Columna
i

Ponce y Cuevas

Otros daban escándalos. Ellos, ni un ruido. Otros se distanciaban. Ellos, enamoradísimos. Otros se divorciaban. Ellos, permanecían. Ahora, todo eso es historia

Enrique Ponce y Paloma Cuevas, en una entrega de premios en Valencia en 2015.
Enrique Ponce y Paloma Cuevas, en una entrega de premios en Valencia en 2015.KIKE TABERNER / Cordon Press

Este miércoles, entre la retahíla de rebrotes víricos y rebotes políticos, se coló un auténtico acontecimiento histórico en los informativos. Enrique Ponce y Paloma Cuevas se separan “temporalmente” debido al “desgaste” después de un cuarto de siglo de santo matrimonio “para reflexionar y profundizar en su relación” y decidir al respecto, según su portavoz oficial, la revista ¡Hola! O sea, que parten peras, pero en diferido, que queda más fino. Me enteré del bombazo como me entero últimamente de todo. Por Twitter. Y me cayó la nueva normalidad encima. La separación de Cuevas y Ponce es ...

Lo más visto en...

Top 50