_
_
_
_
_

Los Veintisiete eluden hacer promesas concretas a Ucrania para su defensa aérea

Los ministros de Exteriores y de Defensa de la UE reconocen la “urgencia” de la situación en el campo de batalla, pero evitan anunciar el envío a Kiev de sistemas antiaéreos o componentes

Josep Borrell
El alto representante de la UE para política Exterior, Josep Borrell, durante la reunión celebrada este lunes en Luxemburgo.OLIVIER HOSLET (EFE)
Silvia Ayuso

Los ministros de Exteriores y Defensa de la Unión Europea han reconocido este lunes la “urgencia” de acelerar la ayuda militar a Ucrania. Sin embargo ―y pese a los repetidos llamamientos explícitos de Kiev y del alto representante para Política Exterior de la UE, Josep Borrell, a los Veintisiete para que envíen lo antes posible más munición y sistemas antimisiles, especialmente los ansiados Patriot―, de la cita en Luxemburgo no ha salido ningún anuncio concreto.

El jefe de la diplomacia europea no ha podido evitar mostrar su frustración ante la falta de compromisos explícitos: “Lo siento, pero no tengo Patriot en Bruselas, están en las capitales y depende de ellas tomar esas decisiones”, ha declarado Borrell al término de la reunión de formato extraordinario celebrada en Luxemburgo. “Los Estados miembros vuelven a sus capitales con una comprensión clara de lo que se ha pedido y se necesita; y estoy seguro de que tomarán decisiones”, ha agregado.

Fuentes diplomáticas han asegurado que, durante la reunión de ministros, ha habido “señales positivas” sobre la disposición de los Estados miembros a acelerar sus envíos. Pero lo importante, han subrayado las mismas fuentes, no son las promesas, sino que ese soporte que tanto necesita Ucrania llegue al país, que en las últimas semanas insiste en que no podrá ganar la guerra si no recibe más apoyos y más rápido.

“Hay un acuerdo total entre los Veintisiete en que debemos seguir apoyando al Gobierno ucranio en la defensa de su democracia y de su libertad y que debe de contar con el apoyo militar y los recursos financieros para ello”, ha afirmado el ministro de Exteriores, José Manuel Albares.

Alivio por el sí de Washington

Entre los ministros de Exteriores y Defensa presentes —no todos acudieron: la responsable española de Defensa, Margarita Robles, se ausentó— reinaba este lunes el alivio por la aprobación este fin de semana del paquete de ayuda estadounidense a Ucrania de 61.000 millones de dólares. “En estos momentos absolutamente cruciales para Ucrania, es necesario incrementar nuestro apoyo para todo lo que es defensas antiaéreas, todos tenemos que estar unidos y, por eso, damos la bienvenida a la decisión de EE UU de, por fin, entregar el paquete financiero de ayuda a Ucrania”, ha dicho al respecto el jefe de la diplomacia española.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

A pesar de ello, algunos países temen que la liberación del paquete estadounidense, retenido durante meses por disputas políticas internas en la Cámara de Representantes estadounidense, pueda ralentizar la disposición de los socios europeos a hacer más esfuerzos desde sus propios arsenales.

Alemania —que sigue sin ceder a las presiones para que apruebe el envío a Ucrania de los Taurus, los misiles de crucero aire-tierra que tanto reclama también Kiev— se ha puesto al frente de una iniciativa para acelerar la entrega de sistemas de defensa antiaérea. Ha anunciado ya el envío de un tercer sistema Patriot a Kiev, mientras redobla las presiones a otros países europeos, como España o Grecia, para que también entreguen estos sistemas priorizados por la estrategia ucrania, que no obstante también reclama otros sistemas antiaéreos en manos de más países.

“Cada aportación, cada sistema, cada componente cuenta. También el apoyo financiero es muy bienvenido”, ha insistido en Luxemburgo la secretaria de Estado de Defensa alemana, Siemtje Möller. Según indicó, en Luxemburgo se han producido “anuncios de ayuda financiera y material” de varios países, así como promesas de que “volverán a revisar sus reservas para ver qué posibilidades [de enviar más material] quedan”. Por su parte, la ministra de Defensa holandesa, Kajsa Ollongren, ha aludido a la posibilidad de que los anuncios puedan llegar a finales de esta semana, durante la reunión bajo el formato Ramstein que se prevé convocar.

“Se ha hablado bastante de Patriot”, ha reconocido Albares tras la reunión. Aunque ha eludido revelar si España, que por el momento descarta ceder el Patriot que tiene estacionado en Turquía, en la frontera con Siria, podría acabar acordando el envío de alguna de sus baterías —en total tiene tres— o algún componente de este sistema, como se ha especulado también en Luxemburgo.

“España va a apoyar a Ucrania en lo que esté en nuestra mano en aquello que solicita (…) pero por el interés de Ucrania, hay que mantener una cierta reserva”, ha advertido Albares, para quien “entrar en detalles” de qué se envía, cómo y por dónde “no va a ayudar” en la defensa de la soberanía ucrania; de hecho, considera “un error comunicar sobre una materia tan delicada”. “España no actúa a golpe de anuncio en el apoyo que da a Ucrania en todos los sectores, incluida también su defensa, sino para que sea eficaz”, ha subrayado, a la par que asegurado que no ha sentido “ningún reproche” respecto de la posición española ni en Luxemburgo ni por parte de Kiev. “El Gobierno de Ucrania conoce perfectamente la posición de España”, ha insistido.

Las respuestas evasivas de aquellos países —una minoría— dentro de la UE que cuentan con sistemas Patriot se han repetido a lo largo de la jornada. “No excluyo la posibilidad” de ceder un Patriot, ha dicho el ministro sueco de Defensa, Pal Jonson. “Pero ahora mismo estamos centrados en las contribuciones financieras y, también, en la posible entrega de RBS 70″, el sistema sueco portátil de misiles tierra-aire que, ha indicado, “podría aliviar la presión sobre los Patriot”.

Quien por el momento no parece dispuesta bajo ningún concepto a desprenderse de sus sistemas de defensa antiaérea es Grecia. “No va a haber ningún gesto que pueda poner mínimamente en peligro la capacidad disuasoria del país o su defensa aérea”, ha dicho en Atenas el portavoz del Gobierno heleno, Pavlos Marinakis, informa Reuters.

Nuevas sanciones a Irán

Frente a la falta de avances visibles en el frente ucranio, los ministros de Exteriores han actuado rápido en otro de los flancos que más preocupa a la comunidad internacional: Oriente Próximo. Tal como estaba previsto, los Veintisiete han llegado a un acuerdo político para extender las sanciones impuestas a Irán por la producción y transferencia de drones a Moscú, para incluir también misiles. 
Además, han dado luz verde para extender estas restricciones a la región de Oriente Próximo y el mar Rojo con el fin de castigar el envío de drones o misiles iraníes a entidades no estatales aliadas de Teherán en la región, como los hutíes en Yemen, Hezbolá en Líbano o las milicias proiraníes en Irak. Según ha explicado Borrell, el acuerdo de los Veintisiete, que aún tardará algunas semanas en definirse del todo, incluye también ampliar las restricciones de exportación de componentes europeos para la producción de drones. 

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Silvia Ayuso
Corresponsal en Bruselas, después de contar Francia durante un lustro desde París. Se incorporó al equipo de EL PAÍS en Washington en 2014. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera en la agencia Efe y continuó en la alemana Dpa, para la que fue corresponsal en Santiago de Chile, La Habana y Washington.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_