Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Gran Alborán

El ídolo al que le tiran bragas a escena admite a corazón abierto que el ropero, por muy cómodo que sea, nunca es lo bastante amplio para quien lo habita a la fuerza

Pablo Alborán, horas antes de un concierto en Madrid.
Pablo Alborán, horas antes de un concierto en Madrid.

Un día, antes del virus, las pavas de mis hijas me llamaron al curro con mucho misterio, me convocaron a una cumbre urgente y me dejaron en vilo. Al llegar a casa, pensando ya en soluciones a abandonos de estudios, acosos escolares, embarazos adolescentes o todo eso junto, las muy hijas de su madre me soltaron supersolemnes y cariacontecidas: “Mamá: somos hetero”. Mira, casi las mato, primero a gritos y luego a besos. Resulta que habían visto la escena en la serie Sex Education y me habían montado el numerito para concienciarme de lo fácil que lo tenemos algunos y lo difícil que lo tienen otros para ser como somos sin dar explicaciones a nadie. Lo lograron. No había caído en que nadie tiene que decirle a nadie lo que se da por supuesto. Y que el problema es de quienes lo damos.

Este miércoles, Pablo Alborán causó tremendo revuelo al anunciar que es homosexual a sus 31 añazos. Sin ser ninguna sorpresa, la confesión de Pablo es noticia. Una buena noticia por él y no tan buena por nosotros. Alborán —una década cantando al amor y arrastrando a millones de fanáticas— ha salido del armario cuándo, cómo y porque ha querido. O cuándo, cómo y porque ha podido. Qué sabe nadie. Y lo ha hecho como empezó. Solo, de frente, en su casa, mutada la camisola del chaval que empezaba por la camiseta apretada del hombre feliz y libre que dice empezar a ser tras soltar lastre. Ahí estaba, daba gusto verlo. El novio de España. El yerno perfecto. El ídolo al que le tiran bragas a escena admitiendo a corazón abierto que el ropero, por muy cómodo que sea, nunca es lo bastante amplio para quien lo habita a la fuerza. Un estudio de la Complutense dice que tres de cada cuatro empleados ocultan en el trabajo que son gais, como Pablo. Lo dudo. Pero nunca he tenido que decir a nadie en casa ni en la calle ni en el curro que soy mujer, blanca y hetero por fuera para poder ser como soy por dentro.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Luz Sánchez-Mellado

Luz Sánchez-Mellado, reportera, entrevistadora y columnista, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y publica en EL PAÍS desde estudiante. Autora de ‘Ciudadano Cortés’ y ‘Estereotipas’ (Plaza y Janés), centra su interés en la trastienda de las tendencias sociales, culturales y políticas y el acercamiento a sus protagonistas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción