Elecciones EE UU

Ivanka Trump agita el fantasma del “comunismo cubano y venezolano” en Miami

La hija del presidente encabeza un acto de campaña para respaldar a su padre en el sur de Florida, una entidad clave a siete días de las elecciones presidenciales en EE UU

Ivanka Trump durante el acto en Miami, este martes. En vídeo, la hija del presidente asegura que el partido demócrata pretende convertir a Estados Unidos en un país socialista.JOE RAEDLE / AFP (VÍDEO: REUTERS)

El evento de Ivanka Trump este martes en el centro de Miami para apoyar a su padre era una fiesta antes de empezar. Los rugidos de las Harley Davidson y de los Ferrari decorados con el rostro de Donald Trump, la salsa a todo volumen y las mascarillas en la muñeca sirvieron de aviso a los asistentes: quien apoya al republicano tiene dinero, ganas de fiesta y muchas cilindradas. La canción Macho, macho man sonó después en los altavoces del escenario flanqueado por una bandera gigante de Estados Unidos. En pleno repunte de casos de la covid-19 en Florida, en uno de los núcleos hispanos del país por excelencia, la hija del mandatario ha señalado ante un anfiteatro sin apenas medidas sanitarias: “Si creen en la libertad, la única opción es Donald Trump”. Buscó así ganarse a un electorado hispano, en su mayoría de origen cubano, clave de cara a las elecciones presidenciales del próximo martes.

Desde antes de comenzar el acto, la vicegobernadora de Florida, Jeanette Nuñez resumió en una frase lo que se repitió durante una hora y media después: “Nuestras familias sufrieron el comunismo, el socialismo, sabemos lo que significa. A nosotros no nos pueden decir mentiras, ¿verdad?”, lanzó en español a unos centenares de asistentes que, aunque no llenaron el auditorio del Bayfront Park en el centro de Miami, se hicieron notar con gritos y bailes. Ivanka insistiría más tarde: “Hoy recibí un mensaje de mi padre que decía: “América nunca será socialista”, y los asistentes lo celebraron de pie con vítores.

Está claro que, al menos en el sur de Florida, los republicanos de Trump saben cómo conectar con el público hispano, que supone el 20% de los votantes. Los mítines en este rincón son la mitad en español, apenas se discuten propuestas de campaña y solo se combate a un fantasma: el comunismo. Y esa es la oferta. Para los republicanos en Miami votar al partido de Trump es votar a la democracia. No hay espacio para un debate más profundo. Así, un evento trumpista en Florida, donde para muchos cubanos cualquier atisbo izquierdista, por muy moderado que se muestre Joe Biden, es un remanente del castrismo, supone un éxito asegurado de antemano.

Los Tres de la Habana, un grupo musical de cubanos exiliados, entonaron una salsa compuesta para la campaña que resuena en cada esquina de la ciudad. El estribillo insiste: “Ay, por Dios. Yo voy a votar, por Donald Trump”. Y los asistentes, la mayoría de ellos sin mascarillas, se soltaron a bailar. Una escena que contrasta drásticamente con la rigidez del protocolo durante el acto del demócrata Barack Obama en el norte de Miami el sábado. El expresidente habló a un centenar de coches, nadie estaba a menos de 50 metros del escenario y la mayoría pudo seguirlo a través de una pantalla.

Ivanka Trump ha reunido este martes a cientos de ciudadanos que ya se manifestaban en las calles de la ciudad estos días, gritando en los bulevares y provocando escenas de polarización política inéditas hasta ahora. Aunque el condado de Miami Dade (donde se encuentra Miami) ha votado por los demócratas en anteriores elecciones, a una semana de estos comicios los seguidores más férreos del republicano lo inundan todo. Si uno caminara por primera vez por esta ciudad, pensaría que Trump es el único contendiente en la carrera hacia la Casa Blanca. Apenas se ven carteles a favor de Joe Biden, ni los actos de los demócratas han tenido tanta afluencia. “Miami es la casa de Trump, baby”, sentenciaba en inglés Mercedes Schlapp, una cubanoestadounidense que trabajó con Trump en la Casa Blanca y que acompañó a Ivanka en su acto.

Desde una de las butacas del anfiteatro del Bayfront Park en Miami, Amada Delgado, de 66 años, escucha a Schlapp y se identifica con su historia. “Mi padre también fue preso político en Cuba. La democracia es frágil, ¿sabe? Y los demócratas viven una fantasía de la vida”, cuenta. Sobre la política nacional se habla poco en estos eventos, aunque ha sorprendido la reciente confrontación de la comunidad hispana con la afroamericana: “Reclamamos la ley y el orden. Habrá policías malos, como en todas partes. Pero los del Black Lives Matters son unos criminales, anarquistas”, añade Delgado.

El discurso se repite en el escenario. En un momento, Ivanka pide a los asistentes que se levanten para apoyar a las fuerzas del orden. Un grupo que pertenece al movimiento Blacks for Trump (Negros con Trump) alzan sus carteles y muestran sus camisetas. Uno de ellos lleva una pancarta que reza: “Biden provocará la Tercera Guerra Mundial”.

El acto buscaba también reforzar el apoyo de las mujeres a Trump. En los llamados Estados pendulares (con más indecisos), como es el caso de Florida, los sondeos apuntan a que el mandatario republicano ha perdido el apoyo de estas votantes. Biden aventaja en 23 puntos a su rival en el respaldo de las mujeres de las urbanizaciones periféricas en esos Estados, según una reciente encuesta del diario The New York Times y el Siena College. Y en la noche de este martes, Ivanka ha señalado a las madres como ella para que salgan a votar por sus familias.

Suscríbase aquí a la newsletter sobre las elecciones en Estados Unidos

Más información