Columna
i

Decolorar

Desanima que una de las causas más nobles y necesarias, el antiracismo, se deje contagiar por la frivolidad

La escritora inglesa Agatha Christie.
La escritora inglesa Agatha Christie.

Desanima que una de las causas más nobles y necesarias, el antirracismo, se deje contagiar por la frivolidad. Un nuevo caso llega desde la sociedad propietaria de los derechos de autor de Agatha Christie; su portavoz, bisnieto de la novelista, ha dado a conocer el 26 de agosto el título a partir de ahora obligatorio en cualquier lengua del best seller de su antepasada traducido al español como Diez negritos. Hay que reconocer que el original, Ten Little Niggers, suscitó dudas desde su publicación en 1939, usándose pronto la alternativa americanizada Ten Little Indians (Diez indiecitos), más hiriente creo yo, o la inocua y bastante fea And Then There Were None (Y no quedó ninguno), que es el verso final de una rima infantil en la que se basa el argumento de Dame Agatha. Pero el vocablo nigger, peyorativo a partir de la guerra civil americana, fue reactivado a lo largo del siglo XX, y lo es hoy mismo, por intelectuales y líderes negros, subrayando el orgullo de serlo y la lacra esclavista, algo similar a lo que hizo Jean Genet, caucásico él, en su provocativa pieza teatral Les nègres.

La inminente reedición francesa se llamará, “para no herir”, Eran diez, desapareciendo del texto las 74 alusiones a nigger; la isla del Negro donde transcurre la acción pasa a ser la isla del Soldado. Aquí Espasa mantiene de momento sus Diez negritos, si bien en el interior figura como título inglés el inocuo antes citado. Esta purificación del negro puede producir en nosotros —que al contrario que anglófonos y francófonos no tenemos palabras distintas para tal color— grandes metamorfosis. ¿Dejará la doblemente sospechosa El rojo y el negro de llamarse como le puso Stendhal? ¿Se quedará el clásico del cine brasileño Orfeo negro en mero Orfeo oscuro? Y da vértigo pensar que una de las mejores novelas de Javier Marías pase a ser Afroamericana espalda del tiempo. Todo por no herir.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50