El Reino Unido impone sanciones económicas a la exmujer y a familiares de Putin

Liudmila Ocheretnaya se ha beneficiado, desde su divorcio en 2014, de “relaciones empresariales preferenciales con entidades estatales” y ha “desplegado una gran riqueza injustificada”, según el Gobierno británico

Vladímir Putin y su entonces esposa, Liudmila, dan el pésame a la viuda del expresidente ruso Boris Yeltsin en 2007.
Vladímir Putin y su entonces esposa, Liudmila, dan el pésame a la viuda del expresidente ruso Boris Yeltsin en 2007.

El camino más rápido para reducir el “lujoso estilo de vida” de Vladímir Putin es ir a por la “camarilla” que le rodea, ha explicado este viernes el Gobierno del Reino Unido al anunciar una nueva batería de sanciones económicas, que incluirá a la exmujer del presidente ruso, su amante, y un grupo de familiares. Putin ha sido vinculado, a través de distintas informaciones, con un yate valorado en más de 650 millones de euros, o un palacio en la costa del mar Negro con un coste de casi 1.200 millones, aunque su propietario oficial sea Arkady Rotenberg, quien ya fue sancionado por las autoridades británicas en diciembre de 2020.

“El patrimonio declarado oficialmente por Putin es modesto, y su estilo de vida es financiado por una camarilla de familiares, amigos y miembros de la élite [rusa]”, explica el comunicado que ha anunciado los nombres y puestos de los nuevos sancionados. Según los documentos del Kremlin, dice el Ministerio de Exteriores británico, el presidente ruso posee un pequeño apartamento en San Petersburgo, dos coches de la era soviética y un pequeño garaje.

La exesposa del dirigente ruso, Liudmila Ocheretnaya, se divorció de él en 2014. Comparten dos hijas, María, de 37 años, y Katerina, de 35. Son muy raras sus apariciones públicas, como ya lo eran antes de que el matrimonio se deshiciera. Desde entonces, “se ha beneficiado de relaciones empresariales preferenciales con entidades públicas estatales, y ha desplegado una enorme riqueza injustificada”, ha asegurado el Gobierno británico, que considera a Ocheretnaya “una socia cercana de Putin, que obtiene beneficios materiales o financieros de esta relación”. Aquellos de sus activos a los que pueda acceder el Gobierno de Johnson serán congelados, y se le impondrá una prohibición de viajar al Reino Unido.

“Vamos poco a poco señalando y exponiendo a la red que desde la sombra ha sostenido el lujoso estilo de vida de Putin, y apretando la tuerca en torno a su círculo íntimo”, ha dicho la ministra británica de Exteriores, Liz Truss. “Seguiremos sancionando a todos los que ayudan o son cómplices de la agresión de Putin, hasta que Ucrania venza”, ha prometido. El Reino Unido ha impuesto ya sanciones a más de mil individuos y unas 100 entidades jurídicas. El valor de los activos congelados a los oligarcas rusos alcanza casi los 138.000 millones de euros.

Amante, primos y amigos

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En ese “círculo íntimo” que rodea a Putin, que se ha convertido en el nuevo objetivo del Gobierno de Boris Johnson, está también su amante, la gimnasta olímpica Alina Kabaeva. Ha ido ascendiendo en el escalafón hasta convertirse en presidenta del consejo de National Media Group, la mayor compañía privada de medios rusa. Fue diputada en la Duma, la asamblea legislativa rusa, por el partido de Putin, Rusia Unida. Junto a ella, su abuela Ana Zatseplina, también es objeto de sanciones económicas. Tiene un vínculo estrecho, según Londres, con Gennadi Timochenko, un antiguo socio de Putin. Zatseplina obtuvo de Timochenko un apartamento de lujo en Moscú.

Igor Putin, Mijaíl Putin y Roman Putin, todos ellos empresarios y primos del presidente ruso, forman parte del nuevo listado británico de sanciones económicas. También está incluido Mijaíl Shelomov, primo segundo del dirigente y propietario de la empresa Akcept, que comparte empleados con la firma propietaria del palacio que disfruta Putin.

Finalmente, amigos del presidente ruso como Alexander Plekhov, Mijaíl Klishin, Vladímir Kolbin, o Yuris Shamalov, todos ellos colocados en posiciones relevantes del organigrama económico público de Rusia, sufrirán también una congelación de sus activos en el exterior y una restricción de su capacidad de viajar.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Rafa de Miguel

Es el corresponsal de EL PAÍS para el Reino Unido e Irlanda. Fue el primer corresponsal de CNN+ en EE UU, donde cubrió el 11-S. Ha dirigido los Servicios Informativos de la SER, fue redactor Jefe de España y Director Adjunto de EL PAÍS. Licenciado en Derecho y Máster en Periodismo por la Escuela de EL PAÍS/UNAM.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS