Cuatro agentes de la Patrulla Fronteriza enfrentarán procesos disciplinarios tras el maltrato a inmigrantes haitianos en Texas

El Gobierno de EE UU publica un extenso informe sobre las polémicas acciones de septiembre de 2021 en la frontera con México

Un agente de la Patrulla Fronteriza intenta detener a un inmigrante haitiano que cruzó desde México en septiembre de 2021.
Un agente de la Patrulla Fronteriza intenta detener a un inmigrante haitiano que cruzó desde México en septiembre de 2021.PAUL RATJE (AFP)

Cuatro agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) enfrentarán un proceso disciplinario por las acciones que emprendieron para controlar a un grupo de inmigrantes haitianos que había cruzado a Estados Unidos. Las imágenes, capturadas a mediados de septiembre de 2021, dieron la vuelta al mundo y provocaron gran indignación justo cuando el Gobierno del presidente Joe Biden intentaba convencer a la comunidad que había emprendido un viraje desde la xenófoba política migratoria de Donald Trump. La Administración ha publicado este viernes un externo informe sobre los hechos de aquel día. Este reconoce el exceso de la fuerza utilizado contra los inmigrantes caribeños, pero niega que estos hayan sido golpeados con riendas por los jinetes de la patrulla o forzados a volver a México.

El informe admite que los hechos crearon “retos logísticos, legales y humanitarios sin precedentes que pusieron a prueba los recursos y capacidades de la CBP”. Compuesto por más de 500 páginas, el documento está elaborado con entrevistas con agentes y mandos de la CBP, elementos del Departamento de Seguridad Pública de Texas, agentes que montaron a caballo durante el operativo y la revisión de cientos de imágenes que fueron capturadas por periodistas en la zona. Parte de la investigación se enfocó en muchas fotografías aéreas para determinar exactamente el sitio del incidente, si este había ocurrido en territorio estadounidense o mexicano.

Más de 15.000 inmigrantes de Haití habían llegado a Estados Unidos desde México a lo largo de septiembre de 2021. Estos se habían concentrado debajo de un puente que conecta ambos países en la localidad de Del Río, un punto que se ha convertido en el principal punto de cruce al noreste de México. Las autoridades migratorias intentaron ordenar el proceso dando a los caribeños billetes de diferentes colores y números que determinaban el sitio en la fila en el procesamiento de sus casos. “Debido a la falta de recursos y al calor extremo, la Patrulla Fronteriza decidió permitir a los migrantes ir y venir a través del Río Bravo a conveniencia para obtener comida, agua y otras necesidades”, explica la Oficina de Responsabilidades Profesionales, encargada de la autoría del informe.

A pesar de esto, los responsables de la vigilancia decidieron reforzar la presencia llamando a nuevos elementos. El 18 de septiembre arribaron agentes que estaban adscritos a la zona de Carrizo Springs. Estos pertenecían a la fuerza ecuestre. El documento, no obstante, subraya que estos no habían realizado ningún patrullaje a caballo “en varios meses” porque habían estado ocupados en otras labores.

Al mediodía del domingo 19 de septiembre, elementos de la policía estatal de Texas que vigilaban un punto de la frontera pidieron apoyo para “dispersar” una gran cantidad de migrantes e impedir el cruce de otros desde México. “Los 10 o 15 minutos posteriores, el personal pudo empujar a la mayor parte de la aglomeración reunida alrededor de una rampa para botes hacia la garita de Del Río”, señala el documento.

Dos agentes de la Patrulla Fronteriza persiguen haitianos el domingo 19 de septiembre de 2021.
Dos agentes de la Patrulla Fronteriza persiguen haitianos el domingo 19 de septiembre de 2021. PAUL RATJE (AFP)
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los agentes federales usaron su radio para pedir permiso a sus superiores con lo que los tejanos pedían, frenar el paso de haitianos desde México. No hubo respuesta, así que el líder sobre el terreno dio luz verde para auxiliar en la tarea. Esa decisión provocó un caos de 30 minutos que fue capturada por la prensa y se convirtió en un escándalo internacional.

Montados sobre varios caballos, los agentes recorrieron la ribera impidiendo que los haitianos salieran del río. El documento establece que el Tratado Guadalupe Hidalgo, firmado en 1848, establece que la división de México y Estados Unidos se encuentra en el punto más profundo del cuerpo de agua, lo que significa que los inmigrantes, que ya estaban en Estados Unidos, nunca dejaron de estarlo.

“Al menos dos miembros de la fuerza ecuestre de Carrizo Springs utilizaron sus caballos para bloquear a la fuerza a migrantes que querían salir del río y persiguieron a otros que habían logrado salir de él, incluyendo a uno a quien tomaron de la camisa y le dieron vueltas”, dice el informe. Los agentes afirmaron a los responsables de las pesquisas internas que en la persecución se dieron cuenta de que muchos de los haitianos tenían los billetes que las autoridades migratorias les habían dado.

La investigación confirma que uno de los agentes de la patrulla actuó de forma “no profesional” gritando a un migrante cosas racistas. “¡Oye! ¿Usas a las mujeres? Por eso es que tu país es una mierda, utilizan a las mujeres para esto”, dijo el agente, quien no ha sido identificado. Este mismo uniformado empleó su caballo para maniobrar de modo peligroso junto a un niño pequeño.

“En múltiples ocasiones, la Patrulla Fronteriza usó la fuerza o la amenaza de esta para empujar a los migrantes al río a pesar del hecho de que estaban muy dentro del territorio de EE UU... Los migrantes no representaban ninguna amenaza para los agentes”, indica la investigación. Como muestran las imágenes, muchos haitianos tenían en sus manos bolsas de comida mientras huían de las autoridades fronterizas.

La investigación revela que no existen evidencias que permitan afirmar que algún migrante fue obligado a retornar a México o que se le impidió el paso a Estados Unidos. “Cuando la situación escaló, dos agentes a caballo preguntaron a sus mandos a través de una frecuencia de radio no monitoreada qué debían hacer... eventualmente se les dijo que debían permitir a los migrantes entrar a Estados Unidos. En este punto, los agentes se replegaron y permitieron el paso”, añade el documento, que también descarta que los agentes hayan utilizado las riendas del caballo para pegar “de forma intencional o accidental” a los haitianos.

Chris Magnus, el comisionado de la CBP, dijo este viernes en una conferencia de prensa que cuatro agentes serán sujetos a un proceso disciplinario por estos hechos. Ninguno de estos ha sido identificado por el responsable de la frontera. Alejandro Mayorkas, el secretario de Seguridad Interior, ha dicho que las faltas de estos agentes no manchan “ni reflejan el distinguido servicio” del resto de la fuerza... La CBP debe ser mejor y lo será”, ha dicho el funcionario.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard

Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS