Editorial
i

Revisionismo bancario

La Reserva Federal marca un objetivo necesario para cualquier economía pero que no es incompatible con la reducción del desempleo

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell.
El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell.Kevin Lamarque / Reuters

La capacidad para captar cambios significativos en la evolución de las economías y adecuar con la suficiente flexibilidad las políticas económicas diferencia la calidad de las instituciones y de quienes las gobiernan. Ese atributo lo ha vuelto a poner de manifiesto la Reserva Federal de EE UU, el banco central de aquel país, con el anuncio de su presidente. Esencialmente, ha reconocido que, de sus dos objetivos estatutarios, el control de la inflación y el pleno empleo, la concreción cuantitativa del primero ha de ser revisada a tenor de la ya larga evidencia de que no constituye una amenaza. Eso significa flexibilizar la sujeción a ese 2% de límite de variación de la tasa de inflación y permitir una mayor holgura interpretativa en la consecución de ese objetivo de estabilidad de precios. Un objetivo absolutamente necesario para cualquier economía, pero de ningún modo incompatible con la reducción del desempleo.

La inflación no solo dejó de ser una obsesión para los bancos centrales desde años antes de la pandemia, sino que fue justamente el fenómeno contrario el que inquietó en mayor medida, especialmente tras la crisis anterior. Por primera vez en muchos años las tasas de variación de los precios entraron en territorios negativos incluso en economías tradicionalmente inflacionistas, alterando de forma significativa los mecanismos de asignación, las decisiones de consumo y de ahorro de empresas y familias. Pero también, limitando el margen de maniobra de los propios bancos centrales, obligados en algunos casos a mantener tipos de interés negativos. La revisión que ha hecho la Fed, constatando la reducción del potencial de crecimiento de su economía y el contexto duradero de tipos de interés globales bajos, seguramente será asimilada por otros colegas. La consecuencia será una mayor prioridad a ese objetivo de pleno empleo, mucho más cercano desde luego a las expectativas de los agentes, no solo de las familias. Una aproximación mucho más inclusiva de instituciones que no hace mucho eran considerados los guardianes de una ortodoxia hoy revisada por el más importante de ellos.


Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50