Al menos 29 muertos tras una estampida en una celebración religiosa en Liberia

Un grupo de hombres armados atacaron a los fieles a la salida del campo de fútbol donde se encontraban y provocaron el pánico

Vista de la ciudad de Monrovia en una imagen tomada el 12 de octubre de 2017.
Vista de la ciudad de Monrovia en una imagen tomada el 12 de octubre de 2017.THIERRY GOUEGNON (REUTERS)

Al menos 29 personas, entre ellos 11 menores y una mujer embarazada, fallecieron este miércoles por la noche en Monrovia, capital de Liberia, tras una estampida durante una celebración religiosa que tenía lugar en un campo de fútbol, según informó el portavoz de la policía liberiana, Moses Carter, quien explicó que los hechos se produjeron tras un intento de robo. Los asaltantes iban armados con cuchillos, lo que provocó el pánico entre los congregados. El balance de víctimas es provisional, pues hay más personas en estado crítico ingresadas en el hospital Redemption.

El encuentro religioso de dos días, en el que participaban miles de personas, se celebraba en el popular barrio de New Kru, en la zona este de Monrovia, y estaba dirigido por el joven predicador Abraham Kromah, de gran fama en el país y líder de una iglesia protestante conocida como More Grace. Al final del mismo, sobre las 21.00 horas del miércoles (hora local; las 22.00 hora peninsular), personas armadas con cuchillos trataron de bloquear la salida y exigir a los fieles que abandonaban el recinto deportivo que entregaran sus efectos personales, provocando la estampida. Un presunto asaltante ha sido detenido, según confirmó la policía liberiana.

“Mientras los que habían hecho su ofrenda salían del lugar se escuchó un ruido muy fuerte que venía de la entrada”, dijo a la agencia de noticias France Press Emanuel Gray, que estaba dentro del campo de fútbol en ese momento, “cuando llegamos allí nos encontramos numerosas personas tiradas en el suelo, muertas, y otras que luchaban por su vida”. En declaraciones recogidas en la prensa local una testigo se refiere a los asaltantes como zogos, un término peyorativo que se usa en Liberia para referirse a personas sin techo que cometen delitos para sobrevivir.

“Hoy es un día triste para el país”, aseguró el ministro de Información del Gobierno liberiano, Jalawah Tonpo, a través de la radio pública tras confirmar la cifra de 29 muertos. El presidente, el exfutbolista George Weah, tiene previsto acudir este jueves al citado hospital Redemption para conocer el estado de salud de los heridos, así como al campo de fútbol del instituto de secundaria D. Tweh Memorial, donde se produjo la estampida.

Weah, quien decretó tres días de luto nacional y que la bandera ondee a media asta, ordenó a la Policía que “lleve a cabo una investigación a gran escala para determinar si existe o no culpabilidad criminal”, según aseguró la Presidencia liberiana a través de un comunicado. “El presidente ha transmitido su más sentido pésame a las familias de los afectados y ha dado las gracias a todos aquellos que proporcionaron ayuda a las víctimas”, añade la nota de prensa.

Liberia, de unos cinco millones de habitantes, sufrió dos guerras civiles entre 1989 y 2003, y también fue uno de los tres Estados más afectados por la epidemia de ébola de 2014, que provocó 4.800 muertos en el país. George Weah sucedió al presidente Ellen Johnson-Sirleaf, premio Nobel de la Paz en 2011, tras ganar las elecciones de 2017.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

José Naranjo

Colaborador de EL PAÍS en África occidental, reside en Senegal desde 2011. Ha cubierto la guerra de Malí, las epidemias de ébola en Guinea, Sierra Leona, Liberia y Congo, el terrorismo en el Sahel y las rutas migratorias africanas. Sus últimos libros son 'Los Invisibles de Kolda' (Península, 2009) y 'El río que desafía al desierto' (Azulia, 2019).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS