Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

H. P. Lovecraft

El escritor ha mutado hasta convertirse en lo que Chesterton definió como un clásico: un rey del que se puede desertar pero al que no se puede destronar

El escritor H. P. Lovecraft.
El escritor H. P. Lovecraft.topham / cordon press
Más información
Lovecraft no creía en sus monstruos

Algunos novelistas han creado personajes que escapan del libro donde aparecen y llevan una vida aparte, extraliteraria. Don Quijote es el paradigma de todos ellos y no hace falta ser Unamuno para opinar que el ingenioso hidalgo goza de una existencia independiente de las páginas de Cervantes y más duradera que la del escritor. Lo mismo puede decirse de Sherlock Holmes, de Tristán e Isolda, de don Juan... El caso de Lovecraft es distinto y en cierta medida opuesto: no es un personaje el que se zafa del relato sino el mundo del escritor, con sus divinidades y sus enigmas aterradores, el que se libera del narrador y lo arrastra con ellos hacia la dimensión metaliteraria que comparte con sus entusiastas. Un caso único en la historia de la literatura moderna, sólo comparable muy de lejos al domesticado Tolkien. De ser un autor para frikis al que nadie sano ni sensato concede mérito, HPL ha mutado hasta convertirse en lo que Chesterton definió como un clásico: un rey del que se puede desertar pero al que no se puede destronar. No sólo ha dado lugar a infinitos y a menudo deplorables imitadores, a videojuegos y telefilmes, al ambiente del fantástico actual sino incluso a una rama de la filosofía (v. gr. Weird Realism: Lovecraft and Philosopy, de Graham Harman, profesor en El Cairo, Egipto, detalle que subrayaría HPL).

Michel Houellebecq es un escritor tan fuera de lo común como HPL. A pesar de sus diferencias, le dedicó tempranamente un ensayo magistral, modelo de empatía literaria: H. P. Lovecraft: Contra el mundo, contra la vida (ed. Anagrama). Responde a la pregunta esencial: ¿qué hacer con quien renuncia a los dos temas mayores, el sexo y el dinero? Pues “un antídoto supremo contra todas las formas de realismo”. Un portero del antimundo...

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS