_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Vacaciones

Pienso dedicar el mes de agosto a descansar, a dormir mucho, a leer mucho, a olvidarme de la incidencia, de la curva, de las hospitalizaciones, y a pasar todo el tiempo que pueda sin mascarilla

Almudena Grandes
Vacaciones de verano
Una mujer toma el sol en una tumbona junto al mar en un día soleado en la playa de Brighton (Reino Unido).Stefan Wermuth

Párense un momento a pensar. Cierren los ojos y concéntrense en las sensaciones que han experimentado desde que arrancó el curso que ahora acaba, en septiembre de 2020. Si se centran en una experiencia física, estarán notando ya las gomas de la mascarilla, esa tensión casi imperceptible por las mañanas que con el paso de las horas se convertía en dolor detrás de las orejas. Si buscan una palabra que baste para describir lo que hemos vivido, no encontrarán otra mejor que cansancio. Un cansancio peculiar, eso sí, distinto del que nace del esfuerzo físico, de las excursiones por el monte, de los largos viajes que apenas recordamos. El cansancio de no poder, de no hacer, de no moverse, aún no, y seguir relacionándonos con el mundo a través de una pantalla mientras cada día nos costaba más refrenar el deseo, la necesidad de recuperar lo que siempre había sido nuestra vida. Los expertos lo llaman fatiga, pero yo no soy capaz de recordar un cansancio más agotador que el que ha traído consigo el segundo año de la pandemia, que nos ha obligado a posponer siempre un poco más los reencuentros, los abrazos, las pequeñas rutinas cotidianas que nos hacían felices. Por eso a mí, al menos, me hacen tanta falta este año las vacaciones. Y no voy a hacer nada extraordinario, no crean, o tal vez sí, porque pienso dedicar el mes de agosto a descansar, a dormir mucho, a leer mucho, a olvidarme de la incidencia, de la curva, de las hospitalizaciones, y a pasar todo el tiempo que pueda sin mascarilla. Puede parecer un programa irresponsable, pero es una simple técnica de supervivencia. Porque septiembre, que ahora parece lejanísimo, llegará pronto, y todo lo que hayamos descansado nos parecerá poco. Disfruten del verano. Nos lo hemos merecido.

Haz que tu opinión importe, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Sobre la firma

Almudena Grandes
Madrid 1960-2021. Escritora y columnista, publicó su primera novela en 1989. Desde entonces, mantuvo el contacto con los lectores a través de los libros y sus columnas de opinión. En 2018 recibió el Premio Nacional de Narrativa.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_