La incómoda cercanía de tres hermanos al rey de Marruecos

Varios medios marroquíes se hacen eco de los privilegios de los Azaitar. Uno de ellos logró volar al país pese al cierre de fronteras por la covid

Abu Bakr Azaitar, el pasado marzo antes de una competición en Las Vegas.
Abu Bakr Azaitar, el pasado marzo antes de una competición en Las Vegas.Mike Roach (Zuffa LLC)

Una parte de la prensa marroquí más oficialista ha desenvainado sus dardos contra los privilegios de que gozan tres hermanos alemanes de origen marroquí vinculados a las artes marciales y muy próximos al rey Mohamed VI. Se trata de Abu Bakr Azaitar, un luchador de artes marciales mixtas de 34 años, conocido en su entorno profesional como Gladiator; su hermano Ottman, también luchador y cuatro años menor y, por último, Omar, entrenador de ambos y gemelo de Abu Bakr.

El último incidente relacionado con ellos sobrevino después de que las autoridades marroquíes decretasen el 28 de noviembre la cancelación de todos los vuelos con destino a Marruecos por la pandemia. La noticia causó gran malestar en miles de ciudadanos bloqueados en el extranjero que se expresaron a través de las redes sociales. La suspensión de los vuelos con destino a Marruecos se prorrogó de forma indefinida hasta nueva orden. Hoy sigue siendo imposible acceder al país por los aeropuertos. Pero esa medida sanitaria preventiva que afecta a la inmensa mayoría de los 36 millones de marroquíes, a los turistas y residentes extranjeros en Marruecos, pudo ser esquivada por Ottman Azaitar.

Un personaje que firmaba con el nombre de Fabrice Sauvage publicó el pasado 10 de diciembre en el sitio digital francés Mediapart un artículo en el que afirmaba que Otman Azaitar, uno de los tres hermanos germano-marroquíes vinculados a las artes marciales que gozan de un trato próximo con el rey Mohamed VI, había volado a Marruecos el 8 de diciembre en un avión de las Fuerzas Armadas.

Nadie conoce al tal Fabrice Sauvage, que firmaba como un supuesto “politólogo y periodista de investigación”. Mediapart retiró el artículo, alegando que no respeta el estatuto de las participaciones en el medio reservadas a sus suscriptores. Pero la colaboración fue reproducida de forma casi íntegra al día siguiente por el sitio digital marroquí Barlamane (Parlamento, en árabe), que goza de excelentes fuentes y conexiones en el aparato de seguridad de Marruecos. El medio español El Confidencial también se hizo eco de la noticia el 14 de diciembre.

No ha sido la única referencia periodística a los privilegios de esa familia. El medio digital marroquí Le Desk publicó el pasado 15 de noviembre otra noticia relacionada con el buen trato que reciben los hermanos Azaitar en el Palacio Real. La publicación informaba de que el rey Mohamed VI otorgó el 6 de noviembre, en el aniversario de la Marcha Verde, la nacionalidad marroquí a Mohamed Ezzat, alias Moee, amigo y representante de los tres hermanos. Ezzat es también alemán y vive en Dubái.

La amistad entre Mohamed VI y los hermanos Azaitar trascendió oficialmente en Marruecos el 20 de abril de 2018, cuando el rey Mohamed VI los recibió en su palacio de Rabat y la agencia oficial MAP difundió una imagen del acto donde el monarca y los tres hermanos sostenían un trofeo en forma de cinturón de lucha. En el pie de foto se leía: “El soberano recibió así a Abu Bakr Azaitar, primer marroquí en fichar por el Ultimate Fighting Championship (UFC), la más importante liga mundial de este deporte de combate; a Otman Azaitar, quien ganó el campeonato del mundo de la Brave Combat Federation, así como a Omar Azaitar, su agente y miembro de su equipo técnico”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los Azaitar nacieron en la ciudad alemana de Colonia de padres originarios de Alhucemas. Desde su entrada en Palacio fueron tomando protagonismo. El 6 de noviembre de 2019, Abu Bakr y Ottman Azaitar acudieron en El Aaiún a los actos oficiales del 44º aniversario de la Marcha Verde.

La influencia creciente de los hermanos debió preocupar a una parte de las autoridades en Rabat. Hasta el punto de que el pasado mayo el sitio digital marroquí Hespress, el más leído en el país, se explayó sobre los antecedentes policiales de los hermanos. Y hacía hincapié en el historial delictivo de Abu Bakr, el más próximo al monarca: “Estafa informática, conducción sin permiso, atentado contra la integridad física causante de una incapacidad permanente, tráfico de estupefacientes, robos, falsificaciones y resistencia a la fuerza del orden”. El artículo, sin ninguna firma, señalaba que la conducta y los signos de opulencia de los tres hermanos dañaban la “credibilidad del país” y eran una bomba de relojería.

El digital Barlamane señaló el pasado diciembre que el verdadero problema que presentan los Azaitar no es el del lujo del que presumen en las redes sociales, sino la falta de respeto de las reglas. Asegura que los “favores” de los que se benefician están cultivando un “sentimiento de injusticia”. El medio cita varios ejemplos en los que los Azaitar han violado supuestamente la ley: infracciones urbanística en un local comercial del barrio de La Marina, próximo a Rabat, o la inhumación de un familiar de los hermanos en un cementerio de Tánger donde supuestamente están prohibidas desde 2012. O el hecho de que una empresa de tacos propiedad de los Azaitar promete a sus clientes entregar la comida a domicilio mediante drones, “antes incluso de obtener la autorización”, para usarlos.

Este diario contactó por teléfono con el director de Barlamane, Mohamed Khabbachi, antiguo director de la agencia oficial de noticias marroquí, MAP. Khabbachi alegó que él no era especialista en ese tema y que iba a facilitar el contacto de un redactor especializado. Cosa que nunca sucedió.

Respecto al supuesto vuelo efectuado por Otman Azaitar, Barlamane reprodujo a final de año estas críticas: “¿Qué decir a esos miles de marroquíes bloqueados en el extranjero, que tienen motivos de regreso serios, incluso graves para algunos de ellos? ¿Qué argumentos se puede dar a esos miles de padres que deben renunciar a la idea de ver a sus hijos que estudian en el extranjero, porque las fronteras permanecerán cerradas [al menos] hasta el 31 de diciembre?”.

Las fronteras continúan sin abrirse. Y no hay fecha anunciada para retomar los vuelos con destino a Marruecos.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Francisco Peregil

Es corresponsal para el Magreb desde 2015, con sede en Rabat. Antes ejerció desde Buenos Aires durante tres años como corresponsal para Sudamérica. Comenzó en EL PAÍS en 1989, después de trabajar varios meses en 'El Mundo'. Es autor de las novelas 'Era tan bella', –mención especial del jurado del Premio Nadal en 2000– y 'Manuela'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS