El primer ministro de Letonia: “Todo el flanco este de la OTAN está en una posición vulnerable”

Krisjanis Karins sostiene que los países de la UE deben enviar más armamento a Ucrania y aprobar un embargo al gas ruso

Krisjanis Karins, el lunes en un hotel del centro de Madrid.
Krisjanis Karins, el lunes en un hotel del centro de Madrid.Claudio Alvarez

Krisjanis Karins (Wilmington, Estados Unidos, 57 años) reclama medidas más agresivas contra el Kremlin. El primer ministro de Letonia defiende que la única opción para la paz en Europa pasa por una derrota de Rusia. Y para ello, el mandatario de la antigua república soviética cree que es necesario enviar más ayuda militar a Ucrania y la adopción de nuevas represalias, como un embargo al gas ruso o la confiscación y posterior entrega a Kiev de todos los activos del banco central ruso congelados por Occidente. Karins, que también insta a la OTAN a reforzar su presencia en el este de Europa, recibió el lunes a EL PAÍS, unas horas antes de reunirse en La Moncloa con Pedro Sánchez, el presidente español. “Únicamente se puede alcanzar la paz a través de la victoria”, recalca el jefe de Gobierno letón, de una formación de centroderecha, durante la entrevista en un hotel de Madrid.

Pregunta. Desde el inicio de la guerra en Ucrania, usted ha solicitado a la OTAN en varias ocasiones que refuerce su presencia en los países bálticos. ¿Siente que Letonia está en una situación vulnerable?

Respuesta. Todo el flanco este de la Alianza está en una posición vulnerable, porque lamentablemente hemos visto que Rusia está dispuesta a violar las fronteras de sus vecinos. Y la guerra en Ucrania está siendo extremadamente brutal. Las tropas rusas no están centradas solo en objetivos militares, sino que atacan de manera indiscriminada a la población civil. Ante esta situación, tenemos que incrementar la presencia militar en el Este, incluidos los bálticos, para que Rusia no pueda ni plantearse la opción de atacar otro país.

P. ¿Y está satisfecho con la respuesta que ha dado la OTAN a sus peticiones?

R. Ha sido profundamente positiva. Tenemos un batallón de Presencia Avanzada y Reforzada liderado por Canadá. También ha aumentado el número de tropas españolas o italianas en nuestro territorio, Dinamarca ha enviado un batallón completo, y ha llegado nuevo armamento. La respuesta de España ha sido excelente, nos está permitiendo mejorar nuestras capacidades de defensa antiaérea.

P. ¿Qué espera de la cumbre de la OTAN que se celebrará de aquí a dos semanas en Madrid?

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

R. Creo que es fundamental que la Alianza cambie su doctrina sobre defensa avanzada. Actualmente, la estrategia de defensa para los países bálticos y Polonia implica que, en caso de ataque, la OTAN estaría dispuesta a perder cierto territorio para recuperarlo después. Tras haber visto lo que ha ocurrido en ciudades ucranias como Bucha o Mariupol, es evidente que no se debe contemplar la opción de ceder territorio, ni aunque sea durante un periodo corto, porque las tropas rusas atacan, violan y matan a los civiles. Así que necesitamos cimentar una estrategia de defensa avanzada con una mayor presencia permanente de tropas en el flanco este.

P. ¿Cree que hay alguna opción de alcanzar un acuerdo de paz en Ucrania a corto plazo?

R. La única solución es que Rusia detenga su agresión y retire sus tropas. Es decir, que pierda la guerra. De momento no hay ninguna señal de que el Gobierno ruso pretenda abortar su invasión. Y [el presidente Vladímir] Putin ha declarado públicamente que pretende recrear una especie de imperio ruso. Por lo tanto, tenemos un vecino imperialista que solo cambiará de actitud si Ucrania gana la guerra. Únicamente se puede alcanzar la paz a través de la victoria.

P. ¿Y qué entiende por una derrota de Rusia? ¿Un retorno a las posiciones previas a la invasión de febrero? ¿Que Ucrania recupere Crimea y todas las zonas ocupadas desde 2014?

R. Una derrota que sea percibida en Moscú como tal. La única manera de recuperar la paz y seguridad en Europa es logrando que Rusia no obtenga ningún tipo de recompensa por su ataque a un vecino soberano. Una cuestión distinta es lo que Kiev considere una victoria, creo que eso es asunto de los ucranios. Y una congelación del frente de batalla que implicase que Rusia y Ucrania mantuvieran sus posiciones actuales no significaría alcanzar la paz; aunque hubiese un alto el fuego, el sufrimiento de la población continuaría en las zonas ocupadas y Putin tendría tiempo para rearmar y reorganizar su ejército.

P. ¿Y no supone un gran riesgo pretender infligir una derrota humillante a un Gobierno que amenaza con usar armas nucleares y a un ejército que está destruyendo ciudades por completo para intentar lograr sus objetivos?

R. El mayor riesgo es la falta de respuesta. Occidente cometió un error colectivo en Georgia en 2008, y lo repitió en Crimea y Donbás en 2014, al no reaccionar contundentemente. Putin dedujo que podía llevar a cabo sus acciones sin esperar demasiadas represalias. Ahora creo que la respuesta del bloque occidental ha sido más potente de lo que Putin esperaba, y estamos viendo que casi todos los países europeos están elevando su inversión en defensa, o que la UE ha acordado la compra conjunta de armamento para enviarlo a Ucrania. Las democracias europeas hemos comprendido que para estar protegidas tenemos que ser fuertes, no solo económicamente, sino también militarmente. Si no mantenemos la presión sobre Rusia, no se podrá garantizar la seguridad en Europa.

P. El ejército ucranio aseguró la semana pasada que se está quedando sin munición. ¿Hay que enviarles más armamento?

R. Sí, bastante más, la única manera de que Rusia pueda ser derrotada es apoyando militarmente a Ucrania. Letonia ha entregado en armamento el equivalente a un tercio de nuestra inversión anual en defensa. Creo que es importante que otros aliados, especialmente los que tienen mayores presupuestos, contribuyan todavía más.

El primer ministro letón, durante la entrevista.
El primer ministro letón, durante la entrevista.Claudio Alvarez

P. ¿Considera que los seis paquetes de sanciones que la UE ha impuesto a Rusia son suficientes? ¿O se puede hacer más?

R. Con cada ronda que hemos aprobado estamos acercándonos más al objetivo de estrangular la economía rusa. En la última incluimos el petróleo, pero sigue quedando pendiente el gas. Las sanciones están teniendo su impacto, pero la mayoría de países de la UE aún están comprando gas, y eso permite mantener la estabilidad del rublo y financiar la guerra. Es necesario que encontremos el modo de llegar a un acuerdo sobre cómo incluir el gas en las sanciones. En torno al 90% del que importó Letonia el año pasado fue ruso, y ya no vamos a comprar más.

P. Y en caso de que no se llegara a aprobar un embargo y el próximo invierno fuese extraordinariamente frío, ¿no volverían a importar gas ruso?

R. No contemplamos esa opción. Tenemos planes de contingencia para que no sea necesario.

P. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, viajó a Kiev el pasado sábado para tratar la candidatura de Ucrania a la UE. ¿Debería aprobarse una especie de procedimiento exprés?

R. Creo que debe otorgarse a Ucrania el estatus de candidato, pero eso no significa necesariamente que tenga que ingresar a través de una vía rápida, todos los miembros tienen que cumplir con los estándares comunitarios. Lo importante es enviar una señal clara de que queremos a Ucrania en la UE, para que emprendan las reformas necesarias con un objetivo definido. Los soldados ucranios están luchando por los ideales europeos, por la libertad, la democracia, el Estado de derecho; solo quieren vivir como nosotros. Y necesitan tener claro que contamos con ellos.

P. No parece sencillo que puedan llevar a cabo durante la guerra las reformas pendientes, con territorio ocupado, ciudades devastadas y una economía que probablemente se contraiga más de un 40% este año.

R. Puede que la guerra y la autoridad y popularidad de [el presidente ucranio, Volodímir] Zelenski permitan emprender unas medidas en menos tiempo del que se necesitaría en tiempos de paz. Las reformas requieren momentum, esta podría ser una gran oportunidad para llevarlas a cabo.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Carlos Torralba

Es redactor de la sección de Internacional desde 2016. Se ocupa de la cobertura de los países nórdicos y bálticos y también escribe sobre asuntos de defensa. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia y Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS