_
_
_
_
_

El Gobierno ucranio pide a la población que aporte testimonios para recabar pruebas de los crímenes de guerra rusos

Las autoridades reclaman a la ciudadanía que registre posibles delitos para que sean investigados por los tribunales internacionales

Una mujer abraza la foto de un soldado ucranio muerto en el frente, durante un funeral por tres de ellos en la iglesia de los Apóstoles Pedro y Pablo, en Lviv, el 9 de marzo.
Una mujer abraza la foto de un soldado ucranio muerto en el frente, durante un funeral por tres de ellos en la iglesia de los Apóstoles Pedro y Pablo, en Lviv, el 9 de marzo.Jaime Villanueva
Cristian Segura

Los ciudadanos de Ucrania recibieron el pasado jueves en su teléfono móvil un mensaje de la Fiscalía General del Estado (GPU). Este organismo pedía a la población que registre en una página de internet del Gobierno testimonios de los crímenes de guerra que esté cometiendo Rusia durante la ocupación. Estos documentos, indica la Fiscalía, servirán en el futuro para reclamar compensaciones ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

“¡El país agresor lo pagará todo!”, anunciaba el encabezado del mensaje: “Su testimonio, fotos y vídeos se utilizarán como prueba en los tribunales internacionales de La Haya y Estrasburgo, así como en los tribunales ucranios para castigar a los invasores, y tendrá derecho a una compensación adecuada y al restablecimiento de los derechos vulnerados”. El Gobierno del presidente Volodímir Zelenski ha puesto en marcha una página de internet en la que la población puede descargar la documentación que recaben en las zonas de conflicto. El acceso todavía amplio en Ucrania a una conexión a internet está permitiendo la transmisión de episodios de guerra por parte de miles de ciudadanos a través de imágenes tomadas con teléfonos móviles.

En la página habilitada por el Gobierno y la GPU, warcrimes.gov.ua, se actualiza un recuento de las posibles vulneraciones de los derechos humanos y de los crímenes de guerra perpetrados por las Fuerzas Armadas rusas y sus colaboradores ucranios, según las autoridades. Ludmila Denisova, comisionada para los Derechos Humanos del Parlamento de Ucrania, informó este viernes de que se han abierto 1.833 denuncias por crímenes de guerra, según el Código Penal ucranio, basado en el Estatuto del TPI. Estas denuncias afectarían a unos 70 cargos políticos y militares rusos. Denisova también reportó que 109 menores de edad han muerto en bombardeos y que 130 resultaron heridos.

La Unión Europea y gobiernos como el de España, además del de Estados Unidos, han pedido al TPI que investigue las posibles vulneraciones de los derechos humanos y los crímenes de guerra cometidos por las fuerzas rusas. El fiscal jefe del TPI, Karim Khan, visitó el pasado viernes Ucrania y se comprometió a investigar y perseguir los crímenes contra el derecho internacional humanitario.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
La morgue de Mikolaiv, el pasado lunes.
La morgue de Mikolaiv, el pasado lunes.María Sahuquillo

La Oficina del Alto Representante para la Política Exterior de la UE emitió un comunicado el pasado jueves en el que advertía de que penalmente “tendrán que asumir las consecuencias de estas graves violaciones y derechos humanos sus perpetradores, así como los cargos políticos y los líderes militares”. La UE hacía especial mención en el comunicado al asedio que está sufriendo la ciudad de Mariupol. El Ayuntamiento asegura que más de 2.000 personas habrían muerto en los bombardeos, un 80% de los edificios de viviendas se han visto dañados y un 30% han quedado completamente destruidos. También el presidente estadounidense, Joe Biden, ha hablado del presidente ruso, Vladímir Putin, como criminal de guerra.

“El teatro municipal de Mariupol fue duramente bombardeado pese a que era sobradamente conocido, y así estaba señalado, que servía de refugio para civiles, incluidos niños”, subraya la diplomacia europea. La oficina que encabeza Josep Borrell también cita un informe de Human Rights Watch en el que se constata el uso de bombas de racimo en la ciudad de Mikolaiv. “Estos ataques deliberados contra civiles e infraestructuras civiles son vergonzosos, reprobables y totalmente inaceptables. Suponen una grave violación del derecho internacional”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Cristian Segura
Escribe en EL PAÍS desde 2014. Licenciado en Periodismo y diplomado en Filosofía, ha ejercido su profesión desde 1998. Fue corresponsal del diario 'Avui' en Berlín y en Pekín. Desde 2022 cubre la guerra en Ucrania como enviado especial. Es autor de tres libros de no ficción y de dos novelas. En 2011 recibió el premio Josep Pla de narrativa.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_