontrarás en la vida. Las que actuarían como este señor tantas veces como estuviesen en esta tesitura y las que, sabido el resultado, no lo hubieran hecho. A efectos prácticos solo has rayado tu coche, estás peor que antes. El mundo parece premiar a aquellas personas con un coche intacto pero la que realmente merece la pena es la gente con el coche rayado.

Jacobo Vidal García. Santiago (A Coruña)


Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS