Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Internet: ni contigo ni sin ti

No caigamos en los cantos de sirena de quienes fueron cómplices de la posverdad y, ahora que Trump es un zombi, pretenden dar falsas lecciones de ejemplaridad

Del Hambre

Esta semana contemplamos atónitos cómo los gigantes tecnológicos silenciaban al presidente de Estados Unidos. Vistas sus formas fascistoides, muchos sentimos el impulso de celebrar la decisión, pero la realidad es que resulta inquietante comprobar el poder de Zuckerberg y sus acólitos. Se refuerza la idea de que el dinero está por encima de la democracia y que los gigantes de Internet son los nuevos mediadores. Son, desde luego, malas noticias, pues los mediadores tradicionales eran el dique de contención de los excesos que perturban las democracias. ¿Qué ocurrirá ahora? Uno de los riesgos de que Twitter sustituya a los medios de comunicación es convertir la esfera pública en pura estimulación emocional, por ejemplo, al alegrarnos, ufanas, de que vuelva la censura. Hemos visto cómo un ególatra destruía la larga historia democrática del Partido Republicano, y cómo la atomización del poder, propiciada por la horizontalidad de las redes y el auge de los hiperliderazgos verticales, provocaba el vaciado de la mediación. Pero si esta se debilita, el poder lo toman los caciques, no el pueblo.

La decisión de silenciar a Trump llega cuando parecía que la pandemia había abierto una oportunidad para que los viejos mediadores restaurasen su credibilidad. La ciencia y la opinión experta reinaron durante las horas más grises de la pandemia, y casi vimos recobrado el vigor de los medios de calidad. Algo parecido sucedió con la concentración del poder de los Estados. Los ciudadanos queríamos información veraz, confiábamos en la ciencia, y no recurrimos a la “autoorganización” de las masas para gestionar los confinamientos o enfrentar el reto logístico de la vacuna. Ciencia, hechos, Estado e instituciones volvían como poderes duros frente al populismo. Los antiguos mediadores.

Y la oportunidad sigue ahí. Lo que llamamos posverdad en 2016 nos alertó sobre las razones por las que perdimos nuestra credibilidad como fuentes fiables y no contaminadas. La cadena de trasmisión de arriba hacia abajo falló por nuestra prepotencia al ofrecer diagnósticos equivocados sobre el mundo. Hoy sabemos que la cadena es circular y debe funcionar también de abajo a arriba, haciéndose eco de la realidad que vive la ciudadanía. Los mediadores no son profetas de la verdad enseñando a las masas, y su papel no es solo ilustrar al ciudadano: también deben trasladar a las élites las ansiedades de la ciudadanía. Solo así la jerarquía se transforma en círculo y se genera un conocimiento empático que posibilita un consenso sobre los hechos y la conciencia de pertenecer a un mundo común. Ese consenso es nuestro escudo frente a las mentiras y los mitos de los autócratas, y las instituciones deben preservar el acuerdo. No caigamos, entonces, en los cantos de sirena de quienes fueron cómplices de la posverdad y, ahora que el presidente es un zombi, pretenden dar falsas lecciones de ejemplaridad. @MariamMartinezB

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS